Now Reading
Un muy buen dia

Cómo la microdosificación hizo una gran diferencia en mi estado de ánimo, mi matrimonio y mi vida


Sinopsis

Un muy bueno Day (2018) es la historia real del intento de una escritora de abordar sus luchas con la depresión y el trastorno del estado de ánimo a través de un remedio novedoso e ilegal: microdosis de LSD. Trazando su experimento con la droga durante 30 días, Ayelet Waldman explora sus reacciones y descubre una nueva sensación de serenidad en su vida cotidiana. Al mismo tiempo, Un día realmente bueno es una exploración más amplia de la historia del LSD, los mitos que lo rodean y las actitudes de la sociedad hacia las drogas legales e ilegales.


Descubre cómo tomar pequeñas dosis de LSD ayudó a una escritora a abordar su trastorno del estado de ánimo.

Muchas personas luchan con sus estados de ánimo. Muchos, como Ayelet Waldman, luchan lo suficiente como para buscar ayuda profesional. Pero después de años de intentar, y a menudo fracasar, en encontrar soluciones a su irritabilidad, ira, frustración y depresión, Waldman recurrió a una fuente inesperada: la droga psicodélica, LSD.

Colocando dos gotas en su lengua, Waldman se lanzó a un experimento para comprender si tomar dosis pequeñas y cuidadosas de la droga en solo 30 días podría ayudarla a tener un enfoque de la vida más tranquilo y más aceptable.

Al hacerlo, también comenzó una exploración de la sustancia incomprendida, su historia y sus posibles beneficios. Recurriendo a su carrera legal anterior, en la que vio de primera mano el impacto de la guerra de los Estados Unidos contra las drogas, reflexiona sobre los dobles raseros y los absurdos de una nación adicta a los medicamentos recetados pero dispuesta a encarcelar a millones por poseer una sustancia con un gran record de seguridad.

Finalmente, Waldman estaba buscando el secreto para tener un muy buen día. Lea este resumen y descubrirá si lo encontró.

En este resumen, descubrirá

  • cómo funciona la microdosificación de LSD;
  • por qué Steve Jobs y los ganadores del Premio Nobel han atribuido el éxito a tomar LSD; y
  • cómo los psicodélicos como el LSD pueden reducir la ansiedad y generar sentimientos de felicidad, con menos efectos secundarios que muchos medicamentos recetados.

La autora siempre luchó con su estado de ánimo, irritabilidad y vergüenza, pero nunca había encontrado un tratamiento efectivo.

Ayelet Waldman había estado a merced de su estado de ánimo durante décadas. En un buen día, podría ser una compañía brillante: alegre, amigable, cariñosa y productiva. Pero en un mal día, Waldman estaba desgastado por el odio a sí mismo, la culpa y la vergüenza. Comenzó a discutir con su esposo, se sintió abrumada por el pesimismo y tenía poco sentido de autoestima, a pesar de ser una autora exitosa y publicada. Su estado de ánimo errático siempre ha hecho que su vida, y la de sus amigos y familiares, sea más difícil.

En busca de ayuda, recurrió a la terapia, pasando muchas horas sentada en los sofás de cuero de profesionales, desde freudianos hasta expertos en comportamiento cognitivo, trabajadores sociales y terapeutas familiares. Intentó la atención plena: pasó largos períodos meditando e incluso más tiempo diciéndole a su terapeuta cuánto odiaba meditar.

Un día, cruzando un puente mientras conducía a casa, se encontró considerando conducir hacia la derecha y lanzarse al agua debajo. Sorprendida por este pensamiento suicida, buscó ayuda médica. Diagnosticada con una forma de depresión (trastorno bipolar II), comenzó a tomar drogas. Durante años, Waldman probó numerosos medicamentos: Celexa, Prozac, Zoloft, Cymbalta, Effexor, Lamictal, Adderall, Ritalin y muchos más. Algunos ayudaron un poco, durante días o incluso meses a la vez. Pero tuvieron efectos secundarios desafortunados, como aumento de peso, irritabilidad y una disminución del interés en el sexo.

Finalmente, descubrió que su diagnóstico ni siquiera había sido correcto. Se dio cuenta de que su estado de ánimo fluctuaba en correlación directa con su ciclo menstrual, y que tenía un tipo de síndrome premenstrual, llamado trastorno disfórico premenstrual, que causaba cambios de humor en ciertos puntos de su ciclo.

Este descubrimiento le permitió aprender el ciclo y el momento de su estado de ánimo y tomar medicamentos solo cuando era necesario. Pero cuando Waldman entró en la perimenopausia, su período se volvió irregular, y también su estado de ánimo. Las cosas empeoraron y ella se agotó de furia, irritación y desesperación.

Fue en este punto cuando se topó con el trabajo de James Fadiman, un psicólogo y ex investigador psicodélico. Fadiman estaba popularizando la microdosificación de LSD: las personas que tomaban pequeñas dosis de LSD para tratar problemas de humor informaban que habían disfrutado de un muy buen día. Y un día realmente bueno fue todo lo que el autor siempre había querido.

La microdosificación es un enfoque emergente para mejorar el estado de ánimo, basado en tomar cantidades muy pequeñas de LSD cada tres días.

La microdosificación es un concepto tan nuevo que Waldman tuvo que enseñarle al corrector ortográfico de su computadora para que lo reconociera.

El principio de la microdosificación es simple: el paciente toma una pequeña dosis de LSD al repetir ciclos de tres días. El primer día, toma su dosis y controla su estado de ánimo, sensaciones físicas, productividad y experiencia general de cómo fue el día. En los días dos y tres, no toma LSD pero continúa monitoreando. El día cuatro, toma su microdosis y repite el proceso.

La dosis en cuestión es, como máximo, una décima parte de una dosis “normal” de LSD. Su usuario típico de LSD en busca de un viaje (alucinaciones y una conciencia alterada) podría tomar alrededor de 100-150 microgramos. El autor, como otros microdosificadores, tomaría solo diez microgramos a la vez, dos pequeñas gotas. La teoría de la microdosificación es que los diez microgramos deberían ser suficientes para mejorar el estado de ánimo, pero sin posibilidad de alucinaciones u otros efectos físicos o mentales notables.

Al enterarse de la microdosificación, Waldman sintió curiosidad, pero fue cautelosa sobre si proceder o no. Ella tenía cierto conocimiento de los problemas de drogas y su uso, habiendo estado involucrada en problemas de reforma de drogas como abogada, pero nunca había tomado LSD. Como una mujer que llevaba pantalones de yoga, madre de cuatro hijos que usaba Instagram, bebía Starbucks y respetaba la ley, la idea de convertirse, en palabras de Fadiman, en una “investigadora psicodélica de autoaprendizaje” se sentía ridícula.

Pero ella estaba sufriendo de sus estados de ánimo. Peor aún, su familia también estaba sufriendo. Entonces decidió microdosis por un mes. Cautelosa de comprar drogas ella misma, rastreó un microdosificador que pudo darle algo de su suministro. Ella lo probó, para estar seguro, usando un kit de prueba de drogas comprado en Amazon.

Ella tomó su primera dosis y tuvo un muy buen día.

Las primeras experiencias de microdosificación del autor fueron muy positivas y en línea con la investigación sobre los efectos del LSD.

En su primer día de microdosificación, Waldman se sintió un poco diferente, como si sus sentidos hubieran aumentado. Era más consciente que de costumbre del aroma de jazmín en el aire y de lo hermosos que se veían los árboles en el jardín. Se dio cuenta de que se sentía consciente, capaz de notar sus pensamientos y los sentimientos de su cuerpo. Pensar en su familia no provocó molestias, solo una sensación de amor. Tuvo un día mucho más productivo de lo habitual y, por primera vez en mucho tiempo, se sintió feliz.

En su segundo día, un día de transición en el que no tomó LSD, se sintió un poco más como siempre, pero aún tenía la sensación de que era más fácil de lo normal ignorar su mal humor.

El tercer día del ciclo actúa como un día de control, dándole la experiencia de un día “normal” para permitir mejores juicios sobre el impacto de la dosis. Sintió que su estado de ánimo habitual e irritable volvía y extrañaba la paz y la productividad de los dos días anteriores.

A medida que avanzaba el experimento de Waldman, encontró beneficios significativos para la microdosificación. El día cuatro, se dio cuenta de que tenía más control sobre sus impulsos e irritabilidad. Sus hijos jugaron durante el desayuno y terminaron tarde para ir a la escuela, pero en lugar de gritar, Waldman se sintió insólitamente desenfrenado. Su perro se levantó de un salto y la hizo derramar té sobre un libro, pero cuando el perro se sentó avergonzado, esperando un regaño, Waldman solo le dio un golpe.

Feliz por su mejor humor, Waldman comenzó a investigar lo que el LSD y otros psicodélicos realmente te hacen. Aumentan la interacción entre la serotonina, el glutamato y otros factores en el cerebro, lo que lleva al desarrollo de nuevas conexiones y redes neuronales. Esto puede ayudar a las personas a desarrollar nuevas perspectivas sobre cosas, como sus propios problemas. Investigadores de UCLA y NYU han podido demostrar recientemente que el tratamiento psicodélico puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo de los pacientes que enfrentan la muerte.

Esto parecía encajar con la experiencia de Waldman. Después de una semana, se sentía diferente, más capaz de lidiar con la ansiedad y la irritación, más productiva y, bueno, más feliz. Su conclusión inicial fue clara: o la microdosis estaba funcionando o estaba experimentando un efecto placebo increíble.

Millones de personas han usado LSD con muy pocos efectos nocivos, sin embargo, la droga a menudo se tergiversa como dañina.

El LSD fue sintetizado por primera vez por un químico de investigación suizo llamado Dr. Albert Hofmann en 1938. Consumió el medicamento durante toda su vida y vivió hasta los 102 años.

La longevidad de Hofman podría sorprender a las muchas personas que creen que el LSD es una droga peligrosa. La verdad es que, a pesar de su mala reputación, el LSD es extremadamente seguro.

El autor había escuchado rumores sobre LSD: que los usuarios experimentaron flashbacks por el resto de sus vidas, que las personas se arrojaron de los edificios pensando que podían volar y que había vínculos entre el uso de LSD y los episodios psicóticos.

Pero hay muchas pruebas de la seguridad del LSD: según una revisión exhaustiva de 2008 en la respetada revista CNS: Neuroscience and Therapeutics , no ha habido muertes documentadas por sobredosis de LSD. Otros estudios muestran que tomar hasta 200 veces la dosis que Waldman estaba tomando no causaría efectos biológicos notables, aunque probablemente sea un gran viaje.

Incluso los peores incidentes de sobredosis de LSD son algo tranquilizadores. En 1972, ocho personas fueron ingresadas en el hospital de San Francisco después de inhalar accidentalmente grandes cantidades de LSD, creyendo que era cocaína. Cinco de los ocho entraron en coma, mientras que los otros vomitaron continuamente. En doce horas, sin embargo, los ocho no solo sobrevivieron, sino que se recuperaron por completo.

Sin embargo, hay algunos signos de reacciones psicológicas adversas al uso de LSD. Un número muy pequeño de personas, la mayoría de las cuales tenían enfermedades psiquiátricas existentes, han experimentado psicosis u otros efectos adversos. ¿Pero las historias que Waldman había escuchado sobre personas saltando de techos o suicidándose? Eran meras leyendas urbanas. De hecho, un estudio reciente en el Journal of Psychopharmacology encontró que el uso psicodélico de por vida en realidad se correlacionó con una reducción del 36 por ciento en los intentos de suicidio.

El LSD es injustamente difamado, tal vez, porque en la década de 1960 la droga se vinculó a la contracultura juvenil y al trastorno social asociado de la década. Los adultos jóvenes protestaron contra la guerra de Vietnam, apoyaron la lucha por los derechos civiles, fumaron marihuana y dejaron caer LSD.

La droga ha tenido una mala reputación desde entonces. Pero la evidencia abrumadora es que el uso de LSD, incluso a niveles mucho más altos que la microdosificación que estaba administrando Waldman, es seguro. Además, mucha evidencia sugiere que tiene efectos positivos. Vamos a ver.

El LSD puede permitir un mejor enfoque, creatividad y resolución de problemas.

Si estás leyendo esto en un iPhone, iPad o MacBook, es posible que tengas que agradecer a LSD. Steve Jobs, el legendario cofundador de Apple, tomó LSD y dijo que fue una de las cosas más importantes que hizo.

Mientras microdosificaba, Waldman experimentó un flujo mucho mayor , la experiencia de estar inmerso y concentrarse completamente en su trabajo. Y Waldman y Steve Jobs no son los únicos que acreditan a LSD por ayudarlos con su trabajo.

Kary Mullis fue co-ganador del Premio Nobel de Química, en reconocimiento a su trabajo en la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que permitió la clonación de genes, secuenciación de ADN y otros avances. Mullis dijo que tomar LSD fue una experiencia que me abrió la mente, una que fue más importante que cualquiera de los cursos que tomó. Dudaba si hubiera inventado la PCR si no fuera por el LSD.

Estas anécdotas están respaldadas por investigaciones. Un estudio reciente, que usa máquinas de resonancia magnética para seguir la reacción del cerebro al LSD, descubrió que el medicamento genera una especie de hiperconectividad, ya que las regiones del cerebro normalmente no relacionadas se comunican entre sí. Al parecer, eso permite que surjan nuevas ideas y avances.

Al principio de su carrera, James Fadiman realizó un experimento para explorar si los psicodélicos podían inspirar la creatividad. Reclutó a científicos investigadores de alto nivel de negocios innovadores, incluidos algunos que luego diseñarían chips de silicio e inventarían el mouse de la computadora. Todos ellos tenían problemas espinosos que estaban luchando por resolver. Cada uno recibió una dosis de 100 microgramos de LSD, mientras que Fadiman observó, guió y realizó pruebas psicométricas.

Los resultados fueron increíbles: si bien el rendimiento de los participantes en las pruebas psicométricas mejoró, de manera más convincente, informaron haber experimentado chispas de intuición intelectual que resolvieron muchos de sus problemas. Fadiman afirma que una serie de patentes y productos surgieron de la sesión.

No mucho después, las autoridades cambiaron de opinión acerca de dejar que Fadiman investigara psicodélicos. La mala reputación de LSD había vuelto a golpear. Pero incluso hoy, muchos profesionales de alta potencia en numerosos campos están utilizando LSD. Su popularidad en Silicon Valley ha aumentado, a medida que los empleados de inicio y los expertos en tecnología intentan estimular sus conexiones neuronales.

Por supuesto, su uso sigue siendo completamente ilegal.

La guerra de Estados Unidos contra las drogas es muy dañina, particularmente para los afroamericanos, y no está logrando nada.

¿Cuál es el peor efecto secundario posible de la microdosificación de LSD? El riesgo de ser arrestado.

Aunque Waldman solo tenía una pequeña cantidad de LSD en su poder, todavía era suficiente para enfrentar una sentencia de hasta tres años de un tribunal estatal.

Si considera quién es la mayoría de los prisioneros culpables de delitos de drogas, probablemente esté pensando en un traficante atrapado en posesión de un suministro para unas pocas semanas. La realidad es que la simple posesión de drogas en los Estados Unidos se procesa con gran vigor, y las cárceles están llenas de personas atrapadas con cantidades modestas de drogas como el LSD o la marihuana.

Más del 40 por ciento de los arrestos por posesión de drogas son por la posesión de una droga que 19.8 millones de estadounidenses han usado en las últimas cuatro semanas. La mitad de todos los prisioneros federales están cumpliendo condena por delitos de drogas, y la mayoría son delincuentes de bajo nivel.

Waldman corría un riesgo relativamente bajo de enjuiciamiento; de hecho, se sentía capaz de escribir sobre su experiencia. ¿Por qué? Porque ella es blanca y rica.

La guerra de Estados Unidos contra las drogas siempre ha tenido un elemento racial y de clase. Las primeras leyes antidrogas, creadas para prohibir el opio en la década de 1870, se centraron en los inmigrantes chinos pobres, mientras que la sociedad ignoró la gran cantidad de personas blancas de clase media adictas al láudano. Las campañas antidrogas de principios del siglo XX hablaban de personas negras supuestamente drogadas que atacaban a mujeres blancas, mientras que las advertencias sobre el “Loco loco por la marihuana” de México no se quedaban atrás.

Este racismo todavía es evidente hoy: por cada persona blanca condenada por delitos de drogas, diez afroamericanos están encarcelados, a pesar de que los blancos tienen cinco veces más probabilidades de usar drogas que los afroamericanos.

See Also

La guerra contra las drogas ha visto aumentar la población carcelaria y los afroamericanos sufren prejuicios raciales, pero ¿para qué? La gente todavía está tomando drogas, muchas de las cuales, como el LSD, son en su mayoría inofensivas. La producción y el tráfico de drogas están fuera del alcance de la regulación y los impuestos: financian la violencia y la delincuencia, mientras que las drogas como la heroína y la cocaína se vuelven cada vez más baratas.

La evidencia disponible sugiere que la microdosificación puede ser efectiva.

El investigador James Fadiman una vez creyó que Sandoz Pharmaceuticals, la compañía que originalmente descubrió y sintetizó LSD, podría haber lanzado al mercado una versión de microdosis de LSD que podría competir con personas como Ritalin y Adderall. Desafortunadamente, después de que la droga fuera ilegalizada en la década de 1960, eso se convirtió en una imposibilidad.

No obstante, la investigación informal sobre la microdosificación de LSD ha continuado, en gran parte dirigida por Fadiman. Ya investigando el uso de psicodélicos, una vez se encontró con una mujer que le contó sus experiencias con la microdosificación. Interesado, Fadiman creó un protocolo basado en el mismo modelo de tres días que Waldman usó y lo publicó en un libro de 2011. Desde entonces, Fadiman ha recibido alrededor de 300 solicitudes de su protocolo y 50 informes de personas que lo han utilizado.

Solo dos de esas 50 personas informaron reacciones negativas a la microdosificación. Una persona dejó el protocolo a mitad de mes como resultado de un cansancio extremo en el segundo y tercer día, los días posteriores a la toma de la dosis. Otro simplemente informó que se detuvieron debido a cambios en las circunstancias de su vida. Es posible, incluso probable, por supuesto, que algunas de las 250 personas que no informaron tuvieron una experiencia negativa.

Pero la imagen abrumadora de quienes informaron a Fadiman fue positiva. La mayoría de las personas informaron una combinación de beneficios emocionales, intelectuales y físicos, así como mejoras en sus relaciones personales.

Los usuarios informaron una reducción de la ansiedad, una mayor aceptación de la vida y sus problemas menores, una mayor creatividad y concentración y menos conflictos con sus amigos y familiares. Otros comentaron sobre efectos inusuales: una persona informó haber experimentado menos depresión frente a la enfermedad de Parkinson, aunque los síntomas habían continuado. Una persona con un tartamudeo vio un alivio claro de los síntomas, mientras que un consumidor de marihuana, y en otro caso, un fumador, pudieron dejar sus hábitos.

La investigación de Fadiman no es, por supuesto, un sustituto de un estudio clínico adecuado sobre microdosis. Espera que algún día se realice una investigación formal sobre la eficacia y seguridad de la microdosificación. Ya hay dos proyectos potenciales en marcha en Australia y Europa, por lo que es posible que un estudio de microdosificación se convierta en una realidad en el futuro cercano.

La microdosificación durante 30 días tuvo un efecto general positivo, aunque el resultado no fue perfecto.

Al final de 30 días, y diez pequeñas dosis de LSD, Waldman reflexionó sobre sus experiencias.

Los únicos días en que había sentido sensaciones anormales, mentales o físicas, fueron los días en que había tomado una dosis. De vez en cuando se sentía mareada o con náuseas el día de la dosis, y a veces se sentía más propensa a ponerse irritable en un día de microdosis. En los días siguientes, simplemente se sintió feliz, optimista y relajada, mucho mejor de lo que solía sentirse antes de su experimento de microdosificación.

Un día de microdosis, Waldman tuvo una gran pelea con su esposo. Incluso entonces, ella informó algunos signos positivos. Normalmente, cuando pelea con su esposo, termina sintiendo una vergüenza intensa, lo que provoca culpa y, a su vez, depresión. Durante su mes de microdosis, y particularmente en esta ocasión, Waldman sintió que se perdonaba más a sí misma después del conflicto y menos rápido en caer en la vergüenza.

Quizás la mejor indicación del impacto de la microdosificación provino de la familia de Waldman: Cuando les dijeron que había estado experimentando con un medicamento para el estado de ánimo, los hijos de Waldman no se sorprendieron, ya que observaron claramente mejores estados de ánimo y comportamiento durante el mes. Su hija menor dijo que incluso cuando estaba enojada, Waldman parecía mucho más bajo control. Uno de sus hijos comentó que simplemente había sido más amable y feliz, mientras que otro dijo que había lidiado con el estrés sin gritar ni gritar.

Mirando hacia atrás durante los treinta días, Waldman llegó a la conclusión de que ella había sentido y se había comportado de manera diferente. Por una vez, había podido mirar hacia atrás al final del día y pensar que fue un buen día.

Su experimento la dejó positiva y esperanzada para el futuro, pero también enfrentó una paradoja. Ella vive en una nación obsesionada con las drogas, donde el diez por ciento de la población está tomando antidepresivos, y finalmente encontró una droga que parecía funcionar. Pero su droga era completamente ilegal.

Tomar una benzodiazepina, una droga adictiva que puede causar Alzheimer, estaría completamente bien. Un médico lo recetaría felizmente. ¿Pero una pequeña dosis de una droga sin efectos secundarios mentales o físicos aparentes? Por ahora, eso sigue siendo un crimen.

Resumen final

El mensaje clave en este resumen:

La actitud de la sociedad hacia las drogas es totalmente errónea. Un gran número de personas toma grandes cantidades de drogas a menudo adictivas y potencialmente dañinas en un intento de abordar los problemas de salud mental, con un éxito muy limitado. Mientras tanto, encarcelamos a millones de personas por tomar drogas que ya no son dañinas, pero que resultan ser ilegales. Con la microdosificación de LSD ilegal, a pesar de sus aparentes beneficios y falta de daño, potencialmente negamos a muchas personas la posibilidad de experimentar más días realmente buenos.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

Lecturas adicionales sugeridas: Cómo cambiar de opinión por Michael Pollan

Cómo cambiar de opinión (2018) es un relato fascinante exploración del hombre del mundo de las drogas psicodélicas. El autor Michael Pollan lleva a los lectores a dar un paseo mientras aprende de primera mano sobre los aspectos positivos de las drogas psicodélicas, incluidos los efectos curativos y restauradores que pueden tener en las personas que sufren de depresión y adicción. Los lectores también escucharán a los neurocientíficos para aprender exactamente lo que sucede en el cerebro durante un viaje psicodélico.


Un día realmente bueno de Ayelet Waldman

Scroll To Top