dark

Sesgo retrospectivo: por qué no eres tan inteligente como crees

El sesgo retrospectivo se produce cuando miramos hacia atrás en el tiempo y vemos que los acontecimientos son más predecibles de lo que eran en el momento en que se tomó una decisión.

Este sesgo, también conocido como el “efecto de saberlo todo”, suele implicar a esas molestas personas de “te lo dije” que nunca te dijeron nada en realidad.

Por ejemplo, piensa en ir en el coche con tu pareja y llegar a una T en la carretera. Tu pareja decide girar a la derecha y a los 6 km de la carretera, cuando os dais cuenta de que estáis perdidos, piensas: “Sabía que teníamos que haber cogido esa izquierda”.

El sesgo retrospectivo puede ofrecer una serie de ventajas a corto plazo. Por ejemplo, puede ser halagador creer que nuestro juicio es mejor de lo que realmente es. Y, por supuesto, el sesgo retrospectivo nos permite participar en uno de nuestros pasatiempos favoritos: criticar las decisiones de los demás por su falta de previsión.

“Los juicios sobre lo que es bueno y lo que es malo, lo que vale la pena y lo que es un desperdicio de talento, lo que es útil y lo que lo es menos, son juicios que rara vez pueden hacerse en el presente. Sólo pueden hacerse con seguridad en la posteridad”.

– Tulvings

Además de ayudar a reflexionar de forma más objetiva sobre las decisiones, el sesgo retrospectivo también tiene varias implicaciones prácticas. Por ejemplo, piensa en alguien a quien se le pide que revise un artículo pero conoce los resultados de la revisión anterior de otra persona. O un médico al que se le pide una segunda opinión tras conocer los resultados de la primera. Los resultados de estas acciones estarán probablemente sesgados en algún grado. Una vez que conocemos un resultado, resulta fácil encontrar alguna explicación plausible.

El sesgo retrospectivo nos ayuda a ser menos responsables de nuestras decisiones, a ser menos críticos con nosotros mismos y a confiar demasiado en nuestra capacidad para tomar decisiones.

Una de las cosas más interesantes que descubrí al investigar el sesgo retrospectivo fue el impacto en nuestro sistema jurídico y en las percepciones de los jurados.

* *

El profesor de Harvard Max Bazerman ofrece:

Los procesos que dan lugar al anclaje y al exceso de confianza también están en juego con el sesgo retrospectivo. Según esta explicación, el conocimiento del resultado de un acontecimiento funciona como un ancla mediante la cual los individuos interpretan sus juicios previos sobre la probabilidad del acontecimiento. Debido a la accesibilidad selectiva de la información confirmatoria durante la recuperación de la información, los ajustes de los anclajes son inadecuados. En consecuencia, el conocimiento retrospectivo sesga nuestras percepciones de lo que recordamos saber en la previsión. Además, en la medida en que varios datos sobre el acontecimiento varían en apoyo del resultado real, las pruebas que son coherentes con el resultado conocido pueden resultar cognitivamente más destacadas y, por tanto, más disponibles en la memoria. Esta tendencia llevará a un individuo a justificar una supuesta previsión en vista de “los datos aportados”. Por último, la relevancia de un dato concreto puede juzgarse posteriormente importante en la medida en que sea representativo del resultado final observado.

En Ilusiones cognitivas, Rudiger Pohl ofreció las siguientes explicaciones del sesgo retrospectivo:

Las explicaciones más destacadas son las cognitivas, que suponen que el sesgo retrospectivo se debe a la incapacidad de ignorar la solución. Entre los primeros enfoques se encuentran los tres siguientes: (1) Fischhoff (1975) asumió una asimilación inmediata e irreversible de la solución en la base de conocimientos propia. Como consecuencia, la estimación reconstruida estará sesgada hacia la solución. (2) Tversky y Kahneman (1974) propusieron una heurística cognitiva para el efecto de anclaje, denominada anclaje y ajuste insuficiente. El mismo mecanismo puede aplicarse aquí, si se supone que la solución sirve de “ancla” en el proceso de reconstrucción. La reconstrucción parte de este ancla y luego se ajusta en la dirección de la propia base de conocimientos. Sin embargo, este proceso de ajuste puede detenerse demasiado pronto, por ejemplo, en el punto en el que se alcanza el primer valor plausible, lo que termina en una reconstrucción sesgada. (3) Hell (1988) argumentó que la fuerza relativa de la traza de la estimación regional y de la solución podría predecir la cantidad de sesgo retrospectivo. Cuanto más fuerte sea la fuerza de la traza de la solución en relación con la de la estimación original, mayor será el sesgo retrospectivo.

Pohl también ofrece una explicación evolutiva del sesgo retrospectivo:

Por último, algunos autores sostienen que el sesgo retrospectivo no es necesariamente una consecuencia molesta de un sistema de proceso de información “defectuoso”, sino que puede representar más bien un subproducto inevitable de una función evolutiva evolucionada, a saber, el aprendizaje adaptativo. Según este punto de vista, el sesgo retrospectivo se considera la consecuencia de nuestra valiosísima capacidad de actualizar los conocimientos que poseemos previamente. Esto puede considerarse un proceso necesario para evitar la sobrecarga de la memoria y, por tanto, para mantener un funcionamiento cognitivo normal. Además, la actualización nos permite mantener nuestros conocimientos más coherentes y realizar mejores inferencias.

Ziva Junda, en cognición social, ofrece la siguiente explicación de por qué se produce el sesgo retrospectivo:

Los acontecimientos precedentes adquieren un nuevo significado e importancia al hacerlos coincidir con el resultado conocido. Ahora que sabemos que nuestros amigos han solicitado el divorcio, cualquier comportamiento ambiguo que hayamos visto se reinterpreta como indicativo de tensión, cualquier desacuerdo adquiere importancia y cualquier muestra de afecto parece irrelevante. Ahora parece obvio que su matrimonio estaba condenado desde el principio… Además, tras ajustar nuestras interpretaciones a la luz de los conocimientos actuales, es difícil imaginar cómo podrían haber sucedido las cosas de forma diferente.

Al hacer juicios de probabilidad, a menudo nos basamos en la heurística de la disponibilidad: Cuanto más difícil nos resulta imaginar un resultado, más improbable nos parece. Por lo tanto, la dificultad que experimentamos para imaginar cómo podrían haber salido las cosas de forma diferente nos hace estar más convencidos de que los resultados que se produjeron tenían que haber ocurrido.

El sesgo retrospectivo tiene grandes implicaciones en los juicios penales. En Selección del jurado Hale Starr y Mark McCormick ofrecen lo siguiente:

Los efectos del sesgo retrospectivo -que hacen que se les aplique un estándar más elevado- son más críticos tanto para los acusados penales como para los civiles. La defensa es más susceptible al sesgo retrospectivo, ya que sus acciones son generalmente las que se evalúan por su razonabilidad en la previsión. Cuando los jurados perciben que los resultados de determinadas acciones eran “razonablemente” más probables después de conocerse el resultado, se juzga a los acusados como capaces de saber más de lo que sabían en el momento de realizar la acción y, por tanto, como capaces de evitar el “mal” resultado.

En las encuestas posteriores al veredicto, los jurados demuestran, sin saberlo, algunos de los efectos del sesgo retrospectivo:

“No puedo entender por qué los directivos no intentaron obtener más información o utilizar la que tenían disponible. Deberían haber sabido que habría problemas de seguridad en la planta”.

“Los acusados deberían haber sabido que la gente quitaría el escudo de seguridad alrededor del neumático. Debería haber habido advertencias para que la gente no lo hiciera”

“Aunque fuera un niño, debería haber sabido que una vez que mostrara a los demás que habían estado bebiendo que tenía un arma, las cosas se irían de las manos. Debería haber sabido que las armas invitaban a la violencia”.

Los jurados influidos por el sesgo retrospectivo observan las pruebas presentadas y determinan que los acusados sabían o deberían haber sabido que sus acciones eran inseguras, imprudentes o que creaban una situación peligrosa. El sesgo retrospectivo suele dar lugar a la sentencia de que el suceso fue “un accidente o una tragedia a punto de ocurrir”.

* *

Protección contra el sesgo retrospectivo

En Principios de previsión, Jon Scott Armstrong, ofrece los siguientes consejos para protegerse:

La protección más segura contra (el sesgo retrospectivo) es disciplinarnos para hacer predicciones explícitas, mostrando lo que de hecho sabíamos (suena como un diario de decisiones). Ese registro también puede proporcionarnos cierta protección frente a aquellos individuos que acostumbran a secundarnos, produciendo afirmaciones exageradas de lo que deberíamos haber sabido (y quizás deberíamos haberles dicho). Si estos observadores se fijan en este registro, puede mostrarles que, en general, somos menos competentes como pronosticadores de lo que les gustaría, a la vez que nos protege contra las acusaciones de haber echado a perder una tarea concreta. Tener un registro explícito también puede protegernos contra el exceso de confianza en nuestra propia capacidad de previsión: Si tenemos la sensación de que “sabíamos desde el principio” lo que iba a ocurrir, es bastante natural pensar que tendremos un éxito similar en el futuro. Por desgracia, una percepción exagerada de un pasado sin sorpresas puede presagiar un futuro lleno de sorpresas.

Documentar las razones por las que hicimos una previsión nos permite saber no sólo lo bien que lo hizo, sino también en qué se equivocó. Por ejemplo, las experiencias posteriores pueden mostrar que utilizamos datos erróneos (o malinterpretados). En ese caso, podemos, en principio, volver a ejecutar el proceso de previsión con mejores datos y evaluar la precisión de nuestras previsiones revisadas (retrospectivamente). Quizás teníamos la teoría y los procedimientos correctos, pero los estábamos aplicando a una imagen errónea de las condiciones actuales… Por supuesto, los datos también están sujetos a un sesgo retrospectivo, por lo que también debemos registrarlos explícitamente. La esencia de dar sentido al conocimiento de los resultados es reinterpretar los procesos y las condiciones que produjeron el acontecimiento comunicado.

El sesgo retrospectivo forma parte del entramado de Farnam Street de modelos mentales.

Total
0
Shares
Related Posts
woman in gray sweater sitting on white chair

Los primeros principios: Los bloques de construcción del verdadero conocimiento

El pensamiento de primeros principios es una de las mejores formas de aplicar ingeniería inversa a los problemas complicados y dar rienda suelta a las posibilidades creativas. A veces se denomina "razonamiento a partir de los primeros principios", y consiste en descomponer los problemas complicados en elementos básicos y volver a montarlos desde cero. Es una de las mejores maneras de aprender a pensar por ti mismo, liberar tu potencial creativo y pasar de los resultados lineales a los no lineales.
Read More