¿Volará?

Prepara tu idea empresarial para el despegue.

 

Digamos que estás pensando en comenzar tu propio negocio. Tienes una idea innovadora y quieres construir un negocio alrededor de esa idea. Pero, lo que es más importante, quieres que tenga éxito; quieres desafiar la gravedad y volar hacia las estrellas.

 

Pero antes de que una idea pueda acelerar y realmente volar, primero debes despegarla, y ahí es donde estas ideas entran en escena.

 

Desde alinear la creación de su negocio con sus objetivos personales hasta hacer que sus planes sean financieramente viables, estas ideas se asegurarán de que su brillante idea esté lista para el despegue.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • cómo identificar tus fortalezas;
  •  

  • por qué probablemente no deberías crear un sitio web para camiones de comida si no tienes un camión de comida; y
  •  

  • cómo hablar el idioma de tus clientes.
  •  

Convertirse en un empresario exitoso significa crear un negocio que esté en línea con sus objetivos de estilo de vida.

 

¿Cuál es el primer negocio para cualquier joven emprendedora antes de comenzar su negocio? ¿Está recibiendo financiación? ¿O tal vez imprimir tarjetas de visita? En realidad, el primer paso implica ir mucho más profundo; el emprendedor necesita investigar cómo su idea apoyará su estilo de vida deseado.

 

Antes de convertir cualquier idea en un negocio exitoso, es esencial que se asegure de que esté alineada con sus valores y objetivos. Después de todo, va a poner su tiempo, energía y dinero en este proyecto y cuanto más se acerque a sus objetivos y valores personales, más satisfecho estará.

 

Entonces, si eres una persona de personas, asegúrate de que eso se refleje en el entorno social de tu negocio y asegúrate de crear un espacio que te permita nutrir este aspecto.

 

Pero, ¿cómo puede asegurarse de que tomará decisiones sobre su futuro negocio que lo dejarán satisfecho? Bueno, simplemente puedes intentar entrevistarte a ti mismo en el futuro.

 

El autoexamen te ayudará a decidir qué tipo de negocio se adapta mejor a ti, y es fácil de hacer:

 

Toma un pedazo de papel y divídelo en cuatro secciones. Luego, identifique las cuatro partes más importantes de su vida. Sus categorías pueden ser, por ejemplo, Familia, Carrera, Bienestar y Dinero.

 

Luego, asigne cada una de estas categorías a un cuadrante diferente en el papel. Una vez que hayas hecho eso, imagínate cinco años más adelante y escribe todas las cosas que te vengan a la mente.

 

Por ejemplo, en la categoría de dinero, podría escribir: “en cinco años mi hipoteca está pagada, he invertido en propiedades, tengo un ingreso constante de alquileres y los fondos de la universidad de mis hijos se cuadran”. , durante este proceso, comienzas a pensar que tu idea no generará suficiente dinero para hacer que este escenario sea realista, reserva un tiempo ahora mismo para mejorarlo. De esta manera, evitará hacer este descubrimiento decepcionante en cinco años.

 

Toda esta charla sobre el futuro puede hacer que tengas ganas de trabajar en tu negocio. Pero primero, deberá identificar algunas cosas personales más para asegurarse de que su idea sea adecuada para usted.

 

Los empresarios exitosos ven sus ventajas al mirar al pasado.

 

¿Hay algo en lo que eres excepcionalmente bueno? Si es así, ¡debes aprender a usarlo para tu ventaja! Sus habilidades y características únicas le brindan una ventaja competitiva, un nicho desde el cual operar, en otras palabras, una ventaja injusta .

 

Esta ventaja es como tu superpotencia porque te hace destacar de la competencia; Por lo tanto, debería ser un aspecto integral de cualquier idea nueva. De hecho, el mero conocimiento de que eres bueno en algo te ayudará a motivarte.

 

Por ejemplo, imagina que has estado enseñando yoga durante 15 años y acabas de tener la idea de abrir tu propia escuela de yoga en línea. Durante la última década y media, ha acumulado una gran cantidad de conocimientos prácticos sobre diferentes escuelas de yoga y una variedad de técnicas. Naturalmente, querrá que ese conocimiento único sirva como base para su escuela en línea.

 

Pero quizás tus puntos fuertes no sean tan obvios, en cuyo caso deberás identificarlos. Una forma de hacerlo es mirar tu pasado.

 

Al observar sus trabajos anteriores y su experiencia como voluntario, y considerar lo que le gustó de ellos o no, puede descubrir patrones interesantes sobre usted. El autor, por ejemplo, solía trabajar para una firma de arquitectura. Le gustaba el trabajo porque aprendía algo nuevo todos los días y trabajaba en algo físico y tangible; Después de trabajar en un proyecto, podría caminar a través de él.

 

Sin embargo, no sentía que le pagaran lo suficiente o que no lo reconocían por el arduo trabajo que hizo. También sintió que sus ideas no fueron escuchadas. Al observar su pasado, estaba claro que la capacidad de influir en los resultados era, y sigue siendo, muy importante para él. Por lo tanto, convertirse en emprendedor era una opción natural, ya que lo pondría completamente a cargo y, por lo tanto, aprovecharía sus puntos fuertes.

 

Mapea tu idea y destila su esencia.

 

Entonces, has viajado al futuro y has regresado al pasado. Sabes lo que quieres de la vida y tienes algunas ideas sobre lo que quieres hacer; ahora es el momento de trabajar en su idea de negocio.

 

Para empezar, anota cualquier pensamiento relacionado con tu idea en un mapa mental , una herramienta útil para estructurar tus pensamientos en una representación visual. Puede diseñar el suyo en papel o electrónicamente.

 

Si prefieres escribir a mano, los post-it son el medio perfecto porque puedes moverlos fácilmente y usar diferentes colores. O, si prefiere usar una computadora, opte por una herramienta de mapeo basada en la web como MindMeister que le permite soltar y mover elementos fácilmente.

 

Y recuerda, ¡no lo pienses demasiado! Solo asegúrese de expresar todos sus pensamientos al aire libre. Después de todo, nuestros cerebros no pueden ser creativos durante la edición. Por ahora, concéntrate en hacer fluir tus ideas.

 

El siguiente paso es resumir su idea en una sola oración coherente que lo ayude a reducir su esencia. Mantuvo su cerebro analítico en modo silencioso durante la fase creativa, pero ahora es el momento de volver a encenderlo. Comience a editar organizando su mapa mental en diferentes categorías. Luego, una vez que tenga categorías, escriba de 400 a 500 palabras que las cubran todas.

 

Esto lo llevará al flujo de la escritura, y desde allí puede reducir su primer borrador a un párrafo de tres a cinco oraciones. Asegúrese de limitarlo y asegúrese de que sea fácil de entender para un posible cliente o inversor.

 

Finalmente, edita tu idea en una oración y no te preocupes si se necesitan algunas versiones para encontrar la que sea perfecta. Por ejemplo, un minorista de alimentos podría describir su sitio diciendo que ofrece “una amplia selección de alimentos veganos orgánicos y crudos, a la vez que brinda un excelente servicio y soporte al cliente. El sitio también alberga un blog de recetas que contiene videos instructivos cortos y entretenidos sobre cómo cocinar con los artículos disponibles en el sitio ”.

 

Comparte tu idea, solicita comentarios e investiga tu mercado.

 

OK, ahora su idea está en un formato que se puede compartir, pero antes de lanzar su negocio, es esencial investigar cómo responderá el mundo.

 

Su idea se mejorará compartiéndola y aprendiendo de los comentarios. De hecho, incluso los chats casuales en el trabajo o en el hogar pueden generar comentarios valiosos que pueden ayudarlo a refinar su concepto. Pero también debe asegurarse de hablar con clientes potenciales.

 

Por ejemplo, el autor tuvo la idea de construir un sitio web para las personas que desean operar camiones de comida y comenzó a contactar a personas que ya tenían negocios de camiones de comida. Los propietarios de los camiones de comida le preguntaron de inmediato si era dueño de un camión de comida, y él respondió que no.

 

Esta experiencia lo obligó a pensar más de cerca sobre su idea y por qué alguien tomaría su consejo si no estuviera en el negocio. Finalmente, esta reflexión lo llevó a remodelar la idea por completo, calificándose como curador de una comunidad para propietarios de camiones de comida.

 

El siguiente paso es determinar cómo opera actualmente su mercado e intentar agregarle una nueva dimensión. Una buena herramienta para hacerlo es un mapa de mercado .

 

Para crear uno, solo cree una hoja de cálculo con diferentes páginas para lugares , personas y productos . En el caso de una escuela de yoga en línea, comenzaría su mapa del mercado agregando lugares como estudios de yoga y escuelas en línea existentes.

 

A partir de ahí, escriba los nombres de las personas con las que desea comunicarse de las diferentes escuelas. Estas conversaciones personales pueden provocar contactos humanos únicos que se convierten en la base para la cooperación futura. Es posible que desee incluir a los instructores de una determinada escuela en su oferta en línea, y tener un contacto útil lo hará mucho más fácil.

 

Finalmente, cuando se trata de la hoja de productos, debes enfocarte en los artículos individuales que ofrecerás, en este caso, diferentes estilos de yoga.

 

Comprende los problemas de tu audiencia y cómo los describen.

 

Realizar investigaciones puede enseñarle mucho sobre su mercado potencial, pero también es crucial saber cómo cuidar a sus clientes. Después de todo, ellos son los que comprarán su producto.

 

Para hacerlo, debe desarrollar un perfil de cliente procesable, también conocido como Cliente P.L.A.N . Esta herramienta lo ayudará a identificar cómo su idea de negocio coincide con su audiencia; al final, su negocio funcionará mucho mejor si comprende a sus clientes en toda su complejidad.

 

Así es como funciona:

 

El plan de su cliente representa los problemas de sus clientes , idioma , anécdotas y necesidades . Para comenzar a usar el suyo, agregue una página a su hoja de cálculo llamada P.L.A.N. y haga cuatro columnas, una para cada una de las categorías anteriores.

 

Ahora, dirija su atención a la primera letra en su P.L.A.N., los problemas de sus clientes – recuerde, si puede resolver un problema, la gente comprará sus productos. Afortunadamente, aprender sobre los problemas de sus clientes es fácil: simplemente póngase en contacto con ellos.

 

Comienza con los nombres que anotaste en la sección de personas de tu hoja de cálculo y hazles preguntas abiertas que te ayudarán a identificar posibles problemas. Por ejemplo, puede hacer preguntas como “¿qué es lo más difícil? . . ? ”O“ ¿qué parte de esa tarea consume más tiempo? ”

 

Si encuentra que las personas son difíciles de contactar personalmente y su perseverancia no vale la pena, intente hacer una encuesta en línea. En este caso, una gran pregunta es “¿Qué es lo que más le desafía?”. . . ? ”

 

Una vez que haya identificado los problemas de sus clientes, es hora de avanzar en su idioma. Después de todo, comprender la forma en que hablan sus clientes abrirá nuevas puertas a su público objetivo.

 

Una estrategia sólida aquí es analizar las frustraciones de sus clientes a través de la lente del lenguaje. Por ejemplo, tome nota de ciertas palabras que usan para describir sus luchas, objetivos y aspiraciones. Y recuerde, hablar como sus clientes generará confianza más rápido y hará que sean más propensos a responder positivamente a la publicidad futura.

 

Ahora tienes la mitad de tu PLAN listo para funcionar. A continuación, aprenderá sobre los dos ingredientes finales.

 

Fortalezca su idea recolectando anécdotas de los clientes y sintonizando sus necesidades.

 

Ahora que sabe cómo identificar los problemas que enfrenta su audiencia y el lenguaje que usa, es hora de considerar las anécdotas que lo ayudarán a mantenerse conectado con personas reales. Así es como:

 

Las anécdotas son historias, generalmente cortas, divertidas o interesantes, y siempre debes alentar a tus clientes a compartirlas. Estos pequeños fragmentos de información lo ayudarán a adaptar su idea a la experiencia de sus clientes.

 

Toma esta anécdota: por primera vez en su vida, Nick fue a pescar con mosca y compartió su increíble aventura en línea. Después de viajar durante un par de horas, finalmente llegó a la zona de pesca y, al llegar, se detuvo en la tienda de cebos para pedir recomendaciones de lugares de pesca.

 

Alguien en la tienda ofreció guiarlo y lo llevó a un buen lugar. Cuando comenzaron a pescar, Nick realmente estaba disfrutando del paisaje, pero estaba teniendo dificultades para elegir. Un pescador con mosca más experimentado notó la dificultad de Nick y le ofreció algunos consejos, después de lo cual Nick mejoró drásticamente.

 

Entonces, si está diseñando un producto para pescadores principiantes, escuchar esa historia sería una excelente manera de relacionarse con un cliente potencial. Puede aprender sobre sus problemas, comprenderlos mejor y crear un producto que ayude a resolver estos problemas.

 

Y, por último, identificar las necesidades de sus clientes lo ayudará a satisfacerlos por completo con su producto futuro. Pero, ¿qué es exactamente una necesidad?

 

Esencialmente, una necesidad es un aspecto de la vida de un cliente que no funciona, y su trabajo es ofrecer una solución. Por ejemplo, mientras investigaba la pesca con mosca, el autor descubrió que los pescadores a menudo se quejan de no poder atar moscas rápidamente. Al hablar con los clientes, descubrió que odiaban absolutamente perder oportunidades de capturar otros peces.

 

En el proceso, identificó dos necesidades: técnicas mejoradas de atado de moscas y acceso simplificado a las moscas. Una vez que lo hizo, estaba listo para proponer ideas para satisfacer ambas necesidades.

 

Los emprendedores inteligentes prueban el compromiso de sus potenciales clientes e inversores.

 

Ha realizado su investigación de mercado y ha creado un cliente P.L.A.N. ¡Ya casi estás ahí! Pero antes de seguir adelante, recuerde validar su idea, desde el punto de vista financiero.

 

Puede comenzar realizando pruebas iniciales del compromiso que su producto o servicio desencadena entre posibles inversores y clientes. Hay varias formas de hacer esto.

 

Por un lado, puede probar plataformas de publicidad como Google AdWords, Facebook, Twitter o cualquier otro sitio web que visite su público objetivo. Estos sitios generarán estadísticas reales, incluida la cantidad de clics que generan sus anuncios, que le darán una idea del interés inicial en su idea.

 

Otra forma de validar su concepto es escribir publicaciones de blog en un foro o grupo abierto relacionado con su idea. Esto funciona bien porque si ofreces contenido interesante sin pedir nada a cambio, agregarás valor a la plataforma y atraerás la atención de las personas. Con el tiempo, puede comenzar a presentar su producto o servicio en una de estas plataformas y preguntar a las personas si están interesadas en invertir.

 

Una estrategia de validación final se llama hiper-focalización , que implica identificar el porcentaje del mercado que está potencialmente interesado en su solución. En otras palabras, funciona al pedirle a su audiencia que se identifique como queriendo o necesitando su producto o servicio.

 

Entonces, si ha estado activo en un foro o grupo en línea, simplemente haga una pregunta como “a quién le interesaría. . . ? “O, si tiene un sitio web, puede pedir a los espectadores que hagan clic en un enlace o se suscriban a un boletín informativo. Al hacerlo, tendrá una idea de cuántas personas podrían estar interesadas en su idea.

 

Y, por supuesto, también puedes hacerlo hablando en público. En este contexto, simplemente puede pedirle a la gente que levante la mano si su producto resolvería un problema suyo.

 

La validación final se produce mediante la interacción con clientes potenciales e invitándolos a invertir.

 

Por lo tanto, medir el compromiso que las personas tienen con su idea es esencial, pero las personas a menudo no comprarán un producto a pesar de que inicialmente mostraron interés en la idea. Como resultado, es necesario hacer una ronda final de validación.

 

Primero, interactúa con tus clientes potenciales y comparte tu solución con ellos para asegurarte de que realmente comprarán tu producto en el futuro. Aquí, es mejor capturar interacciones uno a uno, ya sea en persona, por teléfono, a través de mensajes privados o por correo electrónico.

 

Independientemente del método de comunicación que utilice, comience por mostrar interés en su cliente. Luego, trate de enfocar la conversación en el producto que desea que compren. Comparta información sobre usted y use una anécdota para ayudarlos a comprender por qué quiere servirles.

 

Pero también debe recordar ser honesto y hacerle saber al cliente que le interesan sus comentarios. Al final, recibir tales comentarios le permitirá saber si a un cliente potencial le gusta su producto y también la probabilidad de que lo compre una vez que esté en el mercado.

 

Luego, su validación final se produce cuando solicita el pago como pedido anticipado. Esto puede hacerse a través de un enlace en su sitio web o enviado a través de un correo electrónico que le pide a los clientes que compren su producto por adelantado. Cuando use el correo electrónico con esta estrategia, espere 24 horas y, si no ha escuchado nada, envíe un correo electrónico de seguimiento para ver si la persona realmente recibió su mensaje.

 

Pero, ¿cuántos pedidos anticipados necesita para validar su idea?

 

Bueno, según el experto en comunicaciones Everett Rogers, solo el 2.5 por ciento de las personas invertirá en una nueva idea de inmediato. Naturalmente, desea que más personas compren su producto a medida que pasa el tiempo y aumenta la curiosidad, pero Rogers sugiere que obtener un 10 por ciento de respuestas positivas es un buen indicador del éxito.

 

En otras palabras, si contactas a 50 personas y cinco de ellas se comprometen financieramente, estás listo para irte. Sin embargo, si no obtiene el 10 por ciento que busca, solicite más comentarios y siga mejorando su idea.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Mucha gente está llena de buenas ideas, pero no muchas de ellas se convierten en negocios exitosos. Las claves para hacerlo son la investigación de mercado, la comprensión de los problemas de sus clientes y una validación financiera rigurosa de la idea final.

 

Consejo práctico:

 

Llama a amigos y colegas.

 

Si tiene dificultades para identificar sus ventajas personales, puede ser útil ponerse en contacto con algunos amigos o colegas. Simplemente envíe algunos correos electrónicos preguntando a las personas qué les parece especial o interesante sobre usted; sus respuestas podrían terminar revelando un conjunto de valores fundamentales de vida con los que desea que se alinee su negocio.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Sugerido más adelante lectura: Sprint por Jake Knapp, John Zeratsky, Braden Kitzrawky

 

Sprint (2016) es una guía para el éxito de la puesta en marcha, desglosado en un plan de cinco días que le permite probar nuevas ideas y resolver problemas comerciales complejos. Estas ideas le brindan todo lo que necesita para pasar rápidamente de una idea a un prototipo y, en última instancia, tomar una decisión sobre si lanzarlo o no.