No es demasiado pronto para prepararse para la próxima pandemia
No es demasiado pronto para prepararse para la próxima pandemia

No es demasiado pronto para prepararse para la próxima pandemia

0 Shares
0
0
0
0
SOPA Images/Getty Images

Hemos hecho nuestra cobertura del coronavirus gratuito para todos los lectores. Para que todo el contenido de HBR se entregue a tu bandeja de entrada, regístrate en el Alerta diaria boletín de noticias.

SARS en 2003, H1N1 en 2009, MERS en 2012 y ahora Covid-19. No sabemos cuándo ni dónde, pero sabemos con 100% de certeza que se producirá otra infección mortal. Si bien la clara prioridad ahora debe ser hacer frente al creciente número de casos y al caos económico que está causando la pandemia actual, también es hora de que el país comience a tomar medidas para reducir al mínimo el dolor de la próxima pandemia.

Para empezar, los Estados Unidos necesitan una Comisión independiente y no partidista de Examen de la Pandemia que ofrezca una evaluación objetiva y apolítica de lo que salió bien y lo que salió mal en la respuesta al brote de Covid-19. Sus miembros deberían ser predominantemente expertos en salud pública, científicos y profesionales médicos, pero también deberían incluir a líderes experimentados de los sectores público y privado, como ex gobernadores y líderes de la industria.

Lecturas adicionales

Pero debido a que la necesidad de algunas acciones es obvia, el Congreso debería comenzar simultáneamente a trabajar en la legislación encaminada a mejorar la capacidad del país para responder a una nueva pandemia en las siguientes áreas clave.

Detectar pandemias emergentes

Esto requiere un sistema mundial de alerta temprana, lo que significa tener ojos y oídos confiables y científicamente expertos en todo el mundo. La clave es una sólida cooperación internacional en materia de atención de la salud y organizaciones internacionales de atención de la salud sólidas, basadas en la ciencia. En la actualidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la columna vertebral de nuestro sistema de información mundial y cooperativo sobre pandemias. Si la OMS no se quedó con Covid-19, deberíamos fortalecerlo y reformarlo, no destruirlo. Presidente La precipitada decisión de Trump de desfinanciarlo podría aumentar las posibilidades de que nos atrapen con los pies planos cuando surja la próxima pandemia en algún rincón lejano del mundo.

Demorando la entrada en los Estados Unidos

El Congreso debe garantizar que, una vez que surja una nueva amenaza infecciosa en otras partes del mundo, el contagio se mantenga fuera de los Estados Unidos el mayor tiempo posible. El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos debe enfocarse intensamente en este desafío a través del desarrollo de una profunda experiencia en ciencia y tecnología. Esto no significa cavar fosos y levantar el puente levadizo; significa tener protocolos de cribado justos y rigurosos informados por la ciencia, sin prejuicios ni estereotipos étnicos.

Conteniendo la infección

En algún momento, otra infección entrará en el país. Una vez que lo haga, puede que tengamos un breve tiempo para contenerlo, cuando los nuevos casos y sus contactos puedan ser identificados y puestos en cuarentena. Esto es lo que Singapur, Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong lograron con éxito con Covid-19.

Para ello, los Estados Unidos necesitan una capacidad masiva de pruebas y una infraestructura de salud pública mucho más sólida a nivel estatal y local. El Congreso debería poner en marcha un programa nacional de investigación y desarrollo de pruebas de enfermedades infecciosas con el objetivo central de mejorar la ciencia detrás de la detección de enfermedades infecciosas y desplegar las mejores pruebas disponibles (desde cualquier lugar del mundo) lo más rápidamente posible. Esto es un trabajo demasiado grande para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. El gobierno federal también necesita ayudar a las agencias estatales y locales de salud pública a desarrollar la capacidad para realizar el trabajo de campo laborioso y detallado para identificar y aislar los contactos de cualquier individuo que dé positivo.

Minimizar el dolor físico y económico

Si la detección, la exclusión y la contención no mantienen a raya una nueva pandemia, entonces el Congreso necesita minimizar el daño resultante. Esto significa, en primer lugar, tener la capacidad necesaria para atender a las víctimas y proteger a los trabajadores sanitarios. Con una pequeña fracción del 18% del PIB que los Estados Unidos gastan en atención de salud, podría mantener una capacidad de aumento que vería al país cómodamente a través de cualquier nueva pandemia concebible. Crear en esta reserva nacional de salud una estructura de gobernanza que mantenga los contenidos probados y actualizados será esencial. Para evitar futuras incursiones miopes en el financiamiento para la capacidad de aumento de la capacidad, el Congreso debería requerir un voto de dos tercios de ambas cámaras para desviar los recursos del aumento a otros fines.

El Congreso también necesita construir un sistema de información que permita al país desplegar estos recursos de emergencia donde se necesiten. Entre otras cosas, esto significa modernizar la infraestructura de información pública de salud de los Estados Unidos para que sea capaz de rastrear en tiempo real la disponibilidad de recursos críticos como camas, dispositivos, medicamentos y personal de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de hospitales y unidades de cuidados intensivos (UCI).

Por último, los Estados Unidos deben proteger a las víctimas de la próxima pandemia de las devastadoras consecuencias financieras de las enfermedades mediante un seguro médico asequible y de calidad. Si esa cobertura estuviera disponible en tiempos buenos, y no sólo en pandemias, se reduciría la carga de enfermedades crónicas que provocan el sufrimiento de enfermedades infecciosas cuando atraviesan a la población.

El desafío, por supuesto, es que tan pronto como esta crisis comience a desvanecerse también puede la voluntad de anticipar y prepararse para la próxima. Los humanos hacen frente al trauma reprimiendo su memoria. La tentación de olvidar Covid-19 y seguir adelante será abrumadora. Pero el país debe dejar que eso suceda.

Tan seguro como las bacterias y los virus persistirán en la tierra, habrá una próxima pandemia. Los Estados Unidos pueden y deben estar mejor preparados para ello.

Si nuestro contenido gratuito le ayuda a lidiar con estos desafíos, por favor considere suscribirse a HBR. Una compra de suscripción es la mejor manera de apoyar la creación de estos recursos.