Sobre vivir para ti mismo

Si, sigo sin cambiar mi opinión: evita a los muchos y a los pocos; evita incluso a una sola persona.

No conozco a alguien con quien estaría dispuesto a que te compartieras. Y observa que buena opinion tengo de ti; pues me atrevo a confiarte a ti, contigo mismo.

Decían que un día, Crates el discípulo de Estilpón (y el mismo que mencione en mis cartas anteriores) noto a un hombre caminando por si mismo. Cuando

Crates le preguntó: “Qué haces caminando sólo?”
El hombre respondió “No estoy sólo, camino conmigo mismo.”
a lo que Crates dijo: “Entonces ten cuidado, que vas en compañía de un mal hombre”
Cuando las personas están de luto, o temen algo, estamos acostumbrados a mantenerlos al tanto de ellas, buscando prevenir que hagan mal uso de su soledad, cometiendo alguna tontería.

A ninguna persona, sin pensamientos, se le debería dejar sola. Si llegara a suceder corremos el riesgo que planea algo negativo para sí misma o los demás. Comienza a atender sus deseos negativos; su mente comienza a mostrar los miedos o ideas que normalmente reprime. Agita sus pasiones y provocan la ira.

Por último, se pierde el único beneficio de la soledad: el hábito de confiar en nadie y temer ningún testigo; pues se traiciona a sí mismo.

Por atención en mis deseos para ti:

No conozco a ninguna otra persona con quien preferiría que te asociaras que contigo mismo.
Recuerdo la forma energética y plena con la que proclamaban ciertas frases, llenas de fuerza. Me felicité de inmediato y dije: “Estas palabras fueron dichas a la ligera, tienen un fundamento sólido. Este no es un hombre de las masas, se ocupa en verdad por su bienestar”.

Habla y vive de esta forma:

Cuida que nada baje tu moral. Puedes dejar de esperar a que los dioses respondan tus viejas oraciones; mejor ofrece unas nuevas.

Ora por una mente centrada y buena salud, primero del alma y después del cuerpo. Y claro que debes ofrecer esas oraciones frecuentemente. Llama con valentía y audacia a Dios; no estarás pidiendo algo que le pertenece a alguien más.

Como es costumbre, envió un pequeño regalo con esta carta. Es una verdad que he encontrado de Atenodoro:

“Sabrás que eres libre de todo deseo cuando tus pides nada a Dios”
¡ Que tontos son las personas estos días! Susurran los oraciones más básicas al cielo; si alguien las está escuchando, permanecen el silencio. Lo que no quieren que otras personas sepan, se lo dicen a Dios.

¿ No crees que este es un buen consejo ?

“Vive entre las personas como si Dios te viera; habla con Dios como si las personas te escucharan.”
Hasta luego

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Soluciones para la Pobreza en México.

Next Post

Qué son las Criptomonedas. Una Guía para Principiantes

Related Posts

13. Manierismo

Contenido La artificiosidad del arte: el manierismoPontormo: el centro de atenciónSimbolismos y capas de significado en las obras…
Read More

19. Impresionismo

Contenido M & M: Manet y MonetÉdouard Manet: romper las reglas para liberar al artistaClaude Monet: la importancia…
Read More