Now Reading
Una teoría general del amor

La ciencia detrás del enamoramiento


Sinopsis

En Una teoría general del amor , tres psiquiatras toman Una mirada científica al fenómeno del amor. Argumentando que nuestra experiencia emocional en la edad adulta está profundamente influenciada por nuestras relaciones infantiles, los autores sugieren formas de deshacer esta “programación” emocional y establecer relaciones más saludables con amigos y parejas románticas.


Descubre lo que la ciencia nos puede enseñar sobre por qué y cómo amamos.

Por lo general, cuando hablamos de amor, no hablamos de ello científicamente. El amor humano a menudo se ve como un fenómeno misterioso e irreductible que existe fuera del frío mundo de la ciencia, y como uno que simplemente no cederá ante su comprensión científica.

Debido a que el tema del amor ha sido considerado durante mucho tiempo el dominio exclusivo de poetas y artistas, tendemos a pensar que los científicos tienen poco o nada para contribuir a nuestra comprensión del mismo.

Afortunadamente, tres psiquiatras – Thomas Lewis, Fari Amini y Richard Lannon – no creen en esta distinción unilateral. Para abordar el misterio del amor de la manera más incisiva e integral posible, combinan su experiencia científica y práctica con la rica herencia cultural que los artistas, poetas y filósofos nos han dejado a lo largo de los siglos.

En el resumen, descubrirá:

  • cómo nuestro cerebro evolucionó con el tiempo para permitirnos sentir apego a los demás;
  • cómo nuestras relaciones adultas son moldeadas por nuestras experiencias infantiles;
  • cómo la psicoterapia puede ayudarnos a reconectar nuestros cerebros, permitiéndonos desarrollar relaciones saludables;
  • por qué la autolesión reduce el dolor emocional severo en ciertas personas; y
  • por qué es esencial que comprendamos la diferencia entre amar y estar enamorado .

La historia evolutiva del cerebro humano se puede ver en sus tres subsecciones.

La desmitificación de las emociones humanas por la ciencia no es algo reciente. Ya en 450 a. C., el primer médico del mundo occidental, Hipócrates, propuso que las emociones, como el amor, son un producto del cerebro.

Aunque la hipótesis de Hipócrates resultó ser correcta, pasaron más de 2000 años antes de que los científicos comenzaran a examinar de cerca el cerebro y el efecto que tiene sobre el comportamiento humano.

Hoy, gracias a los descubrimientos científicos de las últimas décadas, nuestro conocimiento del cerebro ha superado con creces lo que incluso el profeta Hipócrates podría haber predicho.

Uno de esos descubrimientos es cómo evolucionó el cerebro humano a lo largo de milenios.

Para sobrevivir, nuestros antepasados ​​tuvieron que adaptarse a sus entornos cambiantes. Esto incluyó cambios en sus cerebros, lo que les ayudó a sobrevivir en nuevos climas y condiciones.

Por ejemplo, el cambio climático obligó a nuestros ancestros lejanos a pasar del hábitat del bosque a los planos de la sabana seca. Para sobrevivir en este ambiente hostil, sus cerebros tuvieron que adaptarse a depredadores inteligentes y encontrar comida. Gradualmente, paso a paso, adaptación por adaptación, nuestras estructuras cerebrales establecidas se transformaron.

¿Qué evidencia tenemos para apoyar esta teoría?

La historia evolutiva del cerebro humano se puede encontrar en sus tres subsecciones .

El más antiguo de estos, el Reptilian Brain, se encuentra en la parte superior de la médula espinal y controla nuestras funciones e impulsos corporales más básicos.

El siguiente es el cerebro límbico , situado alrededor del cerebro reptiliano. Aquí puede encontrar componentes tan famosos como la amígdala , que desempeña un papel importante en la producción del miedo.

El desarrollo del cerebro límbico ha sido crucial para la evolución de los mamíferos. A diferencia de los reptiles, les permite sentir apego hacia sus crías. Como resultado, los mamíferos, a diferencia de los reptiles, forman grupos sociales cercanos, protegerán a los niños o compañeros y jugarán entre ellos.

La sección más nueva y más grande del cerebro humano es el Cerebro más nuevo – o Neocortex. El Neocortex está detrás de cualidades como el razonamiento, la planificación y el habla, y nos permite, por ejemplo, tomar decisiones basadas en un pensamiento cuidadoso en lugar de un instinto.

Como verá en los siguientes capítulos, este esquema cerebral de tres partes nos ayuda a comprender por qué nuestro comportamiento en las relaciones es a menudo sorprendente.

Los sentimientos de apego son producto de neurotransmisores como la serotonina y la oxitocina en el cerebro.

Las emociones como el amor o el apego se sienten tan poderosas y maravillosas que a menudo pensamos que deben ser producto de algo igualmente profundo y misterioso.

Desafortunadamente, esto no es cierto. El amor y el apego son, como todos los sentimientos, el producto de químicos en el cerebro, llamados neurotransmisores .

Hay tres neurotransmisores importantes que influyen en nuestro sentido de apego.

El primero es serotonina y su función incluye aliviar los sentimientos de ansiedad y depresión.

En algunas personas, la serotonina puede incluso reducir los efectos traumáticos del dolor y la angustia cuando pierden a una persona con la que sienten un apego cercano.

Y para las personas en relaciones infelices, que no pueden dejar ir porque temen los sentimientos de pérdida, aumentando sus niveles de serotonina, por ejemplo, por medio de medicamentos antidepresivos como Prozac, pueden ayudarlos para finalmente hacer el descanso.

El segundo neurotransmisor responsable de la unión es oxitocina .

Este producto químico está presente en gran cantidad durante el parto y, por lo tanto, es responsable del vínculo entre madre e hijo. Sin embargo, también juega un papel en la emoción del apego durante toda la vida.

En un estudio de dos especies de perrito de las praderas: el campañol y el campanero – Thomas Insel observó que, en la edad adulta, los ratones de campo son monógamos: se aparean para vivir y pasar gran parte de su día sentados uno al lado del otro. En contraste, el montane vole , es una criatura mucho menos social: su exhibición de comportamiento de apego es mínima, ya que practican la promiscuidad y, a menudo, abandonan a sus crías.

¿Qué podría estar detrás de un comportamiento tan salvajemente diferente?

La idea más importante de Insel fue que la respuesta se podía encontrar en los cerebros de las dos especies, y la única diferencia que encontró entre ellos fue el nivel de oxitocina.

En el próximo capítulo, veremos el tercer producto químico importante: opiáceos .

Los neurotransmisores conocidos como opiáceos ayudan a aliviar el dolor físico y emocional.

Cuando un niño toca una estufa caliente, lo más probable es que llore de dolor. Debido a que el niño no querrá volver a experimentar ese dolor, probablemente lo pensará dos veces antes de volver a acercarse a una estufa caliente.

El desarrollo de un sistema neuronal que detecta lesiones fue un paso crucial en la evolución humana, porque el daño físico pone al cuerpo en riesgo de muerte.

Por lo tanto, la sensación de dolor ayuda a los humanos a mantenerse alejados de cualquier cosa que pueda dañarlos.

Sin embargo, aunque la capacidad del cerebro para producir dolor es crucial para la supervivencia humana, una habilidad igualmente importante es que puede reducir el dolor cuando surge.

Aquí es donde entra en juego el tercer neurotransmisor principal involucrado en el apego: opiáceos .

Los opiáceos pueden aliviar tanto el dolor físico como el emocional: nos ayudan a sentirnos mejor cuando pasamos por un trauma emocional y las dificultades que siguen a eventos dolorosos, como la ruptura de una relación romántica.

¿Por qué estos químicos realizan esta doble función?

Cuando el cerebro límbico se estaba desarrollando, los mamíferos necesitaban la capacidad de unirse entre sí y para lidiar con el dolor que golpea cuando se pierde un archivo adjunto.

Dado que el cerebro ya había desarrollado un sistema para experimentar y aliviar el dolor físico (usando opiáceos), esto simplemente se adaptó para lidiar con el dolor emocional .

¿Suena ingenioso? Bueno, hay un lado oscuro: este doble papel de los opiáceos podría ser responsable de por qué algunas personas se lastiman físicamente cuando experimentan dificultades emocionales.

La mayoría de los adolescentes que se cortan sufren de un dolor emocional abrumador causado por experiencias sociales traumáticas.

Cuando se cortan la piel, se envían señales de dolor a su cerebro. Luego, el cerebro libera opiáceos para adormecer el sufrimiento físico y, como efecto secundario, alivia el dolor emocional al mismo tiempo. De esta manera, la autolesión podría ayudarlos a sentirse mejor.

Nuestros recuerdos y sentimientos dependen de las conexiones en el cerebro que se llaman atractores.

¿Te has dado cuenta de que cuando lees un texto, incluso varias veces, a menudo no puedes detectar pequeños errores tipográficos, como “taht” en lugar de “eso”?

¿Por qué sucede esto?

Este tipo de supervisión común se debe a la presencia de Atractores en el cerebro humano.

En términos neuronales, son los elementos interconectados de nuestra memoria que gobiernan o influyen en nuestra percepción, dirigiendo lo que aprendemos y experimentamos.

Por ejemplo, muchos de nosotros tenemos una mala escritura: nuestras letras están deformadas y unidas para que cada palabra se convierta en un garabato.

Sin embargo, con muy poco esfuerzo, un lector puede interpretar incluso la peor letra correctamente. Por ejemplo, incluso si su “H” escrita a mano se parece más a una “A”, sus lectores seguirán leyendo la palabra “despertar” como “casa”.

¿Por qué?

Grabado en nuestros recuerdos es un ideal o prototipo letra “H”. Cada vez que vemos una letra que parece similar a este ideal, el prototipo domina nuestra percepción, tomando el mando de él, lo que nos permite “autocorregir” rápidamente cualquier tipo de letra o error tipográfico. Por ejemplo, si nos encontramos con el error tipográfico “taht”, el Atractor responsable del prototipo “que” entra en acción, lo que nos permite comprender el significado previsto del escritor.

¿Qué tienen que ver los atractores con el accesorio?

Los atractores se establecen a través de nuestras experiencias de vida, y esas experiencias dan forma a nuestros recuerdos.

Desde nuestras primeras experiencias, nuestros cerebros construyen atractores que unen nuestros recuerdos. Si uno está vinculado a otro depende de las conexiones que hemos creado en nuestro cerebro entre ellos. Por ejemplo, si tenemos una “H” ideal, es porque nos han enseñado cómo debería ser una “H”.

Lo mismo es cierto para nuestro cerebro límbico, la parte del cerebro responsable de nuestros sentimientos. Nuestras experiencias nos permiten desarrollar el sentimiento ideal de apego. A lo largo de nuestras vidas, este ideal determinará cómo experimentamos el apego y hacia quién lo sentimos más intensamente.

El apego es necesario para nuestro desarrollo emocional.

En el capítulo anterior, vimos que nuestra memoria emocional funciona como un conjunto de muchos elementos diferentes e interconectados llamados Atractores .

Cada ser humano desarrolla tales redes durante su vida y, como con casi todo en la vida, es importante comenzar bien.

Al comienzo de nuestro desarrollo emocional, como recién nacidos, la parte del cerebro responsable de las emociones, el cerebro límbico, está completamente desregulada.

Los recién nacidos no vienen al mundo sabiendo cómo comportarse; ellos necesitan que sus madres les enseñen. A través de la influencia de su madre, los bebés construyen su prototipo emocional, su ideal, que luego ayudará a dar forma a cualquier otra experiencia emocional que tengan.

Imagine, por ejemplo, un niño que se tambalea sobre la hierba de un parque. De repente, pierde el equilibrio y cae. En este punto, el niño revisa la cara de su madre: si expresa alarma o preocupación, el niño comenzará a llorar. Si, por otro lado, su rostro expresa diversión, el niño puede sonreír o incluso reír con ella.

La estabilidad de esta conexión entre padres e hijos es crucial para el desarrollo del joven. De hecho, es la base de la inteligencia emocional que el niño necesita para empatizar con los demás; en otras palabras, obtener una comprensión intuitiva de la emoción del otro y responder a ella.

Pero esta “regulación límbica” no es solo para los jóvenes. Debido a que seguimos siendo criaturas sociales a lo largo de nuestras vidas, los adultos también requieren estabilización emocional desde afuera.

Si bien, como adultos, podemos pensar que nuestra dependencia de la retroalimentación externa es una debilidad, en realidad es una fuente de nuestro poder. Nuestra capacidad continua de conectarnos con otras personas nos permite modificar los atractores emocionales en nuestros cerebros, lo que nos permite crecer y cambiar emocionalmente. Sin esta capacidad de influir continuamente en nuestro cerebro límbico en la vejez, ¡todos nos comportaríamos como niños grandes!

Todo lo que necesitamos son conexiones estables, confiables y saludables con los demás, del tipo que se puede encontrar en nuestras relaciones cercanas, como con nuestros socios románticos o amigos cercanos.

La terapia a largo plazo puede mejorar nuestros cerebros al optimizar la forma en que nos conectamos emocionalmente.

Como hemos visto, nuestros sentimientos de apego dependen en gran medida de nuestra infancia. Las relaciones que experimentamos durante la infancia dan forma a nuestro cerebro emocional, lo que influye fuertemente en nuestras relaciones adultas.

Si las personas (generalmente los padres) que influyeron en el desarrollo de nuestros prototipos límbicos no fueron, durante nuestra infancia, desarrolladas emocionalmente ni conscientes de sus propios defectos emocionales, heredaremos sus problemas emocionales

Así es como nuestra programación emocional se transmite de generación en generación. Entonces, ¿cómo podemos romper el patrón?

Una forma de lidiar con una programación tan desfavorable es la psicoterapia.

Para ver por qué la psicoterapia puede ser efectiva, echemos otro vistazo a los atractores.

Nuestros atractores determinan nuestra experiencia. Imagina que tienes que usar gafas que te permitan ver solo el verde. Todo en tu vida estará, de una forma u otra, teñido y limitado al verde.

De la misma manera, los atractores en su sistema límbico están moldeando y limitando sus emociones, una influencia que determina su elección de amigos y parejas románticas.

Sin embargo, si nuestras relaciones con las personas cercanas a nosotros durante nuestra infancia no son estables, podemos terminar con una mala programación.

Afortunadamente, a través de la psicoterapia, es posible reprogramar nuestro cerebro emocional. Esto se logra alterando la red de atractores en el cerebro.

Aunque los psicoterapeutas a menudo no están de acuerdo con vehemencia sobre el enfoque más efectivo, disputando las teorías y métodos de cada uno, el enfoque particular adoptado es de relativamente poca consecuencia.

See Also

Lo que importa es que el terapeuta puede modificar la red de atractores del paciente, un proceso llamado revisión límbica . Cuando la psicoterapia es exitosa, es porque ha ayudado al paciente a revisar sus patrones límbicos, ha ampliado el espectro de color más allá del verde, por así decirlo, en la medida en que el paciente puede comenzar a elegir amigos y parejas que son mejores adecuado para él o ella.

El mito cultural de que estar enamorado y amar es lo mismo conduce inevitablemente a la desilusión.

La poeta inglesa Elizabeth Barrett Browning escribió una vez: “Quien ama cree lo imposible”.

Aunque Browning capturó la esencia de lo que significa estar enamorado, tratemos de ser más específicos:

Cuando estamos enamorados, experimentamos tres sentimientos relacionados.

Primero, estamos tan cautivados por la forma en que nuestra pareja encaja tan perfectamente con nosotros que creemos que nunca nos enamoraremos de otra persona.

Por supuesto, nosotros somos capaces de enamorarnos más de una vez en nuestras vidas. Pero lo importante es el sentimiento subjetivo de que esta persona es “la indicada”.

En segundo lugar, existe el fuerte deseo de estar físicamente cerca de esa persona. Cuando este deseo disminuye, comenzamos a dudar de nuestro amor.

Finalmente, existe el impulso irresistible de ignorar cualquier cosa que no tenga nada que ver con nuestra experiencia de estar enamorados. De esta manera, la experiencia de estar enamorado es básicamente una “reescritura” de la realidad.

Como esto sugiere, hay una gran diferencia entre estar enamorado y amar.

Enamorarse es crucial para unir románticamente a dos personas. Pero no es más que un preludio del amor (que, como veremos en el próximo capítulo, se trata de un apego a largo plazo). Por lo tanto, es inevitable que el período de estar enamorado, el “período de luna de miel”, llegue a su fin.

Sin embargo, debido a que el sentimiento de estar enamorado es tan profundo, nos lleva a creer que la relación y el sentimiento durarán para siempre. Entonces, cuando finalmente termina, estamos extremadamente decepcionados, tristes e incluso deprimidos.

Desafortunadamente, a través de un flujo incesante de programas de televisión, comedias románticas, novelas románticas, etc., nuestra cultura perpetúa el ideal engañoso de que el amor es eterno.

Típicamente, tales historias siguen este esquema: dos personajes, que saben muy poco el uno del otro, se enamoran en un período muy corto y, después de superar algún obstáculo en su relación, terminan juntos .

Debido a que este esquema de la historia es tan frecuente en nuestra cultura, hemos llegado a creer que es la versión ideal del amor, razón por la cual estamos tan decepcionados y sorprendidos cuando nos damos cuenta (quizás una y otra vez) que el amor es fugaz.

Las estructuras cerebrales de dos personas amorosas cambian para que comiencen a sentir el mundo de la misma manera.

Como vimos en el capítulo anterior, cuando tomamos el sentimiento de estar enamorados como la esencia del amor mismo, estamos inevitablemente decepcionados.

Pero, ¿cuál es el corazón de la diferencia entre estar enamorado y amar?

La diferencia fundamental está en la conexión emocional.

Si bien podemos estar enamorados de una persona que no está enamorada de nosotros, amar es siempre mutuo. Cada persona se sintoniza con la otra y modula su personalidad y comportamiento para adaptarse a la otra.

Además, el amor adulto significa conocerse entre sí profundamente. Por el contrario, todo lo que se requiere para enamorarse es que son conocidos que se conocen desde hace poco tiempo.

Por lo tanto, el amor necesita tiempo y surge de la intimidad a largo plazo, ya que las personas amorosas tienen que acostumbrarse a los detalles del alma del otro.

A través de la creación de relaciones de amor tan profundas, con el tiempo ambas personas se “sintonizan límicamente” entre sí.

¿Por qué?

La razón es simple: como hemos visto, los buenos psicoterapeutas le permiten al paciente revisar las estructuras establecidas en su cerebro límbico. Y para eso, el paciente y el terapeuta deben establecer una conexión límbica .

Sin embargo, entre las personas que se aman, esa conexión ya existe.

De hecho, ambos socios están en un intercambio límbico constante. Las redes entre sus respectivos atractores se transforman y emerge una forma compartida de sentir el mundo, que se manifiesta en las estructuras cerebrales de las personas amorosas.

De esta transformación literal de los Atractores viene la expresión que la gente suele decir cuando pierde a un compañero: “Una parte de mí se ha ido”.

Resumen final

El mensaje clave en este libro:

Cómo experimentamos el mundo emocionalmente es un tipo de programación neuronal que aprendemos durante la infancia. Si queremos cambiar esta programación, necesitamos cultivar relaciones empáticas profundas con los demás, no solo con amigos y parejas románticas, sino también con psicoterapeutas.

Consejos prácticos:

Aprende a separar amoroso de estar enamorado.

Si descubres que siempre te sorprendes cuando termina una relación romántica, es hora de reflexionar seriamente. Durante mucho tiempo, a través de películas, novelas, programas de televisión, etc., la cultura occidental nos ha enseñado a confundir el sentimiento de estar enamorado con amar. Dado que esto lleva a la decepción cuando finaliza el “período de luna de miel”, es importante reflexionar sobre el tipo de “historia” que se cuenta sobre una relación en particular. Si notas que tu historia es sobre el amor eterno, debes recordarte que el amor romántico es fugaz.

Sugerido lectura: Por qué amamos por Helen Fisher [ 19459015]

Por qué amamos a Helen Fisher no es solo un informe sobre su última investigación sorprendente, sino una descripción sensible de las infinitas facetas del amor romántico. Este libro es un examen de amor con base científica que revela cómo, por qué y a quién amamos.


Una teoría general del amor de Thomas Lewis, Fari Amini y Richard

Scroll To Top