Dr. James Fadiman

Dr. James Fadiman
Dr. James Fadiman

El Dr. James Fadiman es conocido como el «Padre de la Microdosis» por sus exploraciones pioneras y estudios científicos sobre la microdosis. Desde 2010, ha estado recopilando informes de miles de personas de todo el mundo que han probado la microdosis. Muchos de ellos siguieron su rutina de microdosificación sugerida de un día sí y dos días no – el Protocolo Fadiman. Los informes están llenos de historias de personas que superaron sus inseguridades, la ansiedad, la depresión y el estrés, así como las migrañas, las cefaleas en racimo y las molestias menstruales. Esto hace que el Dr. James Fadiman esté convencido de que la microdosis puede tener enormes beneficios psicológicos y para la salud sin apenas tener riesgos.

El primer explorador

El Dr. James Fadiman fue uno de los primeros exploradores que reconoció los beneficios de los psicodélicos en dosis altas y sus experiencias inducidas, siempre que se consuman de forma segura y en un entorno óptimo. En 1966, publicó un estudio llamado «Psychedelics in the problem-solving experiment» (Los psicodélicos en el experimento de resolución de problemas) que se centra en la influencia positiva del LSD en la creatividad. Hasta hoy, el estudio se considera un hito en la investigación de las drogas alucinógenas. Por desgracia, poco después del estudio, la FDA prohibió toda investigación sobre psicodélicos.

Albert Hofmann (el creador del LSD) utilizaba microdosis y experimentaba grandes beneficios. Robert Forte, un investigador de psicodélicos, conocía el consumo de Albert de las diminutas cantidades de psicodélicos y puso en conocimiento de Fadiman esta práctica. En 2011, Fadiman publicó el libro «La guía del explorador psicodélico: Viajes seguros, terapéuticos y sagrados», en el que dedicó un capítulo entero a la microdosificación. En este capítulo, explica que es un fuerte defensor del «set & setting» para una experiencia psicodélica de alta dosis, pero cree que la ventaja de la microdosificación es que no necesitas un «set & setting». Más bien puedes incorporar la microdosificación -sin ningún riesgo- a tu vida diaria. Esta fue la primera publicación sobre el tema. Llamó la atención de los psiconautas y otros curiosos, incluidos muchos creativos, desarrolladores de software y empresarios (influyentes) de Silicon Valley.

 

Dr. James Fadiman

 

La primera rutina de microdosificación: el Protocolo Fadiman

Tras el aumento del interés, Fadiman fue también el primero en desarrollar un protocolo estándar para la microdosificación, de modo que la gente pudiera hacer un experimento seguro y con propósito. Además de cumplir con el programa de dosificación propuesto (1 día de consumo, 2 días de descanso, y continuar durante al menos un mes), cree que es increíblemente beneficioso llevar un diario para registrar los efectos observados y controlar el bienestar. Además, llevar un diario es una forma eficaz de reflexionar sobre los días, teniendo en cuenta el estado de ánimo, la productividad, la creatividad y las relaciones. Al ser consciente de los efectos de la microdosis en tu funcionamiento diario, puedes utilizarla con más determinación e integrar con éxito los conocimientos en tu vida.

Recogida de informes de microdosificación

Después de que Fadiman desarrollara el protocolo de microdosificación, las personas interesadas en experimentar con la microdosificación se acercaron cada vez más a él. Desde entonces, ha estado recibiendo correos electrónicos, informes e incluso diarios llenos de hallazgos, experiencias y percepciones de «exploradores internos» de todo el mundo. En Psychedelic Science 2017 y en varias conferencias posteriores, el Dr. James Fadiman y Sophia Korb presentaron más resultados de su larga investigación sobre microdosificación. Por ahora, han analizado las historias de experiencias de más de 1850 personas de 30 países, de entre 18 y 77 años.

¿Cómo funciona la microdosificación, según James Fadiman?

A partir de sus propias observaciones y de innumerables informes anecdóticos, Fadiman ha llegado a la conclusión de que, cuando se toman microdosis, la información parece viajar mejor por el cuerpo. Parece que pone las conexiones erróneas en el lugar correcto. «Quizá sea en el sistema nervioso central, en el tronco cerebral, o quizá mejore la función de las mitocondrias. Hasta ahora no tenemos ni idea de cómo funciona realmente». Lo que sí sabemos es que la microdosificación parece (re)equilibrar a las personas; mejoran las relaciones con sus cuerpos y se ponen más en sintonía con sus necesidades. Por ejemplo, la gente dice que crea patrones beneficiosos, como dormir mejor, comer más sano e incluso dejar las adicciones.

¿Qué dice la ciencia sobre la microdosificación?

Existen teorías de la neurociencia sobre el funcionamiento de la microdosificación, pero hasta ahora no se ha realizado ninguna investigación clínica que las confirme o desmienta. Sin embargo, Fadiman cree que su investigación de campo proporciona pruebas sólidas de los beneficios de la microdosis Para él, más de 1850 informes de experiencias individuales en todo el mundo son la prueba de que la microdosificación es algo más que un efecto placebo. Esto lo confirman los científicos que recientemente hicieron un escáner cerebral durante una dosis más alta de LSD (75 microgramos, todavía no es una dosis de viaje completa), y lo compararon con el escáner de un placebo. Demostró que diferentes regiones del cerebro funcionan mejor juntas después de tomar LSD.

Fadiman afirma que la investigación de campo es esencial para comprender los efectos potenciales de la microdosis. En cierto modo, la investigación de campo podría resultar más útil que los ensayos clínicos porque demuestra cómo la microdosificación afecta a las personas en el contexto de su vida cotidiana. Mientras se microdosifican, su interés no radica en ningún resultado científico concreto, sino que se centran exclusivamente en los beneficios que les aporta personalmente.

Por supuesto, Fadiman cree que los ensayos clínicos son un paso necesario en la trayectoria de hacer accesible el tratamiento médico con psicodélicos. Probar las microdosis en un entorno clínico tradicional -con ensayos a doble ciego y placebos- llevaría a la microdosis a estar más cerca de ser aprobada para tratar diversas condiciones médicas. James Fadiman también forma parte del consejo asesor de Wesana y Mimosa Therapeutics, empresas que se dedican a investigar y desarrollar nuevos tratamientos basados en microdosis y técnicas de curación.

Si quiere saber más sobre el trabajo de Fadiman y el estado actual de las microdosis, escuche estos podcasts:

James Fadiman y Microdosing Institute

El Dr. James Fadiman ha apoyado la plataforma del Microdosing Institute desde el primer día, y sigue asesorando y colaborando con nosotros. A través de un contacto semanal por correo electrónico, nos informamos mutuamente sobre los últimos hallazgos, riesgos y otras noticias relevantes sobre la microdosificación. En 2021, lanzamos el Día Mundial de la Microdosis para honrar a pioneros como James Fadiman, estimular la investigación sobre la microdosis y fomentar una conversación abierta sobre la microdosis para acabar con el estigma.

Él cree firmemente que la microdosificación ayudará a dar forma a nuestro futuro si seguimos caminando por el camino de la comunidad, la ciencia ciudadana y las redes de colaboración. En 2019, entrevistamos a James Fadiman para nuestro Seminario de Microdosificación 2019. Fue una conversación fascinante que eliminó muchas ambigüedades sobre la microdosificación. En 2021, grabamos otro podcast sobre microdosificación con el Dr. James Fadiman.

 


Fuentes

  • Carhart-Harris, R. L., et al. (2016). Neural correlates of the LSD experience revealed by multimodal neuroimaging. Proceedings of the National Academy of Sciences113(17), 4853-4858.
  • Fadiman, J. (2011) The Psychedelic Explorer’s Guide: Safe, Therapeutic, and Sacred Journeys. Park Street Press.
  • Harman, W. W., McKim, R. H., Mogar, R. E., Fadiman, J., & Stolaroff, M. J. (1966). Psychedelic Agents in Creative Problem-Solving: A Pilot Study. Psychological Reports, 19(1), 211–227. https://doi.org/10.2466/pr0.1966.19.1.211