Now Reading
Un mundo en desorden
Un mundo en desorden

Política exterior estadounidense y la crisis del viejo orden


Sinopsis

Un mundo en desorden (2017 ) es una visión general de las principales transformaciones en la política global desde la Segunda Guerra Mundial. Este resumen describe una evolución de un orden no intervencionista de estados nacionales a uno de globalización y participación internacional.


Una mirada a lo que creó nuestro orden mundial actual.

Desde el final de la Guerra Fría, las relaciones internacionales han cambiado drásticamente. Desde una base en políticas exteriores no intervencionistas, el mundo se está moviendo hacia un orden mundial más intervencionista con un número creciente de jugadores poderosos.

este resumen examina un sistema geopolítico que se define cada vez más por el desorden global, desde atrocidades que con demasiada frecuencia se ignoran, hasta amenazas terroristas que se utilizan para justificar guerras ilegítimas. Aprenderá sobre las políticas exteriores que han dado forma a nuestro nuevo orden mundial. Descubrirás exactamente lo que Estados Unidos, como el país más dominante, necesita hacer para crear un planeta más estable.

También descubrirá

  • que la era de la Guerra Fría fue, de hecho, un momento bastante pacífico;
  • cómo se necesitó un genocidio para hacer de la intervención internacional un principio protector; y
  • por qué la Guerra de Siria es un ejemplo de pasividad que conduce al desastre.

Nuestra relativa estabilidad de posguerra resultó del poder equilibrado y la amenaza de una guerra nuclear.

Si miras hacia atrás en la historia, parece que la Segunda Guerra Mundial fue seguida por un período largo y relativamente pacífico. Pero esa aparente calma no fue el resultado de un repentino giro pacifista entre los líderes mundiales. Más exactamente, durante la era de la Guerra Fría, que duró de 1947 a 1991, un equilibrio global de poder evitó conflictos activos.

Por ejemplo, el Tratado del Atlántico Norte alió a los países de América del Norte con un conjunto de naciones europeas, todos los cuales decidieron cooperar militarmente a través de la OTAN. Este acuerdo significaba que un ataque contra cualquiera de estas naciones era un ataque contra todos ellos, un hecho que disuadía la acción militar desde fuera de la coalición.

No solo eso, sino que después de la guerra, Estados Unidos implementó el Plan Marshall. Este paquete de apoyo económico para los países de Europa occidental, particularmente Francia, Alemania y el Reino Unido, tenía la intención de aislar a estos países de la creciente influencia de la Unión Soviética comunista.

El equilibrio de poder logrado a través de estos acuerdos militares y financieros actuó como un baluarte importante contra la guerra total. Cuando la Unión Soviética bloqueó el acceso por carretera y ferrocarril a Berlín Occidental en 1948 debido a los desacuerdos sobre cómo se debe manejar la ciudad dividida, no se produjo ningún combate a pesar de la dramática distancia. En cambio, los países occidentales lanzaron una serie de suministros a la ciudad, con cientos de aviones volando diariamente sobre Alemania Oriental y Berlín Occidental.

Sin embargo, la mayor salvaguarda contra el conflicto armado fue la existencia de armas nucleares, lo que redujo significativamente las ambiciones militares de los dos principales bloques de poder, los Estados Unidos y la URSS. Después de todo, ambos países reconocieron que una confrontación nuclear sería irremediablemente destructiva y, por lo tanto, estaban muy motivados para evitar cualquier altercado directo.

Pero este equilibrio de poder y la amenaza de destrucción nuclear no fueron los únicos factores que contribuyeron a la estabilidad. En el próximo capítulo, veremos algunos otros elementos clave que mantuvieron la paz mundial durante este período.

Los acuerdos económicos y diplomáticos fueron los principales contribuyentes a un orden mundial estable de posguerra.

¿Alguna vez sientes que los intereses financieros gobiernan el mundo? Bueno, no estarías tan lejos. De hecho, hubo un cambio hacia la priorización de las finanzas después de la Segunda Guerra Mundial. Este cambio es en parte el resultado de la forma en que se apoyó la economía después de la guerra, lo que también contribuyó a la estabilidad global.

Esto es lo que sucedió.

El sistema Bretton Woods fue inaugurado en 1944 como el primer sistema financiero uniforme, uno que reuniría enormes porciones del mundo occidental. Bajo Bretton Woods, el dólar se estableció como la moneda mundial, y todas las demás monedas se valoraron en relación con él. El plan también respaldaba todo el papel moneda con oro.

Casi al mismo tiempo, se formó el Fondo Monetario Internacional . Este nuevo organismo permitió a los países con problemas financieros obtener préstamos temporales para cubrir su insolvencia.

Y, por último, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio , o GATT , reducen los costos de exportación e importación de bienes a través de las fronteras nacionales, fomentando así una economía global.

Tales sistemas de apoyo financiero en general reforzaron un orden mundial global, que a su vez redujo el riesgo de conflicto armado.

A partir de ahí, la diplomacia jugó un papel importante en la estabilización de este nuevo orden mundial occidental. Lo más famoso fue durante este tiempo que surgió la institución diplomática conocida como Naciones Unidas o ONU, . Creó un espacio para que los líderes mundiales negocien sus intereses y resuelvan disputas sin recurrir a la guerra.

El Consejo de Seguridad de la ONU se encargó de supervisar el orden mundial e incluso se le autorizó a intervenir militarmente si la paz global o regional estaba en riesgo. Dado que las principales potencias mundiales emergentes, Rusia, China y Estados Unidos, podían vetar al Consejo de Seguridad, también había una garantía de que la ONU no sería utilizada de manera inapropiada para atacar a un solo país.

Este sistema diplomático, el orden mundial que protegía y la ayuda económica que apoyaba ese cambio eran otros medios para evitar el conflicto armado. Juntos, lograron mantener la paz durante la Guerra Fría. ¿Pero qué vino después?

Estados Unidos ha mantenido la estabilidad con China al no interferir con sus asuntos internos.

Durante la primavera de 1989, los estudiantes chinos descendieron a la plaza Tiananmen en Beijing. Se estaban reuniendo para presentar sus respetos a Hu Yaobang, un comunista que fue asesinado después de intentar reformar el gobierno.

El estado respondió ordenando a los militares que despejaran la plaza, resultando en miles de personas heridas o muertas. En ese momento, a Estados Unidos se le encargó tomar una decisión sobre cómo reaccionaría ante tal violación de los derechos humanos.

Al final, el país eligió un enfoque no intervencionista. En otras palabras, el presidente George H.W. Bush no tomó medidas punitivas en respuesta.

¿Cómo es que?

Bueno, para empezar, Estados Unidos tenía importantes incentivos políticos y económicos para mantener buenas relaciones con la poderosa nación de China. Para decirlo sin rodeos, Estados Unidos no estaba dispuesto a renunciar a lo que ganarían con China debido a las políticas internas violentas del país. Pero más allá de eso, sancionar a China y aislar aún más al país del orden mundial probablemente habría producido consecuencias perjudiciales que solo conducirían a una mayor represión.

La situación era similar en Taiwán, un país hacia el cual los Estados Unidos también adoptaron una política no intervencionista. La nación isleña, también conocida como la República de China, había sido un tema polémico entre Estados Unidos y China desde la Segunda Guerra Mundial. Durante este período, un gobierno nacionalista gobernó China y, durante la guerra, luchó junto a Estados Unidos contra Japón.

Pero eso cambió en 1949, cuando los comunistas liderados por Mao Tse-Tung tomaron el poder, obligando a los nacionalistas a huir a la isla de Formosa, que más tarde se convertiría en Taiwán. Hasta el día de hoy, la China comunista no reconocerá la independencia de Taiwán, y Taiwán no reconocerá que China tiene dominio sobre ella.

A lo largo de los años, Estados Unidos ha trabajado incansablemente para equilibrar esta situación y, hasta ahora, el conflicto armado no ha sido necesario. Es otro buen ejemplo de cómo se ha evitado en gran medida la guerra desde la Segunda Guerra Mundial, pero, como pronto aprenderá, la interferencia en las políticas nacionales es una historia completamente diferente.

Las atrocidades de Ruanda condujeron a leyes que rigen la intervención internacional, pero han resultado difíciles de implementar.

En 1994, un conflicto prolongado en Ruanda entre la mayoría hutu y la minoría tutsi alcanzó un punto de quiebre. En cuestión de meses, casi un millón de tutsis fueron asesinados mientras la comunidad internacional se mantenía al margen, sin actuar. Aunque las vidas de cientos de miles de personas podrían haberse salvado con un riesgo militar mínimo, no se hizo nada.

Este evento cataclísmico marcó un cambio importante en las relaciones internacionales. Más específicamente, precipitó un cambio hacia la intervención en los asuntos internos de otros países. El genocidio de Ruanda también eventualmente resultaría en un cambio a gran escala en el orden militar internacional.

Por ejemplo, en 2005, la ONU adoptó un principio conocido como responsabilidad de proteger . Según esta doctrina, las naciones soberanas tienen la tarea de garantizar la seguridad de sus ciudadanos contra los crímenes de guerra y el genocidio. Cuando un estado no cumple con esta responsabilidad o comete tales atrocidades, la comunidad internacional debe defender a las víctimas, mediante la intervención militar si es necesario.

La aprobación de esta resolución fue revolucionaria. Por primera vez en la historia, se firmó una ley que permitía la invasión de países, incluso si no habían atacado a otra nación soberana.

Sin embargo, la aplicación del nuevo enfoque ha sido todo menos directo como lo demuestra ampliamente la guerra siria. Este conflicto comenzó durante la Primavera Árabe de 2011, en un momento en que Siria estaba gobernada por una familia autoritaria que pertenecía a la minoría étnica de los alauitas musulmanes. La mayoría de la población del país son musulmanes sunitas, muchos de los cuales se rebelaron contra el gobierno minoritario.

En respuesta, el gobierno se volvió violento y muy pronto estalló una guerra civil. Cientos de miles de sirios perecieron en el caos que siguió, mientras que millones se vieron obligados a emigrar.

Fue un caso claro de un estado que no protegió a sus ciudadanos, pero a pesar de la naturaleza obvia de la situación, la comunidad internacional no actuó bajo su responsabilidad de proteger. Los desacuerdos diplomáticos sobre quién era el responsable simplemente no podían resolverse.

Entonces, la responsabilidad de proteger puede ser difícil de aplicar, pero hay un caso en particular en el que Estados Unidos claramente violó las reglas. Lo aprenderá todo en el próximo capítulo.

La invasión ilegal de Irak sacudió dramáticamente la opinión mundial de los Estados Unidos.

Estados Unidos se desplomó en popularidad en 2003 cuando decidió invadir Irak. En ese momento, personas de todo el mundo respondieron con indignación y se manifestaron en contra de lo que veían como una violación del derecho humanitario.

Pero a pesar de la desaprobación del público, no fue hasta que las cosas se calmaron que la naturaleza inapropiada de la invasión fue realmente evidente. Una vez que el polvo se asentó , quedó claro que la invasión estadounidense fue ilegítima, a pesar de la doctrina de la responsabilidad de proteger.

Aquí está la historia.

Durante la Guerra del Golfo en 1991, el presidente George H.W. El gobierno de Bush envió tropas a Irak. Esta invasión inicial fue en respuesta al ataque de Iraq contra Kuwait, una nación soberana. Debido a esto, el despliegue podría estar técnicamente justificado.

Sin embargo, cuando las tropas estadounidenses desembarcaron nuevamente en suelo iraquí en 2003, basándose en la idea de que Irak estaba acumulando un arsenal de armas nucleares, no solo no había evidencia definitiva, sino que esta supuesta acumulación de armamentos tampoco era suplente de un verdadero ataque armado contra otra nación.

Entonces, si bien un ataque podría haberse justificado bajo la responsabilidad de proteger si Saddam Hussein no hubiera podido proteger a los ciudadanos iraquíes del genocidio, nada de eso ocurrió. La dictadura de Iraq definitivamente estaba actuando en violación de los derechos humanos internos, pero no estaban cerca de cometer algo como limpieza étnica o genocidio. Como resultado, la invasión estadounidense fue ilegítima.

O, para decirlo de otra manera, la invasión de Irak fue preventiva, más que preventiva.

¿Cuál es la diferencia?

Bueno, una invasión preventiva a veces puede justificarse. Sin embargo, para que este sea el caso en Irak, el país debería haber estado a punto de atacar a los Estados Unidos, lo que claramente no fue así.

See Also

El ataque preventivo que ocurrió fue estimulado por el conocimiento de los Estados Unidos de una amenaza potencial, una amenaza hipotética que los Estados Unidos decidieron tontamente extinguir. Después de todo, en un orden mundial con numerosas potencias emergentes, la guerra preventiva puede provocar fácilmente el caos.

La acción debe seguir a las amenazas, y la actividad militar nunca debe abandonarse casualmente.

Cualquiera que lea las noticias sabe que la guerra en Siria ha sido devastadora. El conflicto ha sido tan horrible que incluso ha planteado preguntas fundamentales sobre cómo la comunidad internacional debe responder a tales eventos.

Un tema principal de discusión en este debate más amplio es la diferencia entre palabras y acciones. Después de todo, la ONU tiene la tarea de mantener la responsabilidad de proteger, lo que significa no solo hablar en contra de las atrocidades, sino también actuar para detenerlas.

La Guerra de Siria es un excelente ejemplo de cómo no hacerlo puede conducir rápidamente al desastre. Simplemente tome la reacción de Obama cuando la rebelión comenzó a crecer. Simplemente pidió al presidente Bashar al-Assad que renunciara. El conflicto se intensificó y, en 2012, comenzaron a correr rumores de que el gobierno sirio estaba usando armas químicas contra los rebeldes.

Obama emitió una declaración pública de que el uso de tales armas obligaría a Estados Unidos a reconsiderar su participación militar en Siria. Sin embargo, cuando Assad usó gas en 2013 para matar a 1,500 personas fuera de Damasco, el gobierno de EE. UU. No intervino.

Mientras Estados Unidos convenció a Siria de destruir sus armas químicas para evitar la invasión, Obama debería haber cumplido su promesa de represalias si se usaran tales armas.

Por lo tanto, es importante hacer un seguimiento de las amenazas que se hacen, pero también es clave que, una vez que se toman medidas militares, no se caiga a la ligera. Cuando el presidente George W. Bush, hijo de George H.W. Bush: invadió Iraq en 2003, la situación en el país se vino abajo en el transcurso de los años siguientes. Entonces, en 2007, Bush aumentó la presencia de tropas estadounidenses, ofreciendo apoyo militar a ciertas tribus sunitas.

Este curso de acción resultó exitoso, pero cuando el presidente Obama retiró a las tropas más rápido de lo acordado originalmente, el área pronto se desestabilizó. No mucho después, el extremismo islámico militante regresó, esta vez como Estado Islámico o ISIS. Simplemente muestra lo peligroso que puede ser abandonar prematuramente una responsabilidad militar una vez que se ha emprendido.

El nuevo orden mundial depende de la cooperación entre las tres potencias principales.

En estos días, es fácil preocuparse por conflictos inminentes, como Rusia expandiéndose a Ucrania o China reclamando territorio en los mares del sur. Sin embargo, si bien estos países ciertamente están ampliando su influencia, no hay nada que sugiera que tengan la intención de expandir su territorio mucho más allá de sus fronteras.

Dado que Occidente puede contar con este hecho, debe hacer todo lo posible para trabajar con estas naciones para nuestro beneficio mutuo. De hecho, forjar lazos diplomáticos más fuertes entre China, Rusia y Estados Unidos haría maravillas para estabilizar el orden mundial.

Tome la Guerra Fría como un ejemplo. Durante este período, la cooperación usualmente vino con condiciones. Estados Unidos estaría de acuerdo en trabajar económicamente con otra nación, solo si aceptara cooperar en un nivel diferente, digamos, militarmente. Al hacerlo, cada país se esforzó por obtener el máximo beneficio para sí mismo.

Pero hoy, una nueva cooperación con China y Rusia podría venir con muchas menos condiciones. Los países podrían acordar cooperar siempre que sea posible, evitando desacuerdos que no se puedan resolver. En este nuevo clima, es esencial que Estados Unidos se contenga cuando se le presenten oportunidades para intervenir en asuntos internos que afectan a las otras dos naciones.

Más específicamente, debe garantizarse la cooperación económica entre las tres naciones. A China y Rusia se les debe permitir expandir su red de acuerdos bilaterales, una herramienta crítica para mantener economías fuertes.

Estados Unidos no debe intentar socavar las economías de las otras dos naciones. Esto se debe a que la mejor oportunidad para la estabilidad y la paz mundial es un escenario en el que todas las grandes potencias sean prósperas y estén contentas.

Al apegarse a esta estrategia, Occidente podrá responder al nuevo orden mundial, dominado por la política intervencionista y las tres nuevas potencias principales.

Resumen final

El mensaje clave en este libro:

La Segunda Guerra Mundial marcó un cambio importante en el orden mundial y comenzó la era de la Guerra Fría. Este período fue en gran parte pacífico debido a una variedad de factores, pero la escena global está cambiando nuevamente. Se requieren nuevas tácticas para mantener la paz en este terreno volátil, y Occidente debe adaptarse.

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

Sugerido lectura: Por qué fracasan las naciones y Daron Acemog James A. Robinson

Por qué fracasan las naciones gira en torno a la pregunta de por qué incluso hoy algunas naciones están atrapadas en un ciclo de pobreza mientras otras prosperan, o al menos mientras otras aparecen estar en camino a la prosperidad. El libro se centra principalmente en las instituciones políticas y económicas, ya que los autores creen que estas son claves para la prosperidad a largo plazo.


Un mundo en desorden por Richard Haass

Scroll To Top