¿Se debería permitir que todos inviertan en empresas de tecnología?

La decisión de admitir a pequeños inversores puede no ser tan buena como parece