Teoría U

resumenes-de-libros

Aprende cómo puedes resolver problemas aprovechando tu propia fuente profunda y única de creatividad.

 

La sociedad se enfrenta actualmente a enormes desafíos, como la superpoblación y los conflictos políticos. Para enfrentarlos, los líderes no solo deben mirar al pasado, sino aprender del futuro a medida que emerge.

 

Para aprender del futuro a medida que emerge, los líderes deben guiarse a sí mismos y a sus organizaciones a través de un proceso en U, primero descendiendo a la fuente de su creatividad más profunda y luego regresando para convertir sus ideas y percepciones en realidad.

 

En Teoría U , descubrirás cómo puedes conectarte con tu futuro yo y aprender de él en lugar de los errores del pasado.

 

También encontrarás formas de aprovechar tu punto ciego, la fuente más profunda de tu creatividad.

 

Finalmente, también aprenderá cómo el proceso U podría hacer, por ejemplo, que los servicios de atención médica sean más cálidos y humanos, al tiempo que aumenta la eficiencia y la satisfacción de todas las partes involucradas.

 

La sociedad está experimentando tres cambios revolucionarios que le presentan grandes desafíos.

 

Hay varias tendencias en el mundo hoy que parecen estar conduciendo a un desastre inminente. Por ejemplo, aunque la economía está prosperando, el número de personas pobres en el mundo está aumentando. Del mismo modo, aunque estamos invirtiendo mucho en la agricultura, solo estamos utilizando métodos de producción en masa insostenibles para producir nuestros alimentos.

 

Estas tendencias surgen de tres cambios importantes que ocurren en la sociedad.

 

Primero, está el cambio tecnológico y económico de una economía globalizada. Desde el colapso de las economías socialistas, todo el planeta, por primera vez, se ha adherido a políticas económicas similares, como la reducción de los gobiernos y la privatización de las industrias estatales.

 

Este cambio nos presenta el desafío de cómo hacer que la economía sea más equitativa para todos, incluidas las generaciones futuras.

 

Segundo, está el cambio en las relaciones internacionales a medida que emergen poderosas instituciones globales como las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

 

Esto nos desafía, ya que necesitamos encontrar una manera de profundizar la democracia y evolucionar nuestras instituciones políticas para que todos puedan participar directamente en los procesos de toma de decisiones sin que las instituciones supranacionales los anulen.

 

Finalmente, hay un cambio cultural y espiritual en la forma en que vemos e interactuamos con el mundo. Las organizaciones no gubernamentales y los grupos civiles han surgido como actores globales, habiendo logrado transformaciones sociales no violentas como el movimiento de derechos civiles de la década de 1960 y los movimientos de paz y derechos humanos de la década de 1980. Además, las personas están cada vez más interesadas en temas espirituales como el dominio personal y el flujo. Un estudio encontró que incluir un componente espiritual en la capacitación de los empleados aumenta significativamente su productividad.

 

Esto nos presenta el desafío de cómo podemos comenzar a ver a cada humano como un viaje, un viaje para convertirse en su verdadero y auténtico yo.

 

Debido a estos cambios importantes, muchos líderes y tomadores de decisiones clave ahora se sienten perdidos e impotentes.

 

Para ser líderes efectivos, debemos acceder a nuestro “punto ciego”, la fuente de nuestra creatividad.

 

Los desafíos de hoy ejercen una enorme presión sobre los líderes. Para comprender cómo podrían superarlos, echemos un vistazo a tres perspectivas sobre creatividad y liderazgo. Considere el trabajo de un artista:

 

  • Ahí está la cosa que resulta de su proceso creativo: este es el qué.
  •  

  • Existe el proceso de pintura que sucede mientras se crea la obra, este es el cómo.
  •  

  • Finalmente, está el momento en que se para frente a un lienzo en blanco . Aquí, miras el trabajo antes de que comience la creación y te enfocas en la fuente de su inspiración.
  •  

Se puede ver una división análoga en el liderazgo:

 

  • Puede enfocarse en cuáles son los resultados de las acciones de los líderes.
  •  

  • Puede observar cómo lideran los líderes , observando los procesos y estrategias que utilizan.
  •  

  • O, finalmente, puedes preguntar cuál es la fuente de sus decisiones de liderazgo y creatividad. Esta fuente generalmente se pasa por alto y, por lo tanto, se conoce como el punto ciego .
  •  

Para ser un líder efectivo, debes poder acceder a tu punto ciego, porque te permitirá aprender del futuro a medida que emerge .

 

Para comprender lo que esto significa, primero debe comprender que todos tienen dos seres: uno conectado al pasado y el otro conectado a las aspiraciones futuras.

 

El autor experimentó esta división cuando, cuando era un niño, llegó a casa de la escuela un día y descubrió que la granja de sus padres se había incendiado. Su hogar y las cosas a las que estaba apegado le habían sido quitadas de repente. En efecto, su yo pasado se había desvanecido. Pero luego se dio cuenta de otro yo, uno que podía dar vida a través de sus propias acciones: su yo futuro.

 

Puedes aprender de estos dos seres: aprender del pasado es lo que enseñan las escuelas, por ejemplo: tomas decisiones que evitan los errores del pasado. Pero también puede aprender del futuro a medida que emerge, lo que significa que toma decisiones basadas en lo que aspira a ser en el futuro.

 

El camino hacia la creatividad profunda tiene forma de U: sumérgete en el punto ciego y vuelve a tener nuevas ideas.

 

Imagina, por un momento, que tu conciencia es un lago. En la rutina de la vida diaria, generalmente te quedas en la superficie de ese lago sin caer en una introspección o reflexión más profunda. Pero el punto ciego, su fuente de creatividad profunda, está en el fondo de ese lago. Y para encontrar las ideas verdaderamente innovadoras que se necesitan hoy, los líderes deben poder aprovechar el punto ciego.

 

Entonces, ¿cómo puedes sumergirte en el fondo del lago?

 

Primero, necesitas abrir tu mente y corazón a nuevas ideas. En la vida cotidiana, la mayoría de nosotros desarrollamos formas de pensar fijas y predecibles, como rutinas mentales. Estos patrones muestran que siempre tendemos a reproducir comportamientos pasados.

 

Pero para llegar al punto ciego, es importante no dejar que el pasado coloree sus percepciones de los demás y abstenerse de emitir juicios. Si va más allá y se imagina completamente en los zapatos de otra persona, obtendrá una comprensión más completa de sus experiencias y, por lo tanto, podrá experimentar el mundo de manera más rica. Esto es esencialmente una inmersión profunda hacia su punto ciego.

 

Una vez allí, encontrarás que tus dos seres, el pasado conectado a tus experiencias y el futuro conectado a tus esperanzas y sueños, pueden conversar. Este fenómeno se conoce como “presencia” y da como resultado ideas realmente nuevas e innovadoras.

 

Finalmente, debes nadar de regreso y dar vida a las innovaciones que encontraste en el fondo. Primero, cristalice sus visiones y defina claramente qué es exactamente lo que quiere lograr.

 

Luego, comienza a realizar tus ideas en pequeños pasos. No comience con un gran compromiso o un gran discurso público. En cambio, pruebe sus ideas de forma incremental.

 

Y así, la forma de aprovechar su punto ciego para obtener las ideas más creativas e innovadoras es en forma de U: baja, “presencia” y vuelve a subir para convertir sus ideas en realidad.

 

Sigue leyendo para descubrir cómo puedes usar el proceso U en la práctica.

 

El primer paso para bajar por la U es escuchar a los demás y buscar opiniones bien informadas.

 

Para comenzar su viaje por la U, el primer paso es reunir información con una mente abierta.

 

Escucha a las personas que te rodean sin juzgar. Recuerde que todas las grandes ideas necesitan un desencadenante.

 

Por ejemplo, un autor se acercó al autor una vez para impartir una clase sobre responsabilidad social corporativa. Al principio, se negó debido a un horario completo, pero después de considerarlo, se dio cuenta de que la clase era exactamente lo que quería hacer y cambió sus planes para acomodar la clase. Si no hubiera estado abierto a la idea del alumno, habría perdido esta gran oportunidad.

 

Para asegurarte de no perderte ninguna gran idea, debes practicar ponerte en el lugar de otras personas. Tómate cuatro minutos cada noche para revisar tu día, pero imagina que te estás mirando desde la perspectiva de otra persona. Presta atención a cómo interactuaste con los demás y lo que la gente quería de ti o sugería que hicieras. No juzgues lo que ves, solo observa.

 

Pero para descender por la U, no es suficiente escuchar pasivamente: también necesitas acercarte activamente a las personas y hablarles. Esta es una valiosa recopilación de información.

 

Cualquiera que sea el problema o tema que requiera que aproveches tu punto ciego, encuentres y hables con las personas que tienen mucho conocimiento y experiencia en ese campo. Pero recuerde hablar también con las personas menos visibles que a menudo se ignoran, pueden ser cruciales.

 

Por ejemplo, si desea encontrar ideas para reformar el sistema educativo, debe hablar con personas conocedoras e importantes como los directores, pero también con los estudiantes, que normalmente no pueden opinar.

 

Aquí también, es importante estar abierto a sugerencias y escuchar lo que la gente realmente te dice, sin juzgarlos.

 

Este tipo de escucha te ayudará a comprender los problemas que enfrentan las personas y a ver posibles soluciones para ellos. Lo que te ayuda a sumergirte más profundo en la U.

 

En la parte inferior de la U, debes escuchar tu punto ciego y descubrir qué es realmente importante para ti.

 

Si bien los consejos que obtienes de otros son muy valiosos, escuchar tu punto ciego es aún más importante.

 

La vida es un viaje en el que debes seguir la sensación que tienes desde tu punto ciego, esa fuente profunda de creatividad única para ti y la vida que has vivido. Confíe en ese sentimiento más que en el consejo que recibe de los demás.

 

Para ayudarte a escuchar tu punto ciego, adopta una práctica de silencio intencional. Muchos grandes pensadores y líderes hacen esto en su vida diaria.

 

Por ejemplo, podrías adoptar una práctica matutina en la que te levantas temprano y pasas un tiempo en un espacio tranquilo. Puedes meditar, rezar o simplemente practicar el silencio interno, pero también tratar de pensar en lo que te trajo a tu lugar actual en la vida. Luego, comprométase con lo que desea lograr en este día en particular. En este silencio, le resultará más fácil escuchar su punto ciego y lo que le dice.

 

El punto ciego lo ayudará a comprender lo que es realmente importante para usted y evaluar si vale la pena el costo de perseguirlo. Pregúntese: ¿Cuáles son las situaciones en su vida en las que se siente más conectado con su fuente de energía e inspiración?

 

Ahora piense en esas situaciones y actividades como semillas. ¿Cómo sería un futuro donde esas pequeñas semillas se hayan convertido en un bosque inspirador? ¿Qué nutriría esas semillas en una demanda forestal y qué necesitarías renunciar a ella? ¿Y qué pasaría si, a pesar de todo su trabajo, no lograra lograr el bosque? ¿Pensarías que valió la pena el riesgo?

 

Al hacer estas preguntas y escuchar su punto ciego para obtener las respuestas, descubrirá qué proyectos y objetivos son realmente importantes para usted y vale la pena perseguir.

 

Vuelve a subir la U: haz que tu visión sea cristalina y dale vida probándola.

 

Una vez que haya encontrado ideas creativas para sus proyectos en su punto ciego, debe volver a nadar y convertir sus ideas en realidad.

 

El primer paso es cristalizar sus ideas y su visión, lo que significa que debe definirlas de manera clara y sin ambigüedades para la fase de implementación. Para cristalizar su visión para el futuro, puede usar este ejercicio:

 

Primero, concéntrate en el lugar de la vida en el que deseas estar en el futuro.

 

Segundo, piensa en dónde estás en este mismo momento.

 

Finalmente, en el presente, encuentra las semillas para el futuro que deseas lograr y desarrolla esas semillas. Por ejemplo, ¿quizás el futuro que imagina le exige desarrollar algunas capacidades o adquirir algunos recursos?

 

Luego, para que la pelota ruede, debes establecer prioridades y administrar tu tiempo. Debería comenzar cada mañana preguntándose: “¿Cuáles son las una o dos tareas más importantes para hoy?” Esto le permite priorizar esas cosas e ignorar distracciones sin importancia, lo que resulta en avances importantes cada día.

 

Tan pronto como sea posible, debes probar tu idea. Haga un prototipo y preséntelo a otros antes de que su idea esté completamente desarrollada. Esto le permite recopilar comentarios de otros y refinar sus suposiciones sobre qué dirección debe tomar el proyecto. Sin embargo, recuerde: los prototipos no están destinados a ser éxitos, solo están destinados a enseñarle cosas, así que acepte todo tipo de comentarios.

 

Si tiene múltiples ideas para proyectos a seguir, debe decidir cuál prototipará primero. Para hacer esta elección, debe hacerse tres preguntas:

 

  • ¿Importa a las personas involucradas?
  •  

  • ¿Es una idea nueva?
  •  

  • ¿Se puede hacer rápidamente y a pequeña escala?
  •  

Si la respuesta a las tres es “sí”, entonces ese proyecto es un fuerte candidato para ser prototipo. Es probable que tales proyectos atraigan a muchos partidarios, lo que hará que sea más probable que tenga éxito.

 

A continuación, descubrirá cómo se puede utilizar exactamente el proceso U para dirigir un grupo para resolver un problema del mundo real.

 

Estudio de caso: médicos y pacientes utilizaron el proceso U para mejorar la atención de emergencia en Alemania.

 

En una zona rural cerca de Frankfurt, los servicios de atención de emergencia habían estado en mal estado. Tanto los médicos como los pacientes se sintieron descontentos con lo frío y mecánico que era el enfoque de la atención, donde los pacientes eran tratados como simples máquinas biológicas que estaban rotas y necesitaban ser reparadas.

 

Para ayudar a reformar este sistema, el autor moderó una reunión entre médicos y pacientes, estructurada en torno al proceso U.

 

Primero, dirigió al grupo por la U pidiéndoles que realmente se hablaran y escucharan lo que todos tenían que decir. Logró atraer a las personas a historias en primera persona contadas por otros para que entendieran mejor el panorama general. Rápidamente todos los grupos se dieron cuenta de que en realidad compartían el mismo problema.

 

Una vez en la parte inferior de la U, el grupo comenzó a idear ideas juntos. Se alejaron de la conversación cortés y entraron en un diálogo genuino y una resolución colaborativa de problemas. Este diálogo intenso les permitió acceder a su punto ciego, y se dieron cuenta de que todos compartían una visión similar de la solución a sus problemas: los médicos actúan más como entrenadores de estilo de vida que las máquinas dispensadoras de atención médica.

 

Finalmente, el autor llevó al grupo a respaldar la U para hacer un plan de implementación concreto y ponerlo en acción. Con base en las ideas que habían generado, el grupo realizó un prototipo y luego institucionalizó un proceso de atención de emergencia nuevo, más barato y más efectivo. Hoy, las llamadas de emergencia se transfieren a un centro de atención telefónica central en lugar de médicos individuales, lo que aumenta la eficiencia y reduce la carga de trabajo de algunos médicos. En lugar de tratar cada llamada de emergencia como una emergencia, los médicos ahora también pueden brindar asesoramiento, comodidad o una visita al hogar según sea necesario. Esto ha resultado en pacientes más satisfechos y médicos más satisfechos, ya que el proceso tiene un toque humano.

 

Esto ilustra cómo los líderes efectivos pueden usar el proceso U a nivel organizacional para encontrar soluciones nuevas e innovadoras a los problemas y luego implementarlos rápidamente.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Para contrarrestar los desafíos del mañana, los futuros líderes no pueden simplemente aprender del pasado. Deben aprender del futuro a medida que emerge, y esto significa que deben aprovechar su punto ciego: la fuente de toda su creatividad, donde se encuentran sus seres pasados ​​y futuros. Para llegar a su punto ciego, los líderes pueden usar el proceso U, que los conduce hacia abajo para descubrir grandes ideas, y luego los recupera para que puedan implementarse.

 

Consejo práctico:

 

Comienza tus días con silencio.

 

Tómate un tiempo por las mañanas para conectarte con tu fuente profunda de creatividad, por ejemplo, meditando en silencio. Durante este tiempo, no permita que ningún estímulo externo como la radio, la televisión o Internet lo molesten, ya que esto mata el silencio interno que desea cultivar.

 

Prioriza tu día para avanzar en proyectos importantes.

 

Lo primero que debe hacer cada mañana debe ser preguntarse cuáles son las una o dos cosas más importantes que desea hacer durante el transcurso del día. Luego, prioriza despiadadamente esas tareas. Por ejemplo, ignore los mensajes entrantes hasta que se realicen esas tareas. Esta estrategia significa que todos los días, al menos, puede estar seguro de que realizó las tareas que más le importaban y, por lo tanto, avanzó en su trabajo.