dark

Tendencia kantiana a la equidad: El mundo no es justo

La Tendencia kantiana a la equidad se refiere a la búsqueda de la equidad perfecta, que causa muchos problemas terribles. 

Deja de esperar que el mundo sea justo y ajusta tu comportamiento en consecuencia.

Para conocer este modelo mental recurrimos a Charlie Munger, que lo mencionó en dos ocasiones.

Primero en esta charla de la UCCB titulada Economía académica: puntos fuertes y débiles, tras considerar las necesidades interdisciplinarias, donde dijo

No siempre se reconoce que, para funcionar mejor, la moral debe parecer a veces injusta, como la mayoría de los resultados del mundo. El ansia de justicia perfecta causa muchos problemas terribles en el funcionamiento del sistema. Algunos sistemas deben hacerse deliberadamente injustos para los individuos porque serán más justos en promedio para todos nosotros. A menudo cito el ejemplo de que se acaba tu carrera, en la Marina, si tu barco encalla, aunque no haya sido culpa tuya. Yo digo que la falta de justicia para el único tipo que no tuvo la culpa se compensa con creces con una mayor justicia para todos cuando todos los capitanes de un barco siempre sudan sangre para asegurarse de que el barco no encalle. Tolerar un poco de injusticia para algunos para conseguir una mayor justicia para todos es un modelo que os recomiendo a todos. Pero, de nuevo, yo no lo pondría en el trabajo universitario que se os asigne si queréis que os califiquen bien, sobre todo en una facultad de derecho moderna en la que suele haber un exceso de amor por el proceso de búsqueda de la equidad.

La segunda vez fue en su ensayo titulado La psicología del juicio humano:

Kant era famoso por su “imperativo categórico”, una especie de “regla de oro” que obligaba a los humanos a seguir aquellas pautas de comportamiento que, si eran seguidas por todos los demás, harían que el sistema humano circundante funcionara mejor para todos. Y no es excesivo decir que el hombre moderno aculturado muestra, y espera de los demás, mucha equidad, tal como la definió Kant.

En una pequeña comunidad que tiene un puente o túnel de sentido único para los automóviles, lo normal en Estados Unidos es ver mucha cortesía recíproca, a pesar de la ausencia de señales o carteles. Y muchos conductores de autopistas, entre los que me incluyo, suelen dejar que otros conductores se pongan delante de ellos, en los cambios de carril o similares, porque esa es la cortesía que desean cuando se invierten los papeles. Además, en la cultura humana moderna, los desconocidos se ponen en fila con mucha cortesía para que todos sean atendidos por el “primero que llega”.

Además, los desconocidos suelen compartir voluntariamente a partes iguales la buena y la mala fortuna inesperada y no merecida. Y, como consecuencia inversa de esta conducta de “reparto equitativo”, se produce mucha hostilidad reactiva cuando se espera un reparto equitativo pero no se proporciona. Es interesante que la esclavitud en el mundo haya sido bastante abolida durante los últimos tres siglos, después de haber sido tolerada durante muchos siglos anteriores en los que coexistió con las principales religiones del mundo. Mi opinión es que la tendencia kantiana a la equidad contribuyó en gran medida a este resultado.

* * *

El profesor Sanjay Bakshi establece una conexión entre la Tendencia Kantiana a la Equidad y la “ley del bien superior” en referencia al famoso libro de Maquiavelo The Prince. Bakshi dijo esto a sus alumnos:

“El Príncipe” de Maquiavelo es un gran libro y debería ser de lectura obligatoria para todos los estudiantes de MBA.

Para mucha gente, El Príncipe es un libro malvado. Pero Joseph L. Badaracco, que imparte un curso muy popular titulado “El líder moral” en la Escuela de Negocios de Harvard, utiliza este libro para enseñar ética. Y enseña ética diciendo a los alumnos que sigan los consejos de Maquiavelo en El Príncipe.

En una entrevista, Badaracco ha dicho que en las discusiones en clase sobre El Príncipe en la HBS suelen surgir cuatro versiones diferentes:

Versión 1: “Este libro es un desastre. Fue escrito por un tipo que esperaba llegar al centro de las cosas, estuvo allí brevemente, ofendió a algunos Medicis equivocados, fue exiliado, fue torturado y quiso volver a entrar”. Es “el sueño de un erudito, porque puedes encontrar en él lo que quieras y jugar a juegos intelectuales. Pero déjalo a un lado”.

Versión 2 : “Espera un momento. Ahí hay algo de sentido común. Maquiavelo está diciendo básicamente que si quieres hacer una tortilla tienes que romper algunos huevos… Para hacer algunas cosas correctas, puede que tengas que no hacer otras cosas correctas”.

Versión 3 : Otros estudiantes creen que el libro sigue existiendo porque es muy malvado. ¿Por qué es malvado? “Si miras detenidamente El Príncipe -dijo-, es bastante interesante lo que no aparece en el libro. Nada sobre la religión. Nada sobre la Iglesia. Nada sobre Dios. No hay nada sobre la espiritualidad. Casi nada sobre la ley. Casi nada sobre las tradiciones. Estás ahí fuera, por tu cuenta, haciendo lo que te funciona en términos de ambición desnuda”.

Versión 4 : “Un cuarto Príncipe que otros estudiantes descubren es el más interesante, en opinión de Badaracco. Los estudiantes descubren que el libro revela un tipo de visión del mundo, dice, y no es una visión del mundo malvada. Esta versión dice: “Si vas a progresar en el mundo tienes que tener un sentido claro, un sentido realista, un sentido no sentimental, de cómo funcionan realmente las cosas: los motivos mixtos que obligan a algunas personas y los motivos elevados que obligan a otras. Y los bajos motivos que desgraciadamente cautivan a otras personas”. Los estudiantes que reivindican el cuarto Príncipe, dijo Badaracco, creen que si van a marcar la diferencia, tiene que ser en este mundo, “y no en un mundo ideal en el que realmente te gustaría vivir”.

Uno de mis modelos mentales favoritos proviene de El Príncipe. Llamo a este modelo, la “ley del bien superior“. Antes de leer El Príncipe, leí un libro excelente llamado “La Guía Contraria al Liderazgo” de Steven Sample. En este libro, que fue recomendado por el Sr. Munger, las reflexiones de Sample sobre la ley del bien superior de El Príncipe resonaron muy bien con lo que el Sr. Munger ha estado defendiendo durante años.

Reproduzco aquí un fragmento del libro de Sample que trata de la ley del bien superior:

“Permítanme aclarar el malentendido más fundamental. Maquiavelo no era un hombre inmoral, ni siquiera amoral; como ya se ha dicho, tenía un sólido conjunto de principios morales. Pero se guiaba por la noción de un bien superior: un estado ordenado en el que los ciudadanos pudieran moverse a su antojo, llevar a cabo sus negocios, salvaguardar a sus familias y posesiones, y estar libres de la intervención o dominación extranjera. Todo lo que pueda perjudicar a este bien superior, argumentaba Maquiavelo, debe ser combatido enérgica y despiadadamente. No hacerlo, ya sea por debilidad o por bondad, era condenado por Maquiavelo como algo contrario a los intereses del Estado, del mismo modo que sería contrario a los intereses de un paciente que su cirujano se negara a realizar una operación necesaria por temor a que al hacerlo le infligiera dolor.”

La ley del bien superior es un modelo terriblemente útil para los dirigentes, porque les obliga a pensar en las cosas desde una perspectiva totalmente diferente.

He aquí una situación hipotética sobre la que reflexionar:

Estás a cargo de la dirección de una tienda y una de tus cajeras, una mujer mayor, es sorprendida cometiendo un pequeño desfalco. Temiendo que la despidan, se acerca a ti para pedirte perdón. Te dice que es la primera vez que malversa dinero de la empresa y te promete que no volverá a hacerlo. Te cuenta su triste situación, concretamente que su marido está muy enfermo y que iba a utilizar el dinero para comprarle medicinas. Se emociona mucho y tu corazón se derrite. ¿Qué haces?

El Sr. Munger describió algo similar a la situación anterior en una charla que dio. Utilizó dos modelos para elaborar su respuesta. El primer modelo era la probabilidad. El Sr. Munger te pide que reduzcas el problema a las matemáticas de Fermat/Pascal planteando la pregunta ¿Qué probabilidad hay de que sea cierta la afirmación de la anciana: “Nunca lo he hecho antes, nunca lo volveré a hacer”?

Observa que esta pregunta no tiene nada que ver con las circunstancias de este caso concreto de malversación. Más bien, Munger se basa en sus conocimientos de la teoría de la probabilidad. Pregunta: “Si encuentras 10 desfalcos en un año, ¿cuántos de ellos es probable que sean primeros delitos?”

Las acciones posibles son (1) Ella miente y la despides (buen resultado, porque se soluciona el problema y se envían las señales correctas); (2) Ella dice la verdad y la despides (mal resultado para ella, pero buen resultado para la integridad del sistema); (3) Ella miente y la indultas (mal resultado para la integridad del sistema); y (4) Ella dice la verdad y la indultas (mal resultado para la integridad del sistema, porque se enviará la señal equivocada de que está bien malversar una vez).

Sopesando las probabilidades, y tras considerar los efectos de señalización de tus acciones sobre los incentivos de otras personas y su efecto sobre la integridad del sistema, está claro que la mujer debe ser despedida.

Visto así, no se trata de un problema legal ni de un problema ético. Es un problema aritmético con una solución sencilla. Este reduccionismo extremo de los problemas prácticos a una disciplina fundamental (en este caso las matemáticas), es, por supuesto, el sello de la forma de pensar y vivir de Munger.

Así que, desde la perspectiva de un líder, es más importante disponer de los sistemas adecuados con los incentivos adecuados, en lugar de tratar de ser justo con una persona -incluso si esa persona es el líder o alguien cercano al líder.

La lógica es que los líderes deben considerar estas situaciones desde el punto de vista de su civilización y no desde el punto de vista de un individuo. Si creamos sistemas que fomenten los desfalcos, o toleramos tales sistemas, arruinaremos nuestra civilización. Si no castigamos a la mujer, se extenderá la idea de que está bien hacer pequeños desfalcos de vez en cuando, debido a los efectos de los incentivos y a la prueba social (todo el mundo lo hace, así que está bien). Y no podemos dejar que esa idea se extienda porque eso arruinará nuestra civilización. Es así de sencillo.

La equidad kantiana forma parte del entramado de Farnam Street de Modelos mentales.

Total
0
Shares
Related Posts

Cómo evitar ser víctima de la falacia narrativa

La falacia narrativa nos lleva a ver los acontecimientos como historias, con cadenas lógicas de causa y efecto. Las historias nos ayudan a dar sentido al mundo. Sin embargo, si no somos conscientes de la falacia narrativa, puede llevarnos a creer que entendemos el mundo más de lo que realmente lo hacemos.
Read More
woman in gray sweater sitting on white chair

Los primeros principios: Los bloques de construcción del verdadero conocimiento

El pensamiento de primeros principios es una de las mejores formas de aplicar ingeniería inversa a los problemas complicados y dar rienda suelta a las posibilidades creativas. A veces se denomina "razonamiento a partir de los primeros principios", y consiste en descomponer los problemas complicados en elementos básicos y volver a montarlos desde cero. Es una de las mejores maneras de aprender a pensar por ti mismo, liberar tu potencial creativo y pasar de los resultados lineales a los no lineales.
Read More
Comprender la velocidad y la rapidez: Decir "NO" a lo no esencial

Comprender la velocidad y la rapidez: Decir “NO” a lo No-Esencial

Es tentador pensar que, para ser un valioso jugador de equipo, debes decir "sí" a todas las peticiones y tareas que te pidan. Las personas que dicen que sí a todo tienen mucha velocidad. Siempre están haciendo cosas pero nunca consiguen hacer nada. ¿Por qué? Porque no piensan en términos de velocidad. Entender la diferencia entre rapidez y velocidad cambiará tu forma de trabajar. Pensar en múltiples dimensiones es una de las habilidades de pensamiento cruciales que nadie te ha enseñado.
Read More