La navaja de Hanlon: Relájate, el universo no esta en tu contra

La Navaja de Hanlon nos enseña a no asumir la peor intención en las acciones de los demás. Comprender la Navaja de Hanlon nos ayuda a ver el mundo de forma más positiva, a dejar de hacer suposiciones negativas y a mejorar las relaciones. Veamos algunos ejemplos.
silhouette photography of person
La navaja de Hanlon: Relájate, el universo no esta en tu contra

Si alguna vez sientes que el mundo está en tu contra, no estás solo.

Todos tenemos la tendencia a asumir que, cuando algo va mal, la culpa es de una gran conspiración contra nosotros. ¿Un compañero de trabajo no te entrega un informe a tiempo? Deben estar tratando de descarrilar tu carrera y ganarte un ascenso. ¿A tu hijo se le cae y rompe un plato caro? Debe estar intentando molestarte y hacerte perder el tiempo. ¿El WiFi de una cafetería no funciona? El personal debe mentir diciendo que lo tiene para atraerte y que pruebes su asqueroso espresso.

Pero lo cierto es que estas explicaciones a las que tendemos a saltar no suelen ser ciertas. Quizá tu compañero de trabajo pensaba que hoy era martes, no miércoles. Quizá tu hijo tenía las manos pegajosas de jugar con plastilina. Tal vez el router WiFi estaba roto. Aquí es donde entra en juego la navaja de Hanlon.

¿Qué es la cuchilla de Hanlon?

La Navaja de Hanlon es un útil modelo mental que se puede resumir mejor como

«Nunca atribuyas a la malicia lo que puede explicarse adecuadamente por la negligencia».

Al igual que la navaja de Occam, esta heurística es una herramienta útil para la toma de decisiones rápida y la cognición inteligente.

Aplicar la navaja de Hanlon en nuestro día a día, nos permite desarrollar mejor las relaciones, ser menos críticos y mejorar la racionalidad. La navaja de Hanlon nos permite dar a la gente el beneficio de la duda y tener más empatía. De este modo, el valor de la navaja de Hanlon es pronunciado en las relaciones y en los asuntos de negocios.

Es un hecho simple que la mayoría de nosotros pasamos gran parte de nuestro día comunicándonos con los demás y tomando decisiones en función de ello. Todos llevamos vidas complejas en las que (como dice la ley de Murphy) las cosas van constantemente mal. Cuando esto ocurre, una respuesta común es culpar a la persona más cercana y asumir que tiene una intención maliciosa. La gente se apresura a acusar a las empresas, a los políticos, a sus jefes, a los empleados, a los trabajadores de las cafeterías e incluso a la familia de intentar descarrilarlos. Cuando alguien mete la pata a nuestro alrededor, olvidamos cuántas veces nosotros también hemos hecho lo mismo. Olvidamos cuántas veces hemos dado un codazo a alguien en la calle, hemos derribado una copa en casa de un pariente o nos hemos olvidado de quedar con un amigo en el momento adecuado. En cambio, el agresor se convierte en una fuente de intensa irritación.

Suponer una intención en una situación así probablemente empeore el problema. Ninguno de nosotros puede saber nunca lo que otra persona quería que ocurriera. Las personas más inteligentes cometen muchos errores. Es mucho más probable que la causa sea la incapacidad o la negligencia que la malicia. Cuando una situación nos hace enfadar o frustrarnos, puede ser valioso considerar si esas emociones están justificadas. A menudo, la mejor forma de reaccionar ante las personas que nos causan problemas es tratar de educarlas, no de despreciarlas. De este modo, podemos evitar que se repita la misma situación.

Orígenes de la cuchilla de Hanlon

La frase «navaja de Hanlon» fue acuñada por Robert J. Hanlon, pero ha sido pronunciada por muchas personas a lo largo de la historia, ya en 1774.

Napoleón Bonaparte declaró célebremente:

«Nunca atribuyas a la malicia lo que se explica adecuadamente por la incompetencia».

Goethe escribió algo parecido en Las penas del joven Werther en 1774:

Los malentendidos y la negligencia crean más confusión en este mundo que la astucia y la malicia. En todo caso, las dos últimas son ciertamente mucho menos frecuentes.

El general alemán Kurt von Hammerstein-Equord utilizó la navaja de Hanlon para evaluar a sus hombres, diciendo

Divido a mis oficiales en cuatro grupos. Hay oficiales inteligentes, diligentes, estúpidos y perezosos. Normalmente se combinan dos características. Algunos son inteligentes y diligentes: su lugar es el Estado Mayor. Los siguientes son estúpidos y perezosos: constituyen el 90% de todos los ejércitos y son adecuados para las tareas rutinarias. Cualquiera que sea inteligente y perezoso está cualificado para las más altas tareas de liderazgo, porque posee la claridad intelectual y la compostura necesarias para las decisiones difíciles. Hay que tener cuidado con quien es estúpido y diligente: no se le debe confiar ninguna responsabilidad, porque siempre causará sólo desgracias.

La navaja de Hanlon funciona mejor cuando se combina y contrasta con otros modelos mentales en nuestro entramado de conocimiento. He aquí algunos ejemplos de interacciones útiles:

  • La heurística de la disponibilidad. Este modelo mental afirma que juzgamos mal la frecuencia de los acontecimientos recientes. En particular, esto ocurre si son vívidos y memorables. Mucha gente tiene tendencia a llevar un cuadro de mando interno de los errores de los demás. Por ejemplo, imagina que un taxista se equivoca y encarece un viaje. Un mes después, ocurre lo mismo con otro conductor. Es probable que recordemos el suceso anterior y reaccionemos viendo a todos los taxistas como maliciosos. En lugar de aceptar ambos como simples errores, la disponibilidad del recuerdo nos hace imaginar una intención maliciosa. Combinando estos dos modelos mentales, podemos entender por qué determinadas situaciones provocan emociones tan fuertes. Cuando un recuerdo es vívido y fácil de recordar, podemos ignorar la navaja de Hanlon.
  • Tipos de confirmación. Todos tenemos la tendencia a buscar información que confirme las creencias preexistentes. Cuando surge la disonancia cognitiva, intentamos realinear nuestra visión del mundo. Superar el sesgo de confirmación es un gran paso para tomar mejores decisiones motivadas por la lógica, no por las emociones. La navaja de Hanlon nos ayuda a ello. Si esperamos una intención maliciosa, es probable que la atribuyamos siempre que sea posible. Por ejemplo, si alguien ve a un determinado político como corrupto, buscará información que lo confirme. Se vuelven incapaces de identificar cuándo los errores son el resultado de la incompetencia o de un accidente.
  • Prejuicio de desagrado/odio. La navaja de Hanlon puede aportar ideas cuando tratamos con personas, instituciones o entidades que nos desagradan. Cuanto más nos disgusta alguien o algo, más probable es que atribuyamos sus acciones a la maldad. Cuando alguien que nos desagrada comete un error, reaccionar con empatía y comprensión suele ser la última respuesta. Actuar de forma emocional es natural, pero inmaduro. Sólo puede empeorar la situación. La solución más inteligente es, por mucho que nos disguste alguien, asumir la negligencia o la incompetencia.
  • También nos gusta atribuir nuestros propios defectos y fracasos a otra persona, lo cual es un mecanismo de protección psicológica barato llamado proyección. Esto nos permite mantener una imagen positiva de nosotros mismos y ver las fricciones como culpa de otra persona y no de nosotros mismos. Es mejor hacer una comprobación de la realidad antes de culpar a los demás.

Modelo mental de la navaja de Hanlon

Los usos de la cuchilla de Hanlon

Los medios de comunicación Los medios de comunicación modernos tratan la indignación como una mercancía rentable. A menudo esto adopta la forma de artículos que atribuyen malicia a lo que podría explicarse por incompetencia o ignorancia. Vemos ejemplos de esto en los medios de comunicación muchas veces al día. La gente se apresura a ofenderse por cualquier cosa que contradiga su visión del mundo o que imagine que lo hace. Los medios de comunicación son cada vez más hábiles a la hora de generar suposiciones de intención maliciosa. Al mirar los periódicos, los sitios web y las redes sociales, puede ser beneficioso aplicar la navaja de Hanlon a lo que vemos. Por ejemplo, cuando se lanzó la búsqueda por voz Siri de Apple, la gente se dio cuenta de que no podía buscar clínicas de aborto. Esto se tomó inmediatamente como una prueba de misoginia dentro de la empresa, cuando en realidad, un error de programación causó el problema. Un problema similar ha ocurrido varias veces con las políticas de contenido de YouTube. Cuando se filtraron los vídeos que hablaban de temas LGBTQ en el modo de visualización restrictivo, mucha gente se ofendió mucho por ello. La realidad es que, de nuevo, se trató de un error del algoritmo y no de un caso de homofobia por parte de sus programadores. También se han filtrado innumerables vídeos que no tratan nada relacionado con cuestiones LGBTQ. Esto demuestra que se trata de un caso de sesgo de confirmación, en el que la gente ve la maldad que espera ver. Comunicación y relaciones Uno de los usos más valiosos de la navaja de Hanlon es en las relaciones y la comunicación. Es habitual que la gente dañe sus relaciones creyendo que otras personas intentan causarles problemas intencionadamente, o que se comportan de una manera que pretende ser molesta. En la mayoría de los casos, estas situaciones son el resultado de la incapacidad o de errores accidentales. Douglas Hubbard amplió la idea en El fracaso de la gestión del riesgo: Por qué está rota y cómo arreglarla:

Yo añadiría un corolario más torpe pero más preciso ‘Nunca atribuyas a la malicia o a la estupidez lo que puede explicarse por individuos moderadamente racionales que siguen los incentivos en un sistema complejo de interacciones’. Las personas que se comportan sin una coordinación central y actúan en su propio interés pueden crear resultados que a algunos les parecen una prueba clara de conspiración o una plaga de ignorancia.

Otro ejemplo puede verse cuando las barreras semánticas interfieren en la comunicación. Todos nos hemos encontrado con personas que se esfuerzan por hablar nuestra lengua materna, quizá porque son turistas o se han trasladado recientemente al país. Seguramente has visto a alguien frustrarse con ellos o incluso has sido tú quien se ha molestado. O si alguna vez has viajado o vivido en un país en el que no dominas el idioma, puede que hayas sido tú el que se moleste con la gente. Siendo realistas, la persona que te pide una dirección o se esfuerza por pedir su café no está mezclando sus sustantivos ni hablando con un fuerte acento a propósito. La navaja de Hanlon nos dice que simplemente son inarticulados y no intentan hacer perder el tiempo a nadie. Lo mismo ocurre cuando una persona utiliza un lenguaje que se considera demasiado complejo o demasiado básico. Esto puede formar una barrera semántica, ya que otras personas asumen que están tratando de confundirlas o que están siendo bruscas. Un atajo para regular lo que pueden ser reacciones fuertes ante hechos inadvertidos es replantear concienzudamente al autor como un niño pequeño que tira un jarrón. Sus acciones se convierten en involuntarias y torpes, lo que pone de manifiesto su necesidad de ayuda, maduración o supervisión, y te permite recuperar rápidamente la compostura y no tomártelo como algo personal. Excepciones y problemas Como cualquier modelo mental, la navaja de Hanlon tiene sus limitaciones y su validez ha sido discutida. Algunos críticos consideran que la navaja de Hanlon es una idea demasiado ingenua que puede cegar a la gente ante la verdadera malicia. Aunque la gente tiene una intención maliciosa con mucha menos frecuencia de lo que creemos, sigue siendo algo que debe tenerse en cuenta. A veces, acciones que podrían atribuirse a la incompetencia son en realidad consciente o inconscientemente maliciosas. Un ejemplo de que la navaja de Hanlon ha demostrado ser errónea es la mafia. Antes de la década de 1960, la existencia de la mafia se consideraba una teoría de la conspiración. Sólo cuando un miembro se ponía en contacto con las fuerzas del orden, la policía se daba cuenta de que la malicia que se perpetraba estaba cuidadosamente orquestada. Para hacer el mejor uso de la navaja de Hanlon, debemos asegurarnos de ponerla en contexto, teniendo en cuenta la lógica, la experiencia y las pruebas empíricas. Haz que forme parte de tu construcción de modelos mentales, pero no te ciegues ante un comportamiento que pretende ser perjudicial.