Nociones de urbanismo para triunfar en la transformación digital

La mayoría de las empresas desean ser capaces de seguirles el ritmo a las nuevasstart-updigitales. Sin embargo, al intentarlo se quedan atascadas por la necesidad de tener que arreglar los numerosos problemas que crean a diario sus anquilosados sistemas de tecnologías de la información (IT). ¿Cómo se rediseña y reconstruye una infraestructura general sin bloquearel trabajo del día a día? Se suele hablar de este tipo de retos como «reparar el avión mientras vuela», perouna analogía más instructiva podría serel rediseño de la infraestructura de una gran ciudad.

En concreto, hay tres grandes estrategias de planificación urbana(utilizadas normalmente por las grandes metrópolis)que una junta directiva puedeusar como inspiración en la carrera para mantenerse al frente a la competencia digital: la construcción de símbolos e hitos brillantes que sostengan su estrategia digital (Dubái, en Emiratos Árabes Unidos);la supresión de obstáculos y cuellos de botella para mejorar la velocidad y ganar agilidad (Boston, en Estados Unidos);y cambiar el rumbo por completo para construir una ciudad totalmente nueva (Shangái, en China).

Dubái: levantar nuevasreferencias urbanas

Las inversiones dirigidas a la construcción de nuevas y sorprendentes vistas en una ciudad, como laEmirates Office Tower de Dubái y la gigantesca noria de Londres (Reino Unido), sirven como puntos de partida útiles para planes de revitalización más amplios. La Emirates Office Tower fue uno de los primeros rascacielos que marcó la transición de Dubái hasta convertirse en uno de los focos de atención más reconocidos de los Emiratos Árabes Unidos. Hoy,Dubái cuenta con el edificio más alto del mundo, islas artificiales, el primer hotel con una selva tropicaly el mayor parque temático cubiertodel planeta.

Del mismo modo, invertiren proyectos digitales icónicos que mejoren significativamente la experiencia del cliente pueden ayudar a emprendertransformaciones digitales mayores. Mediante el desarrollo de aplicaciones de gran visibilidad y alto impacto y la mejora de lascapacidades de análisis de datos al margen de los sistemas de IT esenciales, las empresas pueden lanzar nuevas ofertas con las que cambiar la visión que se tiene sobre ellas y presionar a sus rivales digitales, incluso aunque sus sistemasback-end(los sistemas de administración)aún requieran años para ponerse al día. Un enfoque pragmático y centrado en resultados concretospuede servir de catalizador para la reinvención a fondo que necesita llevar a cabo la transformación digital de una empresa, la misma que logre unos beneficios reales e imposibles de ignorar.

Por ejemplo, al diseñar una nueva plataforma de servicio al cliente en la nubeen un plazo, una compañía eléctrica podría competir cara a cara en tan solo nueve meses con un proveedor de servicios de internet que haya comenzado a vender electricidad además de acceso wifi a internet y automóviles financiados con un bajo tipo de interés. La empresa eléctrica ya no sería capaz de ofrecer solo energía, sino que también suministraría teléfono, internet, contadores inteligentes, domótica y servicios de seguridad. Para los clientes, la empresa parece tan ágil e innovadora como sus competidores digitalesy lo hace a pesar de que sussistemas back-end siguen siendo problemáticos.

Boston: eliminar obstáculos

En el otro extremo del espectro, las empresas también pueden optar por eliminar primerolos obstáculos estructurales que les impidan actuarcon rapidez y agilidad a largo plazo. Boston, con su proyecto Big Dig, invirtió de forma notable en crear espacio para más vehículos y el futuro crecimiento de la ciudad alderribar una anticuada carretera elevada y sustituirlapor una red detúneles con los que se evitaba el laberinto de carreteras congestionadas del centro urbano. Incluso a pesar de losretrasos y sobrecostesdel proyecto, los urbanistas tenían que enfrentarse al hecho de que lavieja infraestructura simplemente no daba abasto con la demanda de transporte real.

Las empresas pueden ayudarse a sí mismas a ser más ágiles y eliminar sus propios cuellos de botella si adoptan una estrategia similar. Por ejemplo, los comercios minoristas tienen problemas para colocar los productos adecuados en sus estantes hasta que conocen las dimensiones exactas de los paquetes.Las empresas cuyos equipos de ventas recopilan datos sobrelos clientes de forma inconsistente en notas sobre el terreno, porque sus sistemas informáticos no están actualizados, también se enfrentarán a problemas más adelante: la empresa necesitará encontrar apaños o parches para compensar la mala calidad de los primeros datos.

A menudo es difícil hacer un caso de negocio para este tipo de mejoras porque losbeneficios de la velocidad y la agilidad son indirectos. Se necesita una visión extraordinaria capaz de ver cómo surgirá una empresa muy diferente al final del proceso y perseverar, comolos arquitectos del Big Dig bostoniano podrían aseverar.

Shanghái: empezar de cero

Por último, al igual queShanghái, las empresas pueden romper con su pasado y construir una ciudad nueva por completo. Cuando Shanghái decidió invertir en lo que esperaba se convirtiese en un centro financiero de primer nivel, construyó una parte completamente nueva de la ciudad en terrenos relativamente poco urbanizados alotro lado del río del centro histórico de Shanghái; optó por lo nuevo en vez de intentar modernizar su centro comercial tradicional. En la actualidad, eldistrito de Pudong en Shanghái acoge la Bolsa de Valores de Shanghái y dibuja el que generalmente se reconoce como elskylineo perfil más reconocible de Shangái.

Empresas que van desde las telecomunicaciones a los servicios financieros están adoptando una estrategia similar al reconstruir sus funciones básicas de IT desde cero directamente en la nube. En lugar de pasar años migrando de forma gradual sistemas deIT desarrollados hace décadas, las compañías invierten en punteros sistemas nativos de la nube que normalmente tardan 18 meses en crearse y que cuesta mantener, de media, en torno al 20% de los antiguos.

Dado que los sistemas basados ​​en la nube son modulares y escalables, tambiénson más fáciles de gestionar. Las empresas pueden iterar con mayor facilidad y mejorar sus microservicios, una capacidad crítica cuando el objetivo es mantenerse al día en en ambiente caracterizado por la competición y el cambio. Al seguir esta táctica, las empresas también evitanlos riesgos operativos que conlleva trasplantar sistemas antiguos a otros nuevos. En su lugar, al igual que hacen los nativos digitales, los actores ya establecidos pueden construir sistemas de última generación y fusionarlos con sus sistemas antiguos más adelante o, simplemente, dejarlos estar, tal y como se hizo con el barriohistórico de Bund en Shanghái.

Mantenerse al día con los emergentes digitales quereescriben las reglas del juego, desde la venta al por menor a la banca y la energía, es uno de los mayores retos para las grandes corporaciones de hoy. Una razón por la que los gerentes todavía tienen problemas con esta cuestión es que suelen intentar atacar sus sistemas centrales desde múltiples frentes todos a la vez. En cambio, deberían trazar un rumbo determinado para mejorar sus capacidades digitales igual que los hicieron las grandes ciudades, las cuales se han enfrentado a desafíos mucho más grandes.La transformación digital es casi siempre difícil y costosa, pero aprender a pensar como un urbanista puede ayudar.


por
trad. Maximiliano Corredor»

Paul Beswick es el director delbufete digital de Oliver Wyman en Boston.«

También te pueden interesar