dark

Pensar sobre el pensar

woman wearing brown sweater holding lips
Pensar sobre el pensar

Escribí una respuesta en quora hace poco a la pregunta “¿cómo me convierto en un mejor pensador?” que generó mucha atención y comentarios, así que pensé en ampliarla un poco y publicarla aquí también.

Pensar no es un coeficiente intelectual. Cuando la gente habla de pensar, comete el error de pensar que las personas con un alto coeficiente intelectual piensan mejor. No es a eso a lo que me refiero. Odio tener que decírtelo, pero a menos que quieras entrar en Mensa, los tests de CI no importan tanto como creemos. A partir de cierto punto, ese no es el tipo de conocimiento o poder cerebral que te hace mejor en la vida, más feliz o más exitoso. Es una medida segura, pero relativamente inútil.

Si quieres ser más inteligente que la gente que es más inteligente que tú, el temperamento y el aprendizaje permanente son más importantes que el CI.

Dos de los principios rectores que sigo en mi camino hacia la búsqueda de la sabiduría son (1) Acuéstate más inteligente que cuando te has levantado; y (2) No soy lo suficientemente inteligente como para averiguarlo todo por mí mismo, así que quiero “dominar lo mejor de lo que otras personas ya han averiguado”.

Adquirir sabiduría es difícil. Aprender a pensar es difícil. Significa tamizar la información, filtrar la basura y conectarla a un marco que puedas utilizar. Mucha gente quiere obtener sus opiniones de otra persona. Lo sé porque cada vez que alguien suelta una opinión y yo pregunto por qué, obtengo alguna frase hecha que no contextualiza el problema, ni identifica las fuerzas en juego, ni demuestra las diferencias o similitudes con situaciones anteriores, ni tiene en cuenta los índices de base, ni… nada más que demuestre un cierto nivel de pensamiento. (Una de mis preguntas favoritas para sondear el pensamiento es preguntar qué información haría que alguien cambiara de opinión. Deja de escuchar inmediatamente y márchate si dicen “no se me ocurre nada”)

<p

Pensar es un trabajo duro. Lo entiendo. No tienes tiempo para pensar, pero eso no significa que tengas un pase por mi parte. Quiero pensar por mí mismo, gracias.

<p

***

Así que una cosa eficaz que puedes hacer si quieres pensar mejor es mejorar la capacidad de indagar en el pensamiento de los demás. Haz preguntas. Las más sencillas son las mejores. “Por qué” es la mejor. Si preguntas eso tres o cuatro veces, llegarás a un punto en el que entenderás más y podrás saber quién sabe realmente de qué está hablando. Los atajos en el pensamiento son fáciles, y así es como los sacas a relucir. No para hacer quedar mal a la otra persona -no lo hagas con malicia- sino para evitar errores, airear suposiciones y discutir conclusiones.

Otra cosa que puedes hacer es frenar. Asegúrate de darte tiempo para pensar. Lo sé, es un mundo de internet acelerado en el que obtenemos algunos puntos de machismo cultural por responder en el momento, pero a menos que tenga que decidirse en ese mismo instante, simplemente di “déjame pensar un poco en eso y te llamo”. El mundo no se acabará mientras lo piensas.

También deberías probarte a ti mismo. Intenta comprender si estás hablando de algo de lo que realmente sabes algo o si sólo estás regurgitando alguna cabeza parlante que oíste anoche en las noticias. Tu vida será instantáneamente mejor y tu mente más clara si simplemente dejas de hacer esto último. Sólo te engañas a ti mismo y si no comprendes los límites de lo que sabes, vas a tener problemas.

Aprender a pensar

Aprender a pensar realmente significa aprender continuamente.

¿Cómo podemos hacerlo?

Primero necesitamos un marco en el que poner las cosas para poder recordarlas, integrarlas y hacerlas disponibles para su uso.

<p

Un entramado de modelos mentales, si quieres.

<p

Adquirir conocimientos puede parecer una tarea desalentadora. Hay mucho que saber y el tiempo es precioso. Por suerte, no tenemos que dominarlo todo. Para sacar el máximo provecho podemos estudiar las grandes ideas de la física, la biología, la psicología, la filosofía, la literatura y la sociología.

Nuestro objetivo no es recordar hechos e intentar repetirlos cuando nos pregunten. Vamos a intentar colgar estas ideas en un entramado de modelos mentales. Hacer esto las pone en una forma utilizable y nos permite tomar mejores decisiones.

Un modelo mental es simplemente una representación de una realidad externa dentro de tu cabeza. Los modelos mentales se ocupan de comprender el conocimiento del mundo.

Es más probable que las decisiones sean correctas cuando las ideas de múltiples disciplinas apuntan a la misma conclusión.

Es como el viejo dicho: “Para el hombre que sólo tiene un martillo, todo problema parece un clavo”. Intentemos no ser el hombre que sólo tiene un martillo.

Charlie Munger lo explica mejor:

Y los modelos tienen que proceder de múltiples disciplinas, porque toda la sabiduría del mundo no se encuentra en un pequeño departamento académico. Por eso los profesores de poesía, en general, son tan poco sabios en un sentido mundano. No tienen suficientes modelos en la cabeza. Así que tienes que tener modelos en un buen número de disciplinas.

Puede que digas: “Dios mío, esto ya es demasiado difícil”. Pero, afortunadamente, no es tan difícil porque 80 o 90 modelos importantes llevarán aproximadamente el 90% de la carga para convertirte en una persona sabia del mundo. Y, de ellos, sólo un puñado lleva realmente una carga muy pesada.

Estos modelos se dividen generalmente en dos categorías: (1) los que nos ayudan a simular el tiempo (y a predecir el futuro) y a comprender mejor cómo funciona el mundo (por ejemplo, entender una idea útil como la autocatálisis), y (2) los que nos ayudan a comprender mejor cómo nuestros procesos mentales nos llevan por el mal camino (por ejemplo, el sesgo de disponibilidad).

Cuando nuestros modelos mentales se alinean con la realidad, nos ayudan a evitar problemas. Sin embargo, también causan problemas cuando no se alinean con la realidad, ya que pensamos algo que no es cierto. Así que ten cuidado.

En el magistral libro de Peter Bevelin Buscando la Sabiduría, destaca a Munger hablando de la autocatálisis:

Si pones en marcha un determinado tipo de proceso en la química, se acelera por sí solo. Así que consigues este maravilloso impulso en lo que intentas hacer, que sigue y sigue. Ahora bien, las leyes de la física son tales que no funciona para siempre. Pero sigue funcionando durante un buen rato. Así que consigues un gran impulso. Logras A – y, de repente, obtienes A + B + C durante un tiempo.

Pero no basta con saber. Tienes que saber cómo aplicar esto a otros problemas fuera del ámbito en el que lo aprendiste.

Munger continúa:

Disney es un ejemplo asombroso de autocatalización… Tenían esas películas en la lata. Tenían los derechos de autor. Y al igual que la Coca-Cola pudo prosperar cuando llegó la refrigeración, cuando se inventó el videocasete, Disney no tuvo que inventar nada ni hacer nada, salvo sacar la cosa de la lata y pegarla en el casete.

¿Qué modelos necesitamos?

Yo mantengo una lista en funcionamiento que voy completando con el tiempo, pero realmente la forma de almacenarlos y ordenarlos son preferencias individuales. El marco de trabajo no es una ventanilla única, sino cómo se adapta a tu cerebro.

¿Cómo podemos adquirir estos modelos?

Hay varias formas de adquirir los modelos, la primera y probablemente mejor fuente es la lectura. Incluso Warren Buffett dice que la lectura es una de las mejores formas de hacerse más sabio.

Pero, lamentablemente, si tu objetivo es la adquisición de sabiduría, no puedes simplemente coger un libro y leerlo. Tienes que Aprender a leer un libro de nuevo. La mayoría de la gente ve mis hábitos de lectura (Lo que estoy leyendo) y piensa que leo a toda velocidad. No es así. Creo que eso es un montón de palabrería. Si crees que puedes coger un libro sobre un tema que desconoces y en 30 minutos convertirte en un experto… pues buena suerte. Por favor, vuelve a sacar tus opiniones de twitter.

Centrarse en las grandes ideas simples.

Céntrate en comprender profundamente las ideas simples (ver Cinco elementos del pensamiento eficaz). Estas ideas sencillas, y no las vanguardistas, son las que quieres colgar en tu celosía. El entramado es importante porque hace que el conocimiento sea utilizable: no sólo lo recuerdas sino que lo interiorizas.

Pero el mundo siempre está cambiando… ¿qué debemos aprender primero?

Uno de los mayores errores que veo que comete la gente es intentar aprender primero la investigación más puntera. La forma en que priorizamos el aprendizaje tiene enormes implicaciones más allá del día a día. Cuando perseguimos lo último, realmente nos lanzamos a una carrera armamentística (véase: El efecto Reina Roja). Tenemos que gastar cada vez más tiempo y energía para permanecer en el mismo lugar.

A pesar de nuestras intenciones, aprender de esta manera no aprovecha el conocimiento acumulativo. No estamos añadiendo, sólo estamos manteniendo.

Si queremos dar prioridad al aprendizaje, deberíamos centrarnos en las ideas que cambian lentamente, que suelen ser las de las ciencias duras. (ver Añadir modelos mentales a tu caja de herramientas)

Los modelos que provienen de las ciencias duras y de la ingeniería son los más fiables de esta Tierra. Y el control de calidad de la ingeniería -al menos las tripas que nos importan a ti y a mí y a las personas que no son ingenieros profesionales- se basa en gran medida en las matemáticas elementales de Fermat y Pascal: Cuesta tanto y tienes menos probabilidades de que se rompa si gastas tanto… Y, por supuesto, la idea de ingeniería de un sistema de respaldo es una idea muy poderosa. La idea de ingeniería de los puntos de ruptura, también es un modelo muy poderoso. La noción de una masa crítica -que proviene de la física- es un modelo muy poderoso.

Para ayudar a priorizar aún más el aprendizaje

De : ¿Qué debo leer?

El conocimiento tiene una vida media. El conocimiento más útil es una formación amplia y multidisciplinar de los fundamentos. Estas ideas son las que han durado, y por tanto durarán, mucho tiempo. Y por durar, me refiero a la expectativa matemática; sé lo que ocurrirá en general, pero no en cada caso individual.

Integrando conocimientos

(Fuente: Añadir modelos mentales a tu caja de herramientas)

Nuestro mundo es multidimensional y nuestros problemas son complicados. La mayoría de los problemas no pueden resolverse con un solo modelo. Cuantos más modelos tengamos, más capaces seremos de resolver racionalmente los problemas. Pero si no tenemos los modelos nos convertimos en el proverbial hombre con un martillo.

Para el hombre con un martillo todo parece un clavo. Si sólo tienes un modelo, adaptarás cualquier problema que tengas al modelo que tienes. Sin embargo, si tienes más de un modelo, puedes contemplar el problema desde diversas perspectivas y aumentar las probabilidades de llegar a una solución mejor.

Ninguna disciplina tiene todas las respuestas, sólo mirando a todas ellas podemos llegar a cultivar la sabiduría del mundo.

Charles Munger ilustra la importancia de esto:

Supón que quieres ser bueno en el juego del declarante en el bridge por contrato. Bien, conoces el contrato: sabes lo que tienes que conseguir. Y puedes contar los ganadores seguros que tienes al poner tus cartas altas y tus triunfos invencibles.

Pero si te faltan una o dos bazas, ¿cómo vas a conseguir las demás bazas necesarias? Bueno, sólo hay unos seis métodos estándar diferentes: Tienes el establecimiento del palo largo. Tienes las fintas. Tienes jugadas de lanzamiento.

Tienes las jugadas cruzadas. Tienes apretones. Y tienes varias formas de engañar a la defensa para que cometa errores. Así que es un número muy limitado de modelos. Pero si sólo conoces uno o dos de esos modelos, entonces vas a ser una pata de caballo en el juego del declarante…

Si no tienes el repertorio completo, te garantizo que sobreutilizarás el limitado repertorio que tienes -incluyendo el uso de modelos que son inapropiados sólo porque están disponibles en la limitada reserva que tienes en mente.

En cuanto a cómo podemos utilizar diferentes ideas, Munger vuelve a mostrar el camino…

Ten un kit completo de herramientas … repásalas en tu mente al estilo de una lista de control. … [N]o puedes hacer ninguna explicación que pueda hacerse de forma más fundamental de otra manera que no sea la más fundamental.

Cuando combinas cosas obtienes efectos lollapalooza: la integración de más de un efecto para crear una respuesta no lineal.

<p

Un proceso de dos pasos para tomar decisiones eficaces

De nada sirve ser más sabio si no lo utilizas para el bien. Ya sabes, como le dijo la tía May a Peter Parker, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

(Fuente: Un proceso de dos pasos para tomar decisiones efectivas)

Personalmente, he llegado a utilizar una especie de análisis en dos pasos. En primer lugar, ¿cuáles son los factores que realmente rigen los intereses en juego, racionalmente considerados? Y en segundo lugar, cuáles son las influencias subconscientes en las que el cerebro, a un nivel subconsciente, está haciendo automáticamente estas cosas -que en general son útiles, pero que a menudo funcionan mal-.

Un enfoque es el de la racionalidad, del modo en que resolverías un problema de puentes: evaluando los intereses reales, las probabilidades reales, etc. Y el otro es evaluar los factores psicológicos que provocan las conclusiones subconscientes -muchas de las cuales son erróneas-.

Este es el camino, el resto depende de ti.

Total
0
Shares