La guía de un monje para la felicidad

A Monk’s Guide to Happiness (2019) proporciona a los lectores un manual filosóficamente perspicaz y prácticamente útil sobre cómo liberarse del sufrimiento y alcanzar la paz interior. A partir de los 25 años de entrenamiento del autor en monasterios budistas y retiros intensivos de meditación, el libro destila más de dos décadas de sabiduría duramente ganada.

Meditación en el siglo XXI


Sinopsis

Una guía del monje para la felicidad (2019) ofrece un manual filosóficamente perspicaz y prácticamente útil sobre cómo liberarse del sufrimiento y alcanzar la paz interior. A partir de los 25 años de entrenamiento del autor en monasterios budistas y retiros intensivos de meditación, el libro destila más de dos décadas de sabiduría duramente ganada.


Aprende a ser feliz en cualquier lugar, en cualquier momento.

Si pudieras tener una superpotencia, ¿cuál sería?

La gente suele responder a esta pregunta con cierta habilidad de un cómic de superhéroes: volar, invisibilidad, telequinesis y similares. Pero aquí hay uno que probablemente no se te haya ocurrido antes: la felicidad a pedido.

Imagina que tu mente tiene un interruptor que puedes activar para encontrar la paz sin importar dónde estabas o lo que estaba sucediendo. Puede que no suene tan llamativo como la levitación, pero igual cambiaría la vida. También sería sorprendentemente poderoso. Con solo presionar tu interruptor de felicidad, puedes mantenerte fresco bajo presión y soportar cualquier dificultad.

Lo mejor de todo, a diferencia de los superpoderes de los cómics, esta es una habilidad que realmente puedes desarrollar.

En este resumen, aprenderá

  • por qué probablemente esté buscando la felicidad en los lugares equivocados;
  • cómo entrenar tu mente para generar felicidad; y
  • lo que puedes hacer para adquirir esta habilidad hoy.

La felicidad es un sentimiento de plenitud y libertad en el momento presente.

Antes de profundizar en los detalles de cómo ser feliz, demos un paso atrás y comencemos con una pregunta más fundamental: ¿qué es la felicidad en primer lugar? Esto puede parecer un punto de investigación bastante filosófico, pero tiene algunas implicaciones muy prácticas. Después de todo, si queremos encontrar algo, ¡necesitamos saber lo que estamos buscando!

Entonces, ¿en qué consiste el sentimiento de felicidad? Bueno, podemos dividirlo en tres componentes principales. El primero es una sensación de plenitud. Cuando estamos felices, no sentimos que nos falte nada en nuestra experiencia del momento presente. En cambio, nos sentimos completos, tal como somos, justo aquí, ahora mismo.

En otras palabras, nos sentimos contentos. No deseamos nada que ya no tengamos, ya sea un objeto material, experiencia o circunstancia. Por ejemplo, no pensaríamos: “Si tan solo tuviera ese nuevo dispositivo brillante o tuviera un mejor trabajo, entonces estaría feliz”. Ya estamos satisfechos, así que lo que esté sucediendo en el El momento presente es suficiente.

Eso nos lleva al segundo componente de la felicidad, que es sentirse anclado al presente. Esto significa que no nos dejamos llevar por pensamientos sobre el pasado o el futuro, donde tendemos a quedar atrapados en recuerdos dolorosos e incertidumbres que provocan ansiedad. Por ejemplo, “Desearía no haber hecho ese comentario a mi amiga” o “Me pregunto qué dirá cuando la vea la próxima vez”. En cambio, nos enfocamos en el momento que estamos experimentando.

En conjunto con todo esto, también sentimos una sensación de libertad. Este es el tercer componente de la felicidad. No nos dejamos cautivar por las emociones negativas y los inquietantes deseos que conlleva desenterrar el pasado, anticipar el futuro o desear que el presente sea diferente. En cambio, nos sentimos liberados de todas estas fuentes de infelicidad.

La naturaleza de esta liberación se aclarará en los siguientes capítulos, donde trazaremos un mapa de la prisión mental de la que estamos tratando de liberarnos. Luego, con nuestro mapa en la mano, descubriremos un plan de escape.

La infelicidad implica una sensación de incompletitud, que surge del deseo y la búsqueda de la felicidad fuera de nosotros mismos.

Si la felicidad está marcada por una sensación de plenitud, actualidad y libertad, entonces la infelicidad se caracteriza por lo contrario: una sensación de incompletitud, ausencia y cautiverio. Para comprender mejor la naturaleza de la infelicidad, centrémonos en el primero de estos sentimientos.

¿De dónde viene nuestra sensación de incompletitud? Bueno, es básicamente la otra cara de nuestros deseos. Cuando queremos algo, generalmente es algo que nos falta pero creemos que deberíamos tener. Por ejemplo, si desea una promoción que aún no ha recibido, pero cree que sería feliz si la hubiera recibido, eso lo hace sentir incompleto. En tu mente, una promoción se convierte en una de las piezas que faltan en tu rompecabezas de la felicidad. Ahora parece que hay un espacio vacío en tu vida y anhelas llenar el vacío.

Si miramos por debajo de esta forma de pensar, existe una suposición subyacente de que la felicidad proviene de fuera de nosotros mismos. Ya sea que anhelemos objetos materiales, experiencias o logros, creemos que podemos lograr la felicidad al obtener las cosas que deseamos. Por lo tanto, nuestra felicidad parece depender de tener esas cosas, mientras que nuestra infelicidad parece ser el resultado de no tenerlas.

Pero esta forma de pensar es profundamente problemática por muchas razones. Para empezar, pone nuestra felicidad a merced de las fuerzas externas, que a menudo están fuera de nuestro control. Para volver al ejemplo anterior, puedes trabajar tan duro como quieras, pero esa promoción depende de tu jefe. Entonces terminas poniendo tu felicidad en sus manos.

Ahora, supongamos que tienes suerte y recibes la promoción. ¿Cómo te hace sentir? Probablemente encantado, pero la sensación será de corta duración. Pronto, estará buscando lo siguiente que desee: tal vez un automóvil más lujoso para acompañar su cheque de pago más grande, o tal vez una promoción aún más grande. Sea lo que sea, ahora te sentirás insatisfecho con el hecho de que no tienes otra cosa hasta que la obtengas. Entonces pasarás a otro deseo más, luego otro y otro.

¿Por qué nos quedamos atrapados en este bucle y cómo podemos escapar de él? Vamos a averiguar.

La cultura moderna exacerba el problema del deseo insaciable y nuestra sensación de incompletitud.

Si quieres salir de una trampa, necesitas saber cómo funciona. Lo mismo ocurre con el ciclo interminable de deseo, así que examinemos la maquinaria detrás de él.

En el mundo moderno, algunos mecanismos mantienen este ciclo en movimiento: publicidad, redes sociales y la cultura materialista más amplia en la que están integrados. Ya sea que estemos viendo televisión, navegando en Internet o simplemente caminando por una calle llena de carteles publicitarios, los anuncios nos bombardean constantemente. Estos nos dicen que necesitamos comprar un producto para ser más hermosos, respetados o eficientes. Estos anuncios dependen de la implicación de que aún no somos lo suficientemente hermosos, respetados o eficientes.

Mientras tanto, cuando hojeamos revistas o nos desplazamos por las redes sociales, vemos un desfile interminable de fotografías cuidadosamente retocadas y seleccionadas que muestran vidas que parecen mejores que las nuestras. Estos anuncios e imágenes conspiran para enviarnos el mismo mensaje: “Usted y su vida no son suficientes. Necesitas más para ser feliz “. Cuando estamos inundados con este mensaje, es bastante difícil sentirnos satisfechos con nuestras vidas tal como son. Es como si siempre hay algo más que necesitamos.

Para agravar este problema es otro aspecto desafortunado de la cultura moderna en la que vivimos: la sobrecarga sensorial. Películas contemporáneas, programas de televisión, videos musicales, comerciales y canciones inundan nuestros ojos y oídos con una avalancha de imágenes y sonidos hiperactivos. La comida chatarra y las bebidas bombean nuestros cuerpos llenos de azúcar y cafeína. Los feeds de las redes sociales nos ofrecen un flujo constante de contenido nuevo, junto con la posibilidad de obtener Me gusta si contribuimos a ellos.

Cada vez que recibimos un “golpe” de una de estas fuentes de sobreestimulación, recibimos un pequeño “efecto” similar a las drogas. Tan pronto como desaparece, nos quedamos con ganas de más, así que vamos buscando nuestro próximo éxito: convertirnos en adictos al placer. Mientras tanto, cuanto más nos acostumbramos a la sobrecarga sensorial, más fácilmente nos aburrimos y nos distraemos, lo que nos lleva a ansiar aún más estimulación.

Si bien la publicidad, las redes sociales y la sobreestimulación ciertamente aceleran el motor del deseo insaciable, aquí está sucediendo algo más profundo.

Si buscamos la felicidad fuera de nosotros mismos, nos dirigimos a la infelicidad.

Como hemos visto, la cultura moderna nos anima a adoptar un enfoque equivocado de la felicidad. Pero no es solo nuestra cultura la culpable. Es el acto mismo de buscar la felicidad en las fuentes externas de placer que está obligado a proporcionar solo “golpes” de placer limitados a corto plazo en el mejor de los casos.

Esto puede ser cierto para cualquier fuente externa de placer, incluso aquellas que parecen completamente no materialistas y saludables, como una relación romántica o una hermosa puesta de sol. Parte del problema es que nada dura para siempre. La relación finalmente terminará y el sol se pondrá.

En la medida en que somos conscientes de la impermanencia de las fuentes externas de placer, tendemos a participar en diversas formas de comportamiento autodestructivo. Podríamos temer o lamentar la inevitabilidad de perderlos, lo que arruina nuestro fugaz placer con ansiedad o tristeza. O, peor aún, podríamos intentar en vano mantenerlos, lo que puede conducir a comportamientos aún más autodestructivos. Por ejemplo, podemos controlarnos para evitar que nuestros socios nos dejen, arruinando así nuestras relaciones.

Además, cuando buscamos la felicidad fuera de nosotros mismos, esto se consolida como un hábito mental, preparándonos para la insatisfacción continua. Incluso cuando obtenemos lo que queremos, nuestra mente está tan acostumbrada a mirar hacia afuera que seguimos escaneando el mundo que nos rodea para encontrar algo a lo que apegarnos como fuente de felicidad.

Terminamos como el chico de la fiesta que constantemente busca a otra persona con quien hablar. Siempre pensando en su próxima conversación, nunca está completamente comprometido o satisfecho con la que está teniendo. Simplemente salta de un intercambio decepcionante al siguiente.

Impulsados ​​por este hábito compulsivo, siempre buscamos algo más en otro momento por venir. Como resultado, intentamos constantemente comprender en algo que está fuera de nuestro alcance. Este hábito de agarre es una causa fundamental de infelicidad. Pasaremos al hábito opuesto, alejándose , en el próximo capítulo.

La infelicidad surge en última instancia de tratar de comprender y rechazar nuestras experiencias.

Hasta ahora, nos hemos centrado en las trampas de buscar la felicidad fuera de nosotros mismos y alcanzar las cosas que queremos. Pero todas las cosas que no queremos también sabotean nuestra posibilidad de encontrar la felicidad.

Estos vienen en muchas formas y formas, desde personas particulares, lugares y situaciones que preferimos evitar hasta pensamientos, emociones y sensaciones físicas que preferimos no experimentar. Cuando nos confrontan, queremos deshacernos de ellos y tratar de alejarlos.

Por ejemplo, imagina que sufres de dolor de cabeza. Hay una sensación dolorosa en tus sienes, pero hay más en tu sufrimiento que eso. También existe la resistencia mental que sientes hacia tu dolor. Si lo expresó en palabras, podría decir: “No, ¡no quiero esto! Vete. Déjame en paz. ”

Ahora, imagina que dejas de presionar el dolor de cabeza por un momento. Todavía tienes la sensación de dolor en las sienes, pero ya no sientes la tensión agonizante que surge de resistirlo. En cambio, sientes una sensación de neutralidad hacia él, y con esa neutralidad viene una sensación de paz. El dolor de cabeza ya no te molesta tanto, y tu felicidad se restablece en gran medida.

Lo mismo se aplica a todas las cosas indeseables que rechazamos en la vida. Y un principio similar se aplica a todas las cosas que tratamos de comprender. Si dejáramos de tratar de agarrarlos, dejaríamos de sentir el descontento y la tensión que conlleva el agarre.

Aquí, llegamos a uno de los puntos más fundamentales para comprender la felicidad. ¡Nuestro sufrimiento no es causado por las cosas que queremos alejar o comprender, sino por hacer estas mismas acciones! Esto sugiere una solución bastante sencilla para liberarnos de nuestra infelicidad: dejar de alejarnos. Deja de aferrarte. Sólo deja que sea.

Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Pero es factible: solo se necesita mucho entrenamiento mental para dar un paso atrás y considerar las cosas con neutralidad. Veamos ahora cómo hacer esto.

Para evitar las trampas de agarrar y empujar las cosas, necesitamos desarrollar la habilidad de observarlas neutralmente.

Si quieres entrenar los músculos de tu cuerpo, comienzas a ejercitarte. Al hacer ciertos ejercicios de entrenamiento de fuerza, puede apuntar a los músculos específicos que desea desarrollar.

Lo mismo es cierto cuando desea fortalecer las capacidades de su mente: sus “músculos mentales”, por así decirlo. Y cuando se trata de la capacidad de tu mente de retroceder y considerar cualquier cosa que se presente con una sensación de neutralidad tranquila, hay un entrenamiento de fuerza mental muy poderoso que puedes comenzar a practicar de inmediato.

Sin duda has oído hablar de él, y tal vez incluso lo hayas probado. El ejercicio no es secreto. Ha existido durante milenios, y se puede encontrar en textos budistas antiguos. Si aún no lo has adivinado, es – redoble de tambores, por favor – meditación.

Si esperabas una gran revelación de algún secreto nuevo para ser feliz, es posible que te sientas decepcionado en este momento. “Espera un minuto”, podrías decir. “¡Pasé por toda esa exploración de la naturaleza de la felicidad y la infelicidad solo para decirme que necesito meditar?”

Bueno, sí, pero ahora estás en una mejor posición para entender todo punto de meditación, que se pierde en muchas personas. En la cultura popular, la meditación a menudo se entiende mal simplemente como un método para liberar el estrés. Durante 15 minutos al día, desconectamos nuestras agitadas vidas modernas y sintonizamos con nosotros mismos al enfocarnos en nuestras mentes, cuerpos y sensaciones. Luego, cuando terminan los 15 minutos, salimos de esta tranquilidad ultra enfocada, sintiéndonos mágicamente renovados y listos para enfrentar el mundo nuevamente.

¡Este enfoque de la meditación no solo es inexacto, sino que también reproduce los problemas que estamos tratando de resolver! Si tratamos de meditar en este estado mental, comenzamos a comprender ese estado de tranquilidad y rechazamos cualquier cosa que parezca perturbarlo.

El estado resultante de tensión y conflicto interno es casi lo opuesto a la tranquilidad que buscamos, por lo que terminamos decepcionados. Eso lleva a muchas personas a concluir que la meditación no funciona, por lo que se dan por vencidos. Pero el punto de la meditación no es sentirse bien mientras meditamos. Más bien, es desarrollar la capacidad de ser feliz cuando estamos no meditando. Echaremos un vistazo más de cerca a este punto en el próximo capítulo.

Al practicar la atención plena en situaciones cotidianas, podemos convertirlo en un hábito.

Como forma de ejercicio mental, la meditación es básicamente practicar la habilidad de observar neutralmente nuestros pensamientos, emociones, sensaciones y experiencias. ¡La palabra “practicar” tiene énfasis aquí, porque no hay razón para desarrollar una habilidad que no usamos en nuestra vida cotidiana!

¿Cómo hacemos eso? Eso implica aplicar lo que hacemos cuando meditamos en situaciones cotidianas. Pero eso plantea otra pregunta: ¿qué hacemos exactamente cuando meditamos?

En general, los ejercicios de meditación consisten en tres pasos. En el primer paso, enfocamos nuestras mentes en un ancla en el momento presente. Para los principiantes, esto suele ser la respiración, el cuerpo, un objeto visual o los sonidos que nos rodean. El objetivo aquí es enfocarse completamente y sin prejuicios en lo que sea que estemos experimentando en el momento presente. En este estado de atención plena , no estamos presionando ni agarrando nada en nuestro campo de conciencia. Simplemente lo aceptamos y lo experimentamos tal como es.

Sin embargo, en algún momento, nuestras mentes inevitablemente deambulan hacia otras sensaciones, pensamientos o emociones. Esto lleva al paso dos, que es simplemente darse cuenta de que nos hemos desviado. El tercer paso consiste en devolver suavemente nuestra atención a nuestro ancla. Luego repetimos el ciclo una y otra vez, y una y otra vez.

Ahora, la razón por la que los ejercicios de meditación para principiantes comienzan con anclas como el cuerpo y la respiración es que estas son cosas muy inmediatas y notables en las que enfocarse. Pero en teoría, tu ancla podría ser cualquier cosa. Con eso en mente, puedes comenzar a ampliar tu práctica de meditación implementando momentos conscientes .

Para hacer esto, elige dos o tres acciones comunes que normalmente haces sin pensar, como cepillarte los dientes, almorzar o subir las escaleras. Luego, practique las tres fases de la meditación mientras las realiza cada día. Por ejemplo, si te estás cepillando los dientes, concéntrate en las sensaciones físicas de la tarea, como el sabor de la espuma de la pasta de dientes que llena tu boca y el sonido del cepillo al frotar tus dientes. Siempre que tu mente divague, simplemente observa dónde se ha ido y regresa suavemente a la experiencia.

Cuanto más practiques la atención plena, más se convertirá en tu estado mental predeterminado, no solo durante los momentos de atención plena y las sesiones de meditación, sino también cuando experimentas dificultades. Entonces podrás acceder a esta fuente interna de paz interior cuando y donde sea que estés.

Pero se necesita práctica para alcanzar este nivel de atención plena. Echemos un vistazo a algunos consejos sobre cómo llegar allí.

Ten en cuenta cómo practicas la meditación de atención plena.

Paso uno: concentra tu mente en un ancla. Paso dos: observe que está a la deriva. Paso tres: tráelo de vuelta a tu ancla. Repetir. Dicho de esta manera, la meditación suena extremadamente simple, y en cierto modo lo es. Pero como sabe cualquiera que lo haya intentado, la meditación también puede ser realmente difícil.

La segunda fase es el punto de conflicto para muchas personas. Sus mentes divagan y piensan: “¡Oh, no, me he equivocado! Perdí mi enfoque. ¡Rápido, vuelve a la respiración! ”Pero si hacemos eso, volvemos a empujar y aferrarnos. Estamos resistiendo pensamientos, emociones o sensaciones, y estamos tratando de agarrar nuestro ancla.

La clave aquí es darse cuenta de que la deambulación mental no es un fracaso. De hecho, es fundamental para el éxito de todo el esfuerzo. Si nuestras mentes no se desviaran de centrarse en nuestro ancla (paso uno), no tendríamos la oportunidad de practicar el reconocimiento de que han vagado (paso dos) y traerlos de vuelta (paso tres). Y es al practicar los tres pasos juntos que desarrollamos nuestra capacidad de habitar en un estado de atención plena.

En otras palabras, el “error” de perder nuestro enfoque es realmente una experiencia de aprendizaje crucial y una oportunidad de crecimiento. A medida que aplique la atención plena a otras áreas de su vida, trate de adoptar esta actitud amable y perdonadora hacia usted y sus “errores” en general. Si ya practica la meditación, puede tener la oportunidad de probarlo en un momento, porque está a punto de aprender un consejo final que podría hacerle pensar que lo ha estado haciendo “mal”.

[19459001 ] Ese consejo final no es cerrar los ojos ni reproducir música tranquila cuando meditas. Claro, estas cosas pueden ayudarlo a concentrarse, pero recuerde que el objetivo no es ser consciente mientras meditamos. Es tener en cuenta cuando no estamos meditando. Después de todo, ¿caminas con los ojos cerrados o escuchas suaves arpegios de piano todo el día?

Probablemente no, pero cuando meditamos de esta manera, nos estamos entrenando involuntariamente para confiar en estos métodos para lograr la atención plena. También nos estamos enviando un mensaje inconsciente: practicar la atención plena es algo que hacemos solo en circunstancias especiales.

Pero, una vez más, el punto es practicar bajo cualquier circunstancia, de modo que siempre esté “disponible” para nosotros. Entonces podremos encontrar una sensación de paz interior en cualquier momento y en cualquier lugar, con los ojos bien abiertos al hermoso pero a menudo turbulento mundo que nos rodea.

Resumen final

El mensaje clave en este resumen:

Mientras que la felicidad se caracteriza por un sentido de plenitud, actualidad y libertad, la infelicidad está marcada por lo contrario sentimientos. Estos incluyen una sensación de vacío que surge del deseo y una tendencia a buscar la felicidad fuera de nosotros mismos. Nuestros deseos son alimentados por la publicidad, las redes sociales y otros aspectos de nuestra cultura de consumo moderna, mientras que la tendencia a buscar placer externamente eventualmente se convierte en un hábito mental. Estos hábitos nos llevan a comprender lo que queremos y a alejar lo que no queremos. La tensión resultante es nuestra última fuente de sufrimiento. Para escapar, podemos aprender a observar las cosas de forma neutral. Esto se llama atención plena. Los ejercicios de meditación pueden ayudarnos a desarrollar esta habilidad, pero para aprovechar plenamente su poder, necesitamos integrarlo en nuestra vida cotidiana.

Consejos prácticos:

Pruebe micro-momentos de atención plena.

Después de 30 días de practicar momentos conscientes, es probable que sientas ganas de ampliar tu práctica de atención plena e integrarla aún más en tu vida. Una forma de hacerlo es practicando micro-momentos de atención plena. Estos son exactamente como los momentos conscientes, solo practicados por períodos de tiempo aún más cortos. En lugar de elegir dos o tres acciones para enfocarse, sintonice lo que esté haciendo en momentos aleatorios durante el día. Quizás esté sentado en una silla o paseando. Sea lo que sea, simplemente tenga en cuenta las sensaciones que tiene entre manos. Incluso puede hacerlo mientras está atrapado en el tráfico o esperando en el consultorio del médico. De hecho, las situaciones que generalmente son molestas pueden convertirse en oportunidades fantásticas para practicar la atención plena en general, ya sea a través de micro-momentos o más, sesiones de meditación improvisadas. Quién sabe, ¡incluso puede comenzar a esperar su viaje diario!

¿Tienes comentarios?

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a [email protected] con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!

Qué leer a continuación: El milagro de la atención plena , por Thích Nhất Hạnh [194590012]

Afortunadamente, has salido de este resumen convencido de que la atención plena es la clave de la felicidad, o al menos algo que vale la pena probar. En ese caso, probablemente esté ansioso por aprender más consejos prácticos sobre cómo practicar. Si es así, sería difícil encontrar una mejor guía que Thích Nhất Hạnh.

Ahora en sus 90 años, Hạnh es un reconocido monje budista vietnamita, maestro zen, activista por la paz, cofundador del monasterio de Plum Village y autor prolífico de más de 100 libros. No hace falta decir que tiene una gran riqueza de sabiduría para compartir con nosotros sobre el tema de la atención plena. Para conocer algo de esa sabiduría, consulte nuestro resumen de El milagro de la atención plena , de Thích Nhất Hạnh.


Una guía del monje para la felicidad de Gelong Thubten

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Trabajo auténtico

Next Post

Un mundo en desorden

Related Posts

30 maneras de reiniciar tu cuerpo

30 maneras de reiniciar tu cuerpo (2015) te da las claves para reparar y regenerar tu cuerpo para que puedas llevar tus objetivos de salud y estado físico al siguiente nivel. Este resumen explica la importancia de la salud digestiva, el ejercicio ligero y las rutinas sólidas. Prepárese para cuestionar sus ideas sobre la dieta y el ejercicio.
Read More

80/20 Internet Lead Generation

80/20 Internet Lead Generation (2015) revela cómo su empresa puede aprovechar el potencial de generación de leads de Internet. Desde el SEO hasta la publicidad de pago por clic y la creación de contenido, las estrategias simples y procesables son lo que necesitará para que su negocio avance en la era de la información.
Read More

Un planeta de virus

A Planet of Viruses (2011) te lleva a un recorrido vertiginoso por el mundo oculto de los virus. Descubrirá cómo nuestra comprensión de estos pequeños y abundantes organismos ha evolucionado con el tiempo y cómo nuestras vidas están influenciadas por ellos, desde su poder para matar hasta sus propiedades protectoras.
Read More

Una teoría general del amor

En Una teoría general del amor, tres psiquiatras analizan científicamente el fenómeno del amor. Argumentando que nuestra experiencia emocional en la edad adulta está profundamente influenciada por nuestras relaciones infantiles, los autores sugieren formas de deshacer esta "programación" emocional y establecer relaciones más saludables con amigos y parejas románticas.
Read More

30 lecciones para amar

30 Lessons for Loving (2015) comparte consejos de cientos de personas mayores para revelar los secretos de construir una relación duradera, desde el primer encuentro hasta "felices para siempre". Aprenderá a saber si su enamoramiento actual podría ser " el uno ", cómo comunicarse de manera saludable y cómo mantener viva la pasión en una relación a largo plazo.
Read More

Un cielo lleno de pájaros

A Sky Full of Birds (2016) es una celebración de la avifauna en Gran Bretaña. Este resumen ofrece información fascinante sobre los rituales de apareamiento y los patrones de migración y explica el significado cultural de las murmuraciones, asesinatos, canciones de cisne y más.
Read More

Una grieta en la creación

A Crack in Creation (2017) describe todo lo que necesita saber sobre CRISPR, una nueva técnica para alterar los genes de los organismos vivos. Este resumen explica los detalles científicos de la edición de genes, al tiempo que discute sus implicaciones médicas y éticas.
Read More

100

Contenido Sinopsis Aprenda cómo la sociedad se las arreglará cuando todos empezamos a vivir más tiempo. A lo…
Read More

Una mente para los números

A Mind for Numbers ofrece información sobre la forma en que nuestros cerebros asimilan y procesan la información. Describe estrategias que pueden ayudarlo a aprender de manera más efectiva, especialmente cuando se trata de matemáticas y ciencias. Incluso si los conceptos matemáticos o científicos no le resultan naturales, puede dominarlos con el tipo correcto de dedicación y perseverancia, y este libro le enseñará cómo hacerlo.
Read More

Un rio en la oscuridad

A River in Darkness (2000) es la desgarradora historia real de la vida de un hombre y su eventual escape de la brutal dictadura de Corea del Norte. Nacido en Japón, Masaji Ishikawa fue uno de los cientos de miles de coreanos que se mudaron al país entre los años 1950 y 1980. Sus memorias narran la vida de trabajo pesado, terror y penurias interminables que les esperaban.
Read More

Afluenza

This book is about our serious addiction to consumption: affluenza. Since the Industrial Revolution, we’ve become addicted to shopping, believing we can buy happiness. Affluenza affects us and our society like a disease, and this book offers advice on how we can immunize ourselves against it.
Read More

Una mente maravillosa

La historia única de John Forbes Nash Jr. es de genio, locura y recuperación. El tema de la película del mismo nombre ganadora de un Oscar, A Beautiful Mind (1998) narra la notable vida de un genio matemático que, a la edad de 30 años, fue diagnosticado con esquizofrenia paranoide y su mundo se volcó. Tres décadas después, después de una recuperación milagrosa, recibió un Premio Nobel por su trabajo en teoría de juegos.
Read More