Home Libros Resumenes La mente errante

La mente errante

resumenes-de-libros

Pasea por el fascinante campo de la mente errante.

 

Todos apreciamos un poco de soñar despierto por escapar de una situación triste como un atasco de tráfico o un largo día en la línea de montaje. Por otro lado, una mente a la deriva puede ser extremadamente molesta cuando tratas desesperadamente de concentrarte en una tarea. Pero, ¿por qué nuestras mentes deambulan en primer lugar?

 

Como aprenderá de este resumen, realmente no podemos evitarlo, porque nuestro cerebro viene con un modo errante incorporado.

 

A primera vista, esto parece una gran desventaja evolutiva: ¿no sería mejor estar alerta todo el tiempo, considerando todos esos tigres dientes de sable y serpientes venenosas tan ansiosas por matar a nuestros antepasados? Los siguientes capítulos le informarán sobre las ventajas que anulan las trampas de estar menos que constantemente vigilantes.

 

En estas ideas también descubrirá

 

  • sobre un hombre que estaba atrapado en un presente eterno;
  •  

  • por qué algunos de tus preciosos recuerdos de la infancia podrían estar equivocados; y
  •  

  • cómo no tienes que ser un psíquico para deambular por la mente de otra persona.
  •  

Una mente errante no es algo malo; tu cerebro permanece activo cuando se da lana.

 

A veces nuestras mentes no cooperan. ¿Alguna vez te has encontrado sentado en tu escritorio con la intención de hacer algo de trabajo pero tu mente sigue yendo en otras direcciones? Cuando esto suceda, no asumas que tu cerebro todavía no está trabajando duro.

 

Cuando su mente divaga, está utilizando casi tanta energía como cuando está concentrada y concentrada.

 

Esto se debe a que solo ciertas regiones de su cerebro están activas cuando se centran en una tarea específica. Pero cuando su mente comienza a divagar, la red en modo predeterminado se activa. Esta red, nombrada por el neurólogo Marcus Raichle, se extiende por todo el cerebro en regiones que no están involucradas con la interacción más directa centrada en lo que está frente a usted.

 

Pero a pesar de estar extendido, todavía hay mucha actividad en curso.

 

Puedes pensar en tu cerebro como una ciudad pequeña: cuando hay un gran evento en la plaza de la ciudad, todas las personas aparecen en un solo lugar. Pero después, cuando todos se separan y se dedican a sus propios asuntos, todavía hay casi tanta actividad, solo se distribuye por la ciudad. Esto es lo que sucede cuando tu mente divaga.

 

Entonces la mente errante puede tener algunos inconvenientes, pero no todo es malo.

 

Es cierto que una mente errante puede distraerte de terminar una tarea, y la investigación también sugiere que puede conducir a menos felicidad y envejecimiento prematuro.

 

¡Pero espera! La deambulación mental también es vital para el pensamiento creativo y permite a los inventores y artistas hacer del mundo un lugar mejor. Porque cuando su mente va a la deriva, puede asociarse libremente y encontrar conexiones y soluciones a problemas que de otro modo podrían permanecer ocultos.

 

Tal vez has tenido un golpe de inspiración mientras estabas en la ducha o, tal vez, en una caminata por la naturaleza. Aquí es donde George de Mestral se inspiró para inventar Velcro cuando caminaba y notó cómo las rebabas se adhieren a su ropa.

 

En el próximo capítulo, veremos cómo nuestra memoria dicta dónde va la mente errante.

 

Cuando nuestra mente divaga, hace uso de los tres niveles de nuestra memoria.

 

A menudo encontrarás que cuando tu mente va a la deriva está pensando en una experiencia pasada o en un evento futuro por el que estás ansioso. Como resultado, el destino de este vagar depende de tres niveles de nuestra memoria.

 

El primer nivel se compone de nuestras habilidades básicas.

 

Nuestras mentes errantes a menudo están vinculadas a habilidades simples como caminar, hablar y escribir. También es común soñar despierto sobre una habilidad que nos gustaría tener, como tocar un instrumento musical, o un talento que hemos perdido, como la fluidez con un idioma extranjero. Obviamente, cuando nuestra mente deja de reflexionar sobre estos, podemos estar descontentos por no tenerlos.

 

Esto nos lleva al segundo nivel de nuestra memoria: el conocimiento.

 

Este nivel contiene todas las palabras e idiomas que conoces, así como los datos e información sobre las personas y los lugares que has aprendido. Aquí es donde ocurre la mayor parte del vagabundeo creativo de la mente, donde recurrimos y hacemos conexiones desde este vasto conjunto de conocimiento.

 

Ya sea que esté escribiendo un libro o simplemente soñando despierto, su mente puede divagar y crear mundos a partir de su almacenamiento de conocimiento. Incluso puedes imaginar estar en un lugar donde nunca has estado, como escalar uno de los volcanes de Hawái.

 

Esto nos lleva a nuestro tercer y último nivel: memoria episódica .

 

Esta es una capa especializada que contiene momentos específicos y personalmente relevantes. Aquí es donde su mente deambula para recordar un evento que ha experimentado. Dado que estos recuerdos son profundamente personales, son los que más definen su sentido de identidad.

 

Estos también son recuerdos que tienden a volverse más borrosos a medida que envejecemos, y requieren un disparador para revivir. Es posible que sienta que esto sucede cuando una fotografía antigua hace que su mente divague a un evento pasado.

 

Con todos estos niveles diferentes para deambular, no es sorprendente que nuestra mente haga estos viajes frecuentes.

 

Los fenómenos extraños de la memoria tienen un impacto en los vagabundeos de nuestra mente.

 

¿Alguna vez te has reconfortado al permitir que tu mente divague en un recuerdo preciado de la infancia? ¿Te imaginas el dolor de perder el acceso a esos recuerdos?

 

Las personas con amnesia experimentan esta incapacidad para recordar eventos pasados.

 

Algunos casos de amnesia también resultan en la imposibilidad de crear nuevos recuerdos. Pero en ambos casos, la mente está alterada e incapaz de deambular entre el pasado y el presente.

 

Un caso famoso es Henry Molaison, quien se sometió a una operación cuando tenía 27 años. Luego, no pudo aprender nada nuevo, a pesar de que podía recordar los eventos previos a la operación. Su mente estaba atrapada en un presente permanente: incluso cuando tenía 60 años, supondría que tenía alrededor de 34 años.

 

Pero los problemas de salud mental no son la única causa de problemas de memoria.

 

Todos somos capaces de crear recuerdos falsos que pueden afectar la forma en que nuestra mente divaga. Esto se debe en parte a que nuestros recuerdos no se almacenan en un registro permanente como una película que podemos volver a ver. Cada vez que sacamos un recuerdo tenemos la capacidad de distorsionarlo.

 

Un experimento realizado por la psicóloga estadounidense Elizabeth Loftus reveló que incluso es posible implantar recuerdos falsos en las personas. Una cuarta parte de sus sujetos de prueba pudieron “recordar” y responder preguntas sobre eventos en su vida que nunca tuvieron lugar. En estos casos, parecía que estos “recuerdos”, como perderse en un supermercado, en realidad eran historias de otros miembros de la familia.

 

Entonces, dado que nuestros recuerdos se modifican constantemente, es posible que nuestra mente pueda volver a algo que ni siquiera ha sucedido. ¡Estos recuerdos pueden ser tan reales para nosotros que incluso pueden engañar a un detector de mentiras!

 

En el próximo capítulo, veremos cómo también podemos divagar en la mente de otra persona, y cómo esto puede ser bueno para nosotros.

 

En realidad podemos deambular por las mentes de los demás, pero no tiene nada que ver con los poderes psíquicos.

 

No tenemos que visitar a un místico con una bola de cristal para saber qué está pensando otra persona. De hecho, lo hacemos todo el tiempo cuando nuestra mente vaga en una dirección particular.

 

No son los poderes psíquicos los que nos dicen lo que está en la mente de alguien; son nuestros poderes de observación y experiencia cultural los que nos dan esta idea. Y estas habilidades provienen de la misma parte de nuestro cerebro que está activa cuando nuestra mente vaga: la red en modo predeterminado.

 

Un ejemplo de esto proviene de un estudio en el que los investigadores ofrecieron un escenario a un grupo de personas: cuando John conoció a Emily, él le dijo que conducía un Porsche, pero en realidad solo conduce un Ford. ¿Cómo reaccionará Emily, que no sabe nada de autos, cuando se entere?

 

Las personas en el estudio lo pensaron, y la mayoría llegó a la conclusión correcta: Emily tendría una creencia falsa y pensaría que el Ford era en realidad un Porsche.

 

Los escáneres cerebrales revelaron que era la red en modo predeterminado la que estaba activa cuando los participantes pensaban en sus respuestas. Entonces podemos decir que es completamente posible deambular en la mente de otra persona para descubrir lo que está pensando.

 

Este tipo de deambular por la mente también nos permite navegar con seguridad en situaciones sociales potencialmente incómodas.

 

Al deambular por la mente de alguien, podemos determinar lo que pueden o no saber sobre un tema, lo que nos permite responder adecuadamente. Quizás, como Emily en el caso anterior, alguien está equivocado en sus creencias. Saber esto nos permite evitar confusiones cuando hablamos con ellos.

 

También podemos determinar si alguien podría ofenderse por algo que decimos. En el caso de Emily, podría ser humillada si se hace público que confundió un Ford con un Porsche. Entonces podríamos informarle discretamente sobre el error y ayudarla a evitar la vergüenza.

 

La narración de cuentos es una forma esencial de deambular por la mente y probablemente se remonta a millones de años.

 

Aunque compartimos muchos rasgos con otros mamíferos, incluido el comportamiento social, el uso de herramientas y la aversión a las pulgas, los humanos son la única especie con una larga historia de narración.

 

Dejamos que nuestras mentes se desvíen y presenten historias por una variedad de razones.

 

De vuelta en cazador veces de recolector probablemente compartimos historias como una forma de transmitir información importante entre nosotros, ayudando a asegurar nuestra supervivencia. Algunas tribus todavía hacen esto hoy, compartiendo diferentes técnicas de caza y recolección, donde encontraron comida o peligro y contaban historias sobre otras tribus. El formato de narración también ayudó a los niños a aprender estas historias que salvan vidas.

 

La importancia de estas historias se puede ver en la estructura social de las tribus, donde los narradores son muy respetados.

 

También es probable que este sueño creativo conduzca al desarrollo del lenguaje.

 

Muchos creen que el mimo se usó originalmente para contar historias, pero naturalmente no es la forma más efectiva de compartir información importante. El lenguaje se desarrolló como una mejor manera de compartir conocimientos y crear historias más complejas y elaboradas. Esto también permitió a las personas comunicar ideas más abstractas como “seres vivos” y dar nombre a nuevos inventos o conceptos.

 

Si bien algunas historias se basan en una experiencia emocionante o importante, otras historias requieren fantasía y una narrativa apasionante. Como muestra el siguiente capítulo, una mente errante puede mejorar este tipo de creatividad.

 

Muchas personas usan drogas para ser creativas, pero deambular por la mente podría funcionar igual de bien, con menos efectos secundarios.

 

La creatividad es un gran activo tanto en el mundo de los negocios como del entretenimiento. En la búsqueda de inspiración, muchas personas han recurrido a las drogas, porque sustancias como el LSD, la marihuana y el opio tienen un efecto de alteración mental que puede conducir a la mente errante que resulta en ingenio. Soñar puede tener el mismo efecto, pero es impredecible y pocas personas recuerdan sus sueños.

 

Desde Charles Dickens y Edgar Allen Poe hasta The Beatles y Steve Jobs, muchos artistas y personas creativas han usado drogas para ayudarlos a encontrar inspiración y aportar ideas innovadoras.

 

El alcohol fue usado por Winston Churchill, James Joyce y Ernest Hemingway por la misma razón.

 

Pero estas drogas también tienen muchos efectos secundarios negativos como la adicción.

 

Un camino más seguro hacia la creatividad inspirada es a través de la mente errante y un proceso llamado incubación .

 

Esto significa desarrollar nuestras mejores ideas en nuestro centro de creatividad, la red en modo predeterminado, mientras enfocamos nuestra atención en otros lugares.

 

Por ejemplo, un experimento reveló que las personas se desempeñaron mejor en una tarea creativa después de que se les dio un descanso que involucraba una tarea mundana. Este descanso permitió que su mente divagara, activando la red en modo predeterminado, y volvieron a la tarea creativa inspirada.

 

Por otro lado, los participantes a quienes se les asignó una tarea que les exigía usar su memoria durante el descanso tuvieron un mal desempeño cuando volvieron a la tarea creativa. Esto se debe a que no tuvieron el tiempo para permitir que sus mentes divaguen y dejen que sus ideas se incuben.

 

Al final, no necesitas drogas para ser creativo. Deja que tu mente divague y coseche las recompensas.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Una mente errante no es algo malo.

 

Cuando tu mente divaga, no se está apagando, en realidad todavía está bastante activa. Al dejar que su mente divague, puede inspirar más creatividad y comprender mejor a los demás.

 

Consejo práctico:

 

Deja que tu mente divague.

 

No intentes ser productivo cada minuto de tu tiempo. Está bien sentarse, relajarse y dejar que su mente divague. ¡Podría inspirar tu próximo avance creativo!

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

 

Sugerido más lectura: La mente organizada 1945 [1945 [45] 19459006]
 

La mente organizada proporciona una explicación perspicaz sobre la forma en que nuestro cerebro maneja los datos entrantes, un proceso particularmente relevante en esta era de sobrecarga de información. También es una guía práctica para hacer frente a la multitud de decisiones que debemos tomar en la vida cotidiana. Al aprender estrategias bien pensadas que lo ayudarán a organizar su vida, se convertirá en un trabajador más productivo y eficaz en cualquier tarea. Para encontrar este resumen, presione “Ya terminé” en la parte inferior de la pantalla.