En defensa del cosmopolitismo

El cosmopolitismo se ha convertido en un producto de lujo contaminado, pero también puede ser la solución contra la globalización deshumanizada y el nacionalismo excluyente