Comprender la velocidad y la rapidez: Decir «NO» a lo No-Esencial

Es tentador pensar que, para ser un valioso jugador de equipo, debes decir «sí» a todas las peticiones y tareas que te pidan. Las personas que dicen que sí a todo tienen mucha velocidad. Siempre están haciendo cosas pero nunca consiguen hacer nada. ¿Por qué? Porque no piensan en términos de velocidad. Entender la diferencia entre rapidez y velocidad cambiará tu forma de trabajar. Pensar en múltiples dimensiones es una de las habilidades de pensamiento cruciales que nadie te ha enseñado.
Comprender la velocidad y la rapidez: Decir "NO" a lo no esencial
Comprender la velocidad y la rapidez: Decir «NO» a lo no esencial

 width=

Una vez trabajé para alguien que me ofrecía la oportunidad de trabajar en un nuevo proyecto casi cada día. Estos proyectos no eran de los rápidos, en los que pasas 15 minutos y sacas una solución. Eran trabajos basura. Y había condiciones: mi jefe quería estar informado de todo, y no había forma de que me dieran crédito por nada. Recuerdo mi respuesta: «Eso suena increíble, pero no es para mí. Ya estoy bastante ocupada». Decirle que no a tu jefe, sobre todo con la frecuencia que yo lo hacía, se consideraba un riesgo para tu carrera. Yo era el chico nuevo, y por eso me lanzaban todos esos trabajos basura en primer lugar. La diversidad de habilidades necesarias para llevarlos a cabo me habría hecho quedar mal (tal vez el punto sutil de esta iniciación). Además, mi ya pesada carga de trabajo se habría hecho más pesada con proyectos que no me hacían avanzar. Esta fue mi primera introducción al trabajo ocupado, un trabajo que te mantiene ocupado pero que no te lleva a donde quieres ir. Mis bienintencionados colegas se sorprendieron. «No vas a llegar a ninguna parte con esa actitud», me decían. El problema era que no iba a llegar a ninguna parte diciendo que sí a un montón de trabajos que me consumían mucho tiempo, que no eran la razón por la que me habían contratado, y que no me dejaban tiempo para desarrollar mi oficio, que era lo que quería hacer. Había rechazado una oferta de trabajo por el triple de lo que me pagaban en este trabajo porque quería trabajar con los mejores del mundo en una habilidad muy particular, una habilidad que no podía conseguir legalmente en ningún otro sitio que no fuera una agencia de inteligencia. Cualquier cosa que se interpusiera en el camino de perfeccionar esa habilidad era el enemigo. Todo lo que no se dirigía a la meta era un trabajo pesado. Durante mis primeros siete años, apenas dejaba mi escritorio, trabajando de 12 a 16 horas diarias durante seis días a la semana. Trabajar así de duro con gente increíble era increíble y motivador. Nunca había aprendido tanto en tan poco tiempo. Ciertamente, las ofertas de trabajo son un buen problema. A mucha gente le cuesta encontrar trabajo, y aquí estaba yo, a las pocas semanas de salir de la universidad, diciendo que no a mi jefe. Pero decir que sí a todo es un camino rápido hacia la mediocridad.

«La diferencia entre la gente de éxito y la gente de mucho éxito es que la gente de mucho éxito dice «no» a casi todo». – Warren Buffett

Acepté un recorte salarial de dos tercios para trabajar en una agencia de inteligencia y así poder trabajar con personas increíblemente inteligentes en una habilidad muy limitada (ciberseguridad). Estaba dispuesto a ir a por todas. Así que no, no iba a decir que sí a cosas que no me ayudaran a perfeccionar el oficio al que había renunciado tanto para trabajar. «En lugar de preguntarte cuántas tareas puedes abordar dadas tus horas de trabajo», escribe Morten Hansen en Grandes en el trabajo, «pregúntate cuántas puedes dejar de hacer teniendo en cuenta lo que debes hacer para destacar». Hice lo que tenía que hacer para conservar mi trabajo. Como dijo John Stuart Mill, «tan pocos como puedas, tantos como debas». Hacer más no siempre te hace avanzar. Para ver por qué volvamos a la física de primer año.

La diferencia entre velocidad y velocidad

Velocidad y velocidad son cosas diferentes. La velocidad es la distancia recorrida en el tiempo. Puedo correr en círculos con mucha velocidad y recorrer así varios kilómetros, pero no llegaré a ninguna parte. La velocidad mide el desplazamiento. Tiene en cuenta la dirección. Mucha gente piensa en términos de una dimensión (la velocidad). Casi todas esas personas son superadas por las que piensan en múltiples dimensiones (velocidad). Piénsalo así: Quiero ir de Nueva York a Los Ángeles. La velocidad es volar en círculos alrededor de Manhattan, y la velocidad es tomar un vuelo directo del aeropuerto JFK al aeropuerto de Los Ángeles.

«La gente cree que centrarse significa decir sí a lo que tienes que centrarte. Pero eso no es lo que significa en absoluto. Significa decir no a las otras cien buenas ideas que hay. Tienes que elegir con cuidado. De hecho, estoy tan orgulloso de las cosas que no hemos hecho como de las que sí. La innovación es decir «no» a 1.000 cosas». – Steve Jobs

Cuando estás en el trabajo, tienes que saber lo que tienes que hacer para mantener tu puesto. Necesitas saber lo que está en juego en la mesa. Luego, necesitas distinguir entre las tareas que ofrecen mucha velocidad y las que ofrecen velocidad. Aquí tienes tres formas de aumentar tu velocidad:

  1. En la medida de lo posible, elimina sin miramientos las tareas, prioridades, reuniones y tonterías innecesarias. Pon todo tu esfuerzo en los proyectos que realmente importan.
  2. No confíes en tu fuerza de voluntad para decir que no; en su lugar, crea sistemas que te ayuden a evitar las distracciones. Tengo dos amigos que tenían más o menos el mismo peso hace varios años. Por aquel entonces, a uno de ellos le diagnosticaron celiaquía (intolerancia al gluten). Inmediatamente empezó a perder peso tras cambiar su dieta. Al ver esto, mi otro amigo decidió que él también se pondría a dieta para perder peso. Como ambos comían mucho fuera de casa, se encontraban con frecuencia en situaciones en las que tenían que tomar decisiones saludables. La persona celíaca desarrolló un «comportamiento automático»; tenía que evitar el gluten si quería mantenerse sano y sin dolor. La otra persona, sin embargo, tuvo que seguir tomando decisiones positivas y acabó cayendo al cabo de unas semanas y volviendo a sus hábitos alimentarios anteriores. Otro ejemplo: Uno de mis principios de gestión era «no hacer reuniones por la mañana». Esta regla permitía al equipo trabajar, sin interrupciones, en las cosas más importantes. Por supuesto, había excepciones a esta regla, pero la norma era que cada día se disponía de un trozo de tiempo de tres horas en el que se daba lo mejor de sí mismo para mover la aguja.
  3. Y por último, haz lo que yo hice, y di «no» a tu jefe. La mejor forma que encontré para enmarcar esta respuesta fue, en realidad, la misma técnica que el experto en negociación Chris Voss mencionó en un reciente episodio del podcast: simplemente pregunta, «¿cómo se supone que voy a hacer eso?» teniendo en cuenta todas las demás cosas que tienes en tu plato. Explica que decir que no significa que vas a ser mejor en las tareas más importantes para tu trabajo, y vincula esas tareas al rendimiento de tu jefe.

Se trata de una cuestión de seguridad.