dark

La heurística de la disponibilidad: 3 cosas que todo el mundo debería saber sobre

Hay dos sesgos que emanan del heurístico de la disponibilidad (también conocido como el sesgo de la disponibilidad): La facilidad de recuerdo y la recuperabilidad.

Hay 3 cosas que debes saber sobre la heurística de la disponibilidad:

  1. A menudo juzgamos mal la frecuencia y la magnitud de los acontecimientos que han ocurrido recientemente.
  2. Esto ocurre, en parte, por las limitaciones de la memoria.
  3. Recordamos mejor las cosas cuando se presentan en una narración vívida.

• • •

Debido al sesgo de disponibilidad, nuestras percepciones del riesgo pueden ser erróneas y podemos preocuparnos por los riesgos equivocados. Esto puede tener efectos desastrosos.

La facilidad de recuerdo sugiere que si algo se recuerda más fácilmente en la memoria debe ocurrir con mayor probabilidad.

La heurística de la disponibilidad distorsiona nuestra comprensión de los riesgos reales.

“La atención que prestamos a una experiencia es proporcional a su carácter vívido o interesante; y es un hecho notorio que lo que nos interesa más vívidamente en ese momento es, en igualdad de condiciones, lo que recordamos mejor”.
— William James

Cuando tomamos decisiones, tendemos a dejarnos influir por lo que recordamos. En lo que recordamos influyen muchas cosas, como las creencias, las expectativas, las emociones y los sentimientos, así como cosas como la frecuencia de la exposición.  La cobertura de los medios de comunicación (por ejemplo, Internet, radio, televisión) marca una gran diferencia. Cuando ocurren acontecimientos raros, se vuelven muy visibles para nosotros, ya que reciben una gran cobertura por parte de los medios de comunicación. Esto significa que es más probable que lo recordemos, sobre todo inmediatamente después del acontecimiento. Sin embargo, recordar un acontecimiento y estimar su probabilidad real son dos cosas distintas. Si tienes un accidente de coche, por ejemplo, es probable que califiques las probabilidades de tener otro accidente de coche mucho más altas de lo que indicarían los índices básicos.

La recuperabilidad sugiere que estamos sesgados en las evaluaciones de la frecuencia, en parte debido a las limitaciones de la estructura de nuestra memoria y a nuestros mecanismos de búsqueda. Lo que importa es la forma en que recordamos.

Los sesgos de recuperabilidad y facilidad de recuerdo indican que el sesgo de disponibilidad puede influir sustancial e inconscientemente en nuestro juicio. Asumimos con demasiada facilidad que nuestros recuerdos son representativos y verdaderos y descartamos los acontecimientos que están fuera de nuestra memoria inmediata.

• • •

En Pensar rápido, pensar despacio, Kahneman escribe

La gente tiende a evaluar la importancia relativa de los temas por la facilidad con que se recuperan de la memoria, y esto viene determinado en gran medida por el alcance de la cobertura en los medios de comunicación.

• • •

El científico social ganador del Premio Nobel y padre de la inteligencia artificial, Herbert Simon, escribió en Modelos de mi vida:

Pronto aprendí que uno gana premios principalmente por ganar premios: un ejemplo de lo que Bob Merton llama el Efecto Mateo. También es parecido al fenómeno conocido en política como “disponibilidad”, o reconocimiento del nombre. Una vez que uno es suficientemente conocido, su nombre sale automáticamente a la superficie en cuanto se reúne un comité de premios.

Según el profesor de Harvard Max Bazerman

Muchas decisiones vitales se ven afectadas por la viveza de la información. Aunque la mayoría de la gente reconoce que el SIDA es una enfermedad devastadora, muchos individuos ignoran los datos claros sobre cómo evitar contraer el SIDA. Sin embargo, en el otoño de 1991, el comportamiento sexual en Dallas se vio dramáticamente afectado por un dato vívido que puede o no ser cierto. En una escalofriante entrevista, una mujer de Dallas que se hacía llamar C.J. afirmó que tenía SIDA y que intentaba propagar la enfermedad por venganza contra el hombre que la había infectado. Después de que esta vívida entrevista apareciera en las noticias locales, la asistencia al seminario sobre el SIDA de Dallas aumentó drásticamente. Aunque las posibles acciones de C.J. eran un motivo legítimo de preocupación, está claro que la mayoría de los riesgos para la salud relacionados con el sida no son resultado de las acciones de una sola mujer. Hay muchas más razones importantes para preocuparse por el SIDA. Sin embargo, el vívido informe de C.J. tuvo un efecto más sustancial en el comportamiento de muchas personas que las montañas de datos disponibles. La Heurística de la Disponibilidad describe las inferencias que hacemos sobre la frecuencia, incluso, en función de la facilidad con la que podemos recordar casos de ese acontecimiento…

Aunque este ejemplo de vivacidad puede parecer bastante benigno, no es difícil ver cómo el sesgo de disponibilidad podría llevar a los directivos a tomar decisiones potencialmente destructivas en el lugar de trabajo. Lo siguiente procede de la experiencia de uno de nuestros estudiantes de MBA: Como agente de compras, tenía que seleccionar a uno de varios proveedores posibles. Eligió la empresa cuyo nombre le resultaba más familiar. Más tarde se enteró de que la notoriedad del nombre se debía a la reciente publicidad negativa sobre la extorsión de fondos por parte de la empresa a sus clientes.

Los directivos que realizan evaluaciones de rendimiento suelen ser víctimas de la heurística de la disponibilidad. Trabajando a partir de la memoria, los casos vívidos del comportamiento de un empleado (ya sean positivos o negativos) se recordarán más fácilmente de la memoria, parecerán más numerosos que los incidentes comunes y, por tanto, se ponderarán más en las evaluaciones del rendimiento. La actualidad de los acontecimientos también es un factor: Los directivos dan más peso al rendimiento durante los tres meses anteriores a la evaluación que a los nueve meses anteriores del periodo de evaluación, porque está más disponible en la memoria._

El sesgo de disponibilidad tiene numerosas implicaciones para los inversores.

Un estudio de Karlsson, Loewenstein y Ariely (2008) demostró que es más probable que la gente adquiera un seguro para protegerse después de una catástrofe natural que acaba de experimentar que para adquirir un seguro sobre este tipo de catástrofe antes de que ocurra._

Bazerman añade:

Este patrón puede ser sensato para algunos tipos de riesgos. Al fin y al cabo, la experiencia de sobrevivir a un huracán puede ofrecer pruebas sólidas de que tu propiedad es más vulnerable a los huracanes de lo que habías pensado o de que el cambio climático está aumentando tu vulnerabilidad a los huracanes.

Robyn M. Dawes, en su libro Everyday Irrationality, dice

Lo que es un poco menos obvio es que la gente puede hacer juicios sobre la facilidad con la que los casos pueden venir a la mente sin recordar realmente casos concretos. Sabemos, por ejemplo, si podemos recordar a los presidentes de los Estados Unidos, o más bien lo bien que podemos recordar sus nombres; además, sabemos en qué periodos de la historia somos mejores recordando que en otros. Podemos hacer juicios sin enumerar realmente en nuestra mente los nombres de los presidentes concretos.

Este recuerdo de la facilidad para crear instancias no se limita a la experiencia real, sino que se extiende también a la experiencia hipotética. Por ejemplo, se pide a los sujetos que consideren cuántos subcomités de dos personas pueden formarse a partir de un comité de ocho, y se pide a los mismos o a otros sujetos que estimen cuántos subcomités de seis pueden formarse a partir de un comité de ocho personas. Es mucho más fácil pensar en pares de personas que en conjuntos de seis personas, con el resultado de que la estimación de pares tiende a ser mucho mayor que la estimación de subconjuntos de seis. Sin embargo, en términos lógicos, el número de subconjuntos de dos es idéntico al de seis; la formación de un subconjunto particular de dos personas implica automáticamente la formación de un subconjunto particular formado por las seis restantes. Como estos subconjuntos únicos están emparejados, hay el mismo número de cada uno.

Esta disponibilidad a la imaginación también crea una irracionalidad especialmente llamativa, que puede denominarse con la falacia de la conjunción o falacia de la probabilidad compuesta. A menudo las combinaciones de sucesos o entidades son más fáciles de pensar que sus componentes, porque la combinación puede tener sentido mientras que el componente individual no lo tiene. Un ejemplo clásico es el de una hipotética mujer llamada Linda que se dice que fue una activista social que se especializó en filosofía cuando era estudiante universitaria. ¿Cuál es la probabilidad de que a los treinta años sea cajera de un banco? Los sujetos juzgan la probabilidad como muy improbable. Pero cuando se les pregunta si podría ser una cajera de banco activa en un movimiento feminista, los sujetos juzgan que esta combinación es más probable que que sea una cajera de banco.

Capacidad de recuperación (basada en las estructuras de la memoria)

Recuperamos mejor las palabras de la memoria utilizando la letra inicial de la palabra que una posición aleatoria como el 3 (Tversky y Kahneman, 1973).

En 1984, Tverksy y Kahneman volvieron a demostrar el sesgo de recuperabilidad cuando pidieron a los participantes en su estudio que estimaran la frecuencia de las palabras de siete letras que tenían la letra “n” en la sexta posición. Sus participantes estimaron que tales palabras eran menos comunes que las palabras de siete letras que terminaban en la más memorable “ing”. Esta respuesta es incorrecta. Todas las palabras de siete letras que acaban en “ing” también tienen una “n” en la sexta posición. Sin embargo, es fácil recordar palabras de siete letras que terminan en “ing”. Como ya demostramos con Dawes, éste es otro ejemplo de la falacia de la conjunción.

Las ubicaciones de los comercios también se eligen en función de la búsqueda, lo que explica por qué las gasolineras y las tiendas minoristas suelen estar “agrupadas”. Los consumidores aprenden la ubicación de un producto y organizan su mente en consecuencia. Aunque no recuerde el nombre de las tres gasolineras de la misma esquina, su mente le dice que es ahí donde debe ir a buscar gasolina. Cada estación, suponiendo que todo lo demás sea igual, tiene entonces un 1/3 de posibilidades de conseguir tu negocio, lo que es mucho mejor que las gasolineras que no visitas porque su ubicación no resuena con la búsqueda de tu mente. Para maximizar el tráfico, las tiendas deben encontrar ubicaciones que los consumidores asocien con un producto.

• • •

Efecto de exposición

Las personas tienden a desarrollar una preferencia por las cosas porque están familiarizadas con ellas. Esto se llama efecto de exposición. Según Titchener (1910), el efecto de exposición hace que la gente experimente un “resplandor o calidez, una sensación de propiedad, un sentimiento de intimidad”.

El efecto de exposición sólo se aplica a las cosas que se perciben como neutras o positivas. Si te expones repetidamente a algo que se percibe como un estímulo negativo, de hecho puede amplificar los sentimientos negativos. Por ejemplo, cuando alguien pone música a todo volumen, al principio tiendes a tener mucha paciencia. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, te sientes cada vez más molesto, ya que tu exposición a los estímulos aumenta.

Cuanto más nos exponemos a algo, más fácil es recordarlo en nuestra mente. El efecto de exposición nos influye de muchas maneras. Piensa en las marcas, las acciones, las canciones, las empresas e incluso en el viejo dicho “al diablo lo conoces”.

* * *

El efecto Von Restorff

“Una de estas cosas no pertenece” puede resumir con precisión el Efecto Von Restorff (también conocido como efecto de aislamiento y efecto de novedad). En nuestra mente, las cosas que destacan tienen más probabilidades de ser recordadas y rememoradas porque prestamos mayor atención a los elementos distintivos de un conjunto.

Por ejemplo, si te pidiera que recordaras la siguiente secuencia de caracteres “RTASDT9RTGS”, sospecho que el carácter más recordado sería el “9” porque destaca y, por tanto, tu mente le presta más atención.

El efecto Von Restorff nos lleva a la evidencia vívida.

Pruebas vívidas

Según William James en los Principios de Psicología:

_Una impresión puede ser tan excitante emocionalmente como para dejar casi una cicatriz en los tejidos cerebrales; y así se origina un delirio patológico. Por ejemplo: “Una mujer atacada por ladrones toma a todos los hombres que ve, incluso a su propio hijo, por bandidos empeñados en matarla. Otra mujer ve a su hijo atropellado por un caballo; ningún razonamiento, ni siquiera la visión del niño vivo, la persuadirá de que no ha sido asesinado”.

M. Taine escribió:

Si comparamos diferentes sensaciones, imágenes o ideas, encontraremos que sus aptitudes para revivir no son iguales. Un gran número de ellas son borradas y no vuelven a aparecer a lo largo de la vida; por ejemplo, hace uno o dos días atravesé París en coche, y aunque vi claramente unas sesenta u ochenta caras nuevas, no puedo recordar ahora ninguna de ellas; sería necesaria alguna circunstancia extraordinaria, un ataque de delirio o la excitación del hachís para darme una oportunidad de revivir. En cambio, hay sensaciones con una fuerza de reanimación que nada destruye ni disminuye. Aunque, por regla general, el tiempo debilita y deteriora nuestras sensaciones más fuertes, éstas reaparecen enteras e intensas, sin haber perdido una partícula de su detalle, ni ningún grado de su fuerza. M. Breirre de Boismont, habiendo sufrido de niño una enfermedad del cuero cabelludo, afirma que “después de haber transcurrido cincuenta y cinco años, todavía puede sentir cómo se le arranca el pelo bajo el tratamiento del “casquete”” – Por mi parte, después de treinta años, recuerdo característica por característica el aspecto del teatro al que fui llevado por primera vez. Desde la tercera fila de palcos, el cuerpo del teatro me pareció un inmenso pozo, rojo y llameante, plagado de cabezas; abajo, a la derecha, en un piso estrecho, dos hombres y una mujer entraban, salían y volvían a entrar, hacían gestos y me parecían enanos animados: para mi gran sorpresa, uno de estos enanos se arrodilló, besó la mano de la dama y luego se escondió detrás de un biombo: el otro, que entraba, parecía enfadado y levantó el brazo. Yo tenía entonces siete años, no podía entender nada de lo que ocurría; pero el pozo de terciopelo carmesí estaba tan lleno de gente y era tan brillante que, al cabo de un cuarto de hora, estaba como embriagado y me quedé dormido.

Cada uno de nosotros puede encontrar recuerdos similares en su memoria, y puede distinguirlos en un carácter común. La impresión primitiva ha ido acompañada de un grado extraordinario de atención, ya sea por ser horrible o deliciosa, o por ser nueva, sorprendente y desproporcionada con respecto al curso ordinario de la vida; esto es lo que expresamos diciendo que hemos sido fuertemente impresionados; que fuimos absorbidos, que no podíamos pensar en otra cosa; que nuestras otras sensaciones fueron borradas; que fuimos perseguidos todo el día siguiente por la imagen resultante; que nos acosó, que no podíamos alejarla; que todas las distracciones eran débiles al lado de ella. Es por la fuerza de esta desproporción por lo que las impresiones de la infancia son tan persistentes; estando la mente totalmente fresca, los objetos y acontecimientos ordinarios son sorprendentes…

Cualquiera que sea el tipo de atención, voluntaria o involuntaria, siempre actúa igual; la imagen de un objeto o acontecimiento es capaz de revivir, y de revivir completamente, en proporción al grado de atención con que hayamos considerado el objeto o acontecimiento. Esta regla la ponemos en práctica en cada momento de la vida ordinaria._

Un ejemplo de Freeman Dyson:

Un ejemplo sorprendente del sesgo de disponibilidad es el hecho de que los tiburones salvan la vida de los nadadores. Un análisis minucioso de las muertes en el océano cerca de San Diego muestra que, por término medio, la muerte de cada nadador muerto por un tiburón salva la vida de otros diez. Cada vez que muere un nadador, el número de muertes por ahogamiento desciende durante unos años y luego vuelve al nivel normal. El efecto se produce porque los informes de muerte por ataque de tiburón se recuerdan más vivamente que los informes de ahogamiento._

Total
0
Shares
Related Posts
silhouette photography of man

El valor del pensamiento probabilístico: Espías, crímenes y relámpagos

El pensamiento probabilístico consiste esencialmente en tratar de estimar, utilizando algunas herramientas matemáticas y lógicas, la probabilidad de que se produzca un resultado concreto. Es una de las mejores herramientas que tenemos para mejorar la precisión de nuestras decisiones. En un mundo en el que cada momento está determinado por un conjunto infinitamente complejo de factores, el pensamiento probabilístico nos ayuda a identificar los resultados más probables. Cuando los conocemos, nuestras decisiones pueden ser más precisas y eficaces.
Read More
woman in gray sweater sitting on white chair

Los primeros principios: Los bloques de construcción del verdadero conocimiento

El pensamiento de primeros principios es una de las mejores formas de aplicar ingeniería inversa a los problemas complicados y dar rienda suelta a las posibilidades creativas. A veces se denomina "razonamiento a partir de los primeros principios", y consiste en descomponer los problemas complicados en elementos básicos y volver a montarlos desde cero. Es una de las mejores maneras de aprender a pensar por ti mismo, liberar tu potencial creativo y pasar de los resultados lineales a los no lineales.
Read More
Comprender la velocidad y la rapidez: Decir "NO" a lo no esencial

Comprender la velocidad y la rapidez: Decir “NO” a lo No-Esencial

Es tentador pensar que, para ser un valioso jugador de equipo, debes decir "sí" a todas las peticiones y tareas que te pidan. Las personas que dicen que sí a todo tienen mucha velocidad. Siempre están haciendo cosas pero nunca consiguen hacer nada. ¿Por qué? Porque no piensan en términos de velocidad. Entender la diferencia entre rapidez y velocidad cambiará tu forma de trabajar. Pensar en múltiples dimensiones es una de las habilidades de pensamiento cruciales que nadie te ha enseñado.
Read More