Home Libros Resumenes La sabiduría de oz

La sabiduría de oz

resumenes-de-libros

¡Hazte cargo de tu vida y crea el cambio que quieres ver!

 

A todos nos gustaría tener algo mejor, ya sea un nuevo trabajo, relaciones familiares más cálidas, amistades más estrechas o una mejor salud.

 

Pero con demasiada frecuencia, parece que hay obstáculos que nos alejan de nuestros deseos en todo momento. Incluso podríamos sentirnos víctimas, atrapadas en una situación que no tenemos poder para cambiar.

 

¿Qué pasaría si la solución a nuestros problemas fuera simplemente un cambio de pensamiento? Estas ideas le muestran cómo vivir “por encima de la línea” y dejar atrás la mentalidad de víctima.

 

A través de un proceso de cuatro pasos, aprenderá a reconocer y alcanzar sus objetivos y, a su vez, a cambiar de opinión y de vida. La responsabilidad personal se convertirá en un principio que define no solo uno, sino todos los aspectos de su vida, mejorándose a sí mismo y a las personas que le importan.

 

En los siguientes capítulos, también descubrirás:

 

  • cómo Alejandro Magno motivó a su ejército superado en número para luchar;
  •  

  • cómo un joven luchador de Detroit se convirtió en uno de los mejores neurocirujanos del mundo; y
  •  

  • cómo los padres de una víctima de asesinato están creando un cambio positivo en la vida de cientos.
  •  

Solo tú puedes liberar el poder positivo de la responsabilidad personal.

 

Digamos que trabajas en un trabajo que realmente odias. Las horas son largas, el trabajo es tedioso y adormecedor, y lo peor de todo es que la paga es pobre.

 

Pero en lugar de buscar un nuevo trabajo, simplemente te quejas y te quejas, diciendo que no hay suficientes trabajos en el área, que solo las personas con las conexiones correctas obtienen los buenos trabajos, que nada va bien para ¡yo!

 

Muchos de nosotros nos hemos sentido así en algún momento. Sin embargo, por común que sea esta mentalidad, no hace nada para mejorar nuestras vidas.

 

Si realmente quieres hacer un cambio para mejor, no puedes culpar a los demás. En cambio, debe asumir la responsabilidad de usted mismo, su trabajo y su felicidad: esta es la responsabilidad personal .

 

A menudo, sin embargo, ser responsable de algo se siente como una carga. A menudo buscamos deshacernos de la responsabilidad tanto como sea posible, pasándola a nuestros jefes, el gobierno o familiares.

 

Pero si delegas tus responsabilidades, dependes de otros. Estás regalando el poder de cambiarte a ti mismo.

 

La única forma en que puedes mejorar tu vida es ser responsable de ello. Esta es una verdad que debes aceptar; y solo entonces puede encontrar un nuevo trabajo y obtener más calificaciones y experiencia.

 

Es cierto que a veces, las situaciones pueden parecer demasiado abrumadoras. Pero levantarse después de haber sido derribado es una elección que usted hace.

 

Con la responsabilidad personal, puedes lograr tus objetivos y controlar tus circunstancias: tus decisiones son tuyas. Pero, ¿qué debes elegir exactamente? Sigue leyendo para descubrirlo.

 

Para aceptar la responsabilidad y, a su vez, tener éxito, no puedes verte como una víctima.

 

Piensa en cuando te enfrentaste a un desafío difícil: una montaña de trabajo atrasado o facturas que no podías pagar. Al buscar una solución, ¿cómo se sintió cuando pensó en el problema?

 

Normalmente, hay dos formas de pensar en un desafío: arriba de la línea y debajo de la línea .

 

Cuando pensamos debajo de la línea nos consideramos víctimas y señalamos con el dedo a los demás.

 

Sin embargo, cuando pensamos por encima de la línea , observamos constructivamente un problema y tratamos de resolverlo.

 

Veamos un ejemplo. Como vicepresidente de ventas, Dennis enfrentó el desafío de no tener nuevos productos por tercer año consecutivo. Llamó a una reunión con sus otros gerentes de ventas, que estaban frustrados porque tenían que vender los mismos productos antiguos en los que los clientes ya no tenían ningún interés.

 

Durante los primeros 30 minutos de la reunión, Dennis permitió que su personal pensara debajo de la línea, para sacar sus quejas y frustraciones de su pecho. Pero luego se puso manos a la obra y alentó a su personal a pensar por encima de la línea.

 

Al cambiar el tono de la conversación de las quejas al cambio real, Dennis y su equipo desarrollaron estrategias creativas de ventas que eventualmente convirtieron en ventas récord.

 

Pensar debajo de la línea puede ser una respuesta perfectamente natural: a menudo te ves como una víctima cuando no tienes la culpa de tus problemas, como durante un desastre natural o cuando eres víctima de un delito.

 

Pero cómo reaccionas a estos eventos sigue siendo tu elección .

 

En 1989, Adam Walsh, el hijo de seis años de John y Revé Walsh, fue secuestrado y poco después encontrado muerto. Sin embargo, incluso después de un acto tan brutal, la pareja logró pensar por encima de la línea y tomó medidas para ayudar a los demás. Desde entonces, han trabajado para crear sistemas de apoyo, desarrollar medidas preventivas y mejorar la legislación para casos de niños desaparecidos.

 

Entonces, ¿cómo puedes convertir el pensamiento por encima de la línea en un cambio positivo? Aprende en los próximos capítulos.

 

No permita que los puntos ciegos le impidan ver lo que realmente sucede a su alrededor.

 

Cuando se les pide a dos personas que han presenciado el mismo evento que describan lo que vieron, sin duda obtendrán dos versiones diferentes del evento.

 

Es lo mismo con los problemas comunes que todos enfrentamos. Mientras que una persona puede ver un desafío como un final de la vida, otra puede ver la situación como una oportunidad para cambiar su vida para mejor.

 

Lo que ves no es realidad; es solo tu realidad. Y en muchos casos, lo que puede ver puede no revelar todo lo que necesita saber.

 

Todos tenemos puntos ciegos , áreas de nuestras vidas que no vemos con suficiente detalle ni prestamos suficiente atención.

 

Luis pensó que era un exitoso hombre de negocios y un amoroso padre y esposo. Entonces, un día, su esposa lo dejó, aparentemente de la nada. ¡No podía creerlo!

 

El problema era que Luis tenía puntos ciegos. Solo vio el éxito en su vida, pero no se dio cuenta de que no estaba pasando suficiente tiempo con su familia, y que él y su esposa se estaban separando.

 

Si quieres ser personalmente responsable, no puedes dejar que los puntos ciegos oculten tus problemas. Pero, ¿cómo encuentras estos puntos ciegos, si estás “ciego” a ellos?

 

La mejor manera es buscar constantemente comentarios de los demás. Esto es especialmente importante si, como Luis, crees que todo es genial y crees que tienes pocos o ningún problema. Otros pueden ver su situación desde una perspectiva diferente, a menudo esclarecedora.

 

Considera a Jessie, de 13 años. Es una jugadora de fútbol que no está contenta, ya que siempre está sentada en el banco durante los juegos. Finalmente, un día le preguntó a su entrenador por qué no estaba jugando. Él simplemente le dijo que no era lo suficientemente buena, ¡y esto cambió todo! En lugar de enojarse o entristecerse, Jessie decidió mejorar su juego practicando y desarrollando sus habilidades. Pronto se convirtió en una jugadora regular.

 

Al buscar puntos ciegos a través de la conciencia y la retroalimentación, fortalecemos nuestra visión y podemos “verla”, el primer paso hacia la responsabilidad personal.

 

Si desea solucionar un problema, debe “poseerlo”; solo así podrá mejorar.

 

Las personas que alquilan sus casas tienen más probabilidades de pasar por alto reparaciones o cosas que están rotas. Sin embargo, las personas que poseen sus hogares son más conscientes del estado de sus propiedades.

 

¿Te sorprende esto? Una vez más, la razón es la responsabilidad.

 

Para ser personalmente responsable de una situación o problema, debe tomar propiedad de la misma.

 

Tener algo, ya sea una casa, tu trabajo o incluso tu salud, significa que te comprometes totalmente con él, ¡y no actúes a medias!

 

Exploremos algunas estadísticas que respaldan esta idea. Alrededor del 70% de los estadounidenses que trabajan no se sienten comprometidos con su trabajo. No se sienten personalmente responsables; en cambio, solo quieren que el tiempo pase rápido para poder irse a casa. Esto significa que no están haciendo el mejor trabajo que podrían hacer.

 

Si este 70% decidiera en cambio ser dueño de su trabajo, lo abordarían de una manera radicalmente diferente.

 

Con cada fracaso o crítica, se responsabilizarían personalmente y harían todo lo posible para mejorar, trabajando un poco más tarde o incluso haciendo más de lo que se esperaba.

 

De esta manera, se desempeñarían mejor y mejor todo el tiempo, pronto se destacarían de sus colegas y tendrían una mejor oportunidad de recibir promociones o recompensas.

 

Solo si posee algo puede comenzar a asumir la responsabilidad, un paso importante para lograr un cambio real. ¡Aún quedan dos pasos más por venir!

 

Aunque puede fallar al principio, debe perseverar para crear el cambio que desea.

 

Estás en camino de identificar problemas en tu vida, pero ¿de qué sirve esto si no sabes cómo resolver esos problemas?

 

Lamentablemente, no existe una fórmula que funcione de maravilla cada vez. En su lugar, deberá crear su propia forma para superar los obstáculos, y esto puede requerir perseverancia.

 

Desarrollar su propia ruta hacia el éxito puede ser desalentador, y al principio puede fallar. Pero resolver un problema se trata de continuar, incluso cuando los tiempos son difíciles.

 

Recuerda que cada falla es una experiencia de aprendizaje, en la que descubres lo que no funciona, para acercarte a las soluciones que lo harán.

 

Quizás has visto “Gold Rush” en el Discovery Channel , donde los grupos se desafían entre sí para encontrar tesoros enterrados.

 

Para encontrar el oro, cada grupo tiene que trabajar duro y desenterrar grandes cantidades de tierra vacía, a menudo en vano. Los equipos exitosos son aquellos que no se rinden.

 

Es lo mismo con los obstáculos de la vida: muchos intentos que terminan en fracaso pueden ser necesarios, pero al final, ¡obtendrás el oro!

 

Otro gran ejemplo del poder de la perseverancia se puede encontrar en la historia de Heather Dorniden.

 

Dorniden compitió como atleta junior en una carrera crucial de 600 metros en pista, y durante la carrera, frente a la multitud, cayó de bruces. ¿Que hizo ella? Volvió a subir de nuevo, siguió corriendo y, ¿podría creerlo? Ganó la carrera.

 

Entonces, ¿cómo puedes encontrar este tipo de perseverancia? Un método útil es pensar en lo que está haciendo como si su vida dependiera de ello. Literalmente, piensa que el fracaso sería el fin del mundo. Esta actitud te ayudará a poner toda tu energía en juego.

 

El último paso para lograr la responsabilidad personal es tomar medidas y hacer ese cambio.

 

Hasta ahora has aprendido a reconocer los obstáculos, superarlos y tener lo que quieres lograr. Ahora, finalmente está listo para tomar medidas y realizar el cambio deseado.

 

Entonces, ¿cómo puedes hacer esto con éxito?

 

Un método útil es convencerse de que no hay vuelta atrás. Pensar que esto eliminará el fracaso como una opción.

 

Alejandro Magno usó esta estrategia con gran éxito. Para motivar a sus soldados a luchar contra el ejército persa que superaba ampliamente al suyo, quemó las naves de sus tropas después de aterrizar. Había literalmente sin camino de regreso, sin lugar a donde retirarse: luchar y ganar era la única posibilidad.

 

De acuerdo, no necesitas ser tan drástico, pero se aplica el mismo principio. Entonces, si quieres conocer nuevos amigos, por ejemplo, ve a un lugar donde esperas conocer gente nueva y comprometerte cerrando la puerta detrás de ti. ¡Entonces no tendrás más remedio que presentarte a los demás!

 

Sea cual sea el cambio que decida realizar, sepa que todos los grandes cambios pueden ser difíciles de sostener. Puede comenzar rápidamente y quedarse sin energía, o no planificar y terminar dando vueltas en círculos.

 

¿Cómo puedes evitar esto?

 

Una herramienta simple es asegurarse de elegir la compañía correcta. Muchos “amigos” no te animarán a seguir adelante. Lo que necesita son amigos que lo ayuden a avanzar y alcanzar sus objetivos.

 

¡Ponga en práctica la responsabilidad! Haga que seguir los cuatro pasos sea parte de su vida cotidiana.

 

La responsabilidad personal no es solo algo por lo que debes esforzarte en un aspecto de tu vida. En cambio, debería tocar todo, desde la vida familiar hasta la vida laboral y las amistades.

 

Haga de la responsabilidad personal un hábito. Los cuatro pasos, o ver el problema, ser dueño del problema, resolverlo y hacer lo necesario para cambiarlo, deberían ser cómo vive su vida, no simplemente un momento afortunado.

 

Recuerda que el mundo es mejor por encima de la línea : aquí tienes más influencia, más diversión y más logros. Pero tiene que invertir en este tipo de pensamiento positivo, de lo contrario puede perderse rápidamente en el juego de la culpa de la autocompasión.

 

Una vez que empieces a pensar y vivir por encima de la línea, verás que los beneficios de la responsabilidad también florecen en la vida de otras personas.

 

Las personas que eligen la responsabilidad personal tienen mejores relaciones con sus socios, colegas y familiares. Con la capacidad de notar problemas previamente enmascarados por puntos ciegos, esas personas pueden abordar y resolver problemas con sus parejas antes y mantener relaciones saludables.

 

Sin embargo, la responsabilidad solo puede llegar tan lejos. No eres responsable de todo, y no puedes cambiar todas las situaciones. Recuerde, la responsabilidad personal no se trata de cambiar lo que ya sucedió, sino de cómo usted responde a los desafíos que la vida le presenta.

 

Ben Carson vivió una vida llena de desventajas. Creció pobre en un área problemática de Detroit, y fue criado solo por su madre. Si bien sabía que no podía cambiar su pasado, podía asumir la responsabilidad de sí mismo para crear un futuro mejor. Carson se comprometió con su educación y se convirtió en uno de los neurocirujanos líderes en los Estados Unidos.

 

Si acepta la plena responsabilidad de sus acciones, puede crear un cambio sorprendente y construir el futuro que desea.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Aunque parezca que eres una víctima de tu situación, al cambiar tu forma de pensar, puedes asumir la responsabilidad personal de tu vida. Esta nueva perspectiva no solo lo ayuda a darse cuenta de lo que realmente quiere y dónde se encuentran sus problemas, sino que también lo ayuda a alcanzar sus objetivos a través de un camino de cuatro pasos: verlo, poseerlo, resolverlo y hacerlo.

 

Consejo práctico:

 

Deja salir tus frustraciones; entonces ponte a trabajar!

 

Cuando te enfrentas a la adversidad, como ser despedido de un trabajo, es perfectamente normal pensar debajo de la línea y verte a ti mismo como una víctima del destino. ¡Date tiempo para expresar tu frustración, y luego prepárate para pensar por encima de la línea y hacerte cargo de crear un cambio positivo!

 

Sugerido más lectura: La verdad sobre la confianza por David DeSteno

 

La verdad sobre la confianza no solo explora qué significa exactamente la confianza, sino también cómo afecta a casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. La extensa investigación del autor y los experimentos progresivos de los campos de la psicología, la economía y la biología revelan las sorprendentes formas en que la confianza es muy importante.