La expansión imparable de la realidad aumentada

La presencia cada vez mayor de la realidad aumentada es el resultado de un largo camino de desarrollo repleto de aciertos y fracasos.

El lanzamiento de Pokémon Go hace dos veranos fue un gran éxito tanto para la industria de los videojuegos como para la realidad aumentada (RA). Tras su estreno en julio de 2016, el juegoalcanzó su mayornúmero de usuarios en agosto con45 millones de personas. Aunque Niantic, la empresa estadounidense que lo desarrolló,no ha sido capaz de mantener niveles tan altos de participación(el juego cuenta hoy con30 millones de usuarios),el fenómeno demostró el potencial de la RA para convertirse en un fenómeno de masas.

Enun artículo anteriorexpliqué por qué algunas aplicaciones de RA están condenadasal olvido. También los errores quedeberían evitar los equipos demarketing cuando las lancen. Pero resulta igual de importante preguntarse,¿qué ha contribuido al creciente éxito de la RA?

Además de los complejos avances tecnológicos -los dispositivosmóviles ya son capaces de ejecutarel software y los sistemas de rastreo de la RA-,otrostres elementos más han permitido el uso masivo de lasappsde RA:

1) contenidos repletos designificado

2) una interacción convincente y realista entre lo virtual y el entorno físico

3) un valor único que va más allá de lo que proporcionan otras tecnologías

Pokémon Go cumple todos estos objetivos, y ofrece unas útiles indicaciones para el diseño de futuros juegos de RA. Pero también tiene implicaciones para áreas que están fuera del sector del entretenimiento, como el marketing, la moda, el turismo y la venta al por menor donde lasappscomerciales de RA siguen creciendoen número y popularidad. Esta presencia cada vez mayor de la realidad aumentada es el resultado de un largo camino de desarrollo repleto de aciertos y fracasos. Entender esa cronologíaes crucial, ya que señala el valor que la RA puede aportar en diferentes entornos.

Fase 1: Los primeros esfuerzos para captar laatención pública.

La primera tecnología de RA fue desarrollada en 1968 en la Universidad de Harvard (EEUU) cuando el informático Ivan Sutherland (llamado el «padre de la computación gráfica») creó un sistema de RA que se portaba en la cabeza. Durante las siguientes décadas,laboratorios universitarios, empresas y agencias nacionales de investigaciónsiguieron mejorando la RA para dispositivos portables y pantallas digitales. Estos primeros sistemassuperponían informaciónvirtualsobre el entorno físico (por ejemplo, añadir datos geolocalizados sobre un terreno)y permitieron simulaciones utilizadas para la aviación y fines militares e industriales.

Laprimera aplicación comercial de RA se creóen 2008. Fue desarrollada con fines publicitarios por varias agencias alemanas enMúnich (Alemania).Diseñaron un anuncio para una revista impresa de un modelo BMW Minique, cuando se sujetaba delante de la cámara de un ordenador, también aparecía en la pantalla. Al conectarel modelo virtual con marcadores en el anuncio impreso, elusuario era capaz de controlar el coche en pantalla y desplazarlo para verlo desde distintos ángulos, simplemente al manipular la hoja de papel. La aplicación fue de las primeras campañas de marketing quepermitió la interacción con un modelo digital en tiempo real.

Otras marcas empezaron a adoptar también la idea de mostrarcontenidos en una pantalla y permitir a los consumidores interactuar con ellos a través demarcadores físicos de rastreo.Empezamos a ver versiones cada vez más avanzadas de marcas comoNational Geographic, que en 2011mostró especies de animales raras o extinguidascomo si atravesaran un centro comercial; Coca-Colatambiénsimuló en 2013 problemas climáticoscomo el deshielo;y Disney en 2011,trajo a sus famosos personajes de dibujos animados hasta Times Square(Nueva York, EEUU) para que interactuaran con los transeúntes a través de una pantalla gigante.

En cada uno de estos ejemplos,la realidad aumentada se utilizó para captar nuevos clientes en eventos o espacios públicos. Son ejemplos que requieren una inversión considerable y no siempre son escalables, pero aún las podemos encontrar hoy. Skoda, por ejemplo, ejecutóuna campaña en 2015en la que colocó un espejo con RA en la estación de tren de Victoria enLondres (Reino Unido). El objetivo era que la gente quepasara por la calle personalizara un coche y después verse conduciéndolo en una gran pantalla.

Fase 2: Probarlos productos en casa.

Simular productos digitales, de modo que interactúen con nuestros movimientos en tiempo real y a través de modelos impresos, fue un enfoque bastante popular para la RA a principios de esta década,sobre todo con relojes y joyas.Permitía a los usuarios «probarse» un producto desde casa. Incluso el Apple Watch estuvo disponible para unaprueba virtual similar. Sin embargo, la tarea de imprimir y cortar una maqueta o réplica en papel para que encajase en eldedo o la muñeca del usuario siempre ha sido algo tosco y que requiere un esfuerzo por parte del consumidor.

Unasappsmucho más exitosas son las que ofrecenuna experiencia más fluida. Es el caso de las empresas de maquillaje:probarse los productos virtualmentegracias alreconocimiento instantáneo del rostroha sido uno de loscasos de RA en el ámbito comercial más exitososhasta ahora.Los predecesores de esta tecnología eran las páginas web que superponían el maquillaje sobre una foto o avatar. Pero los espejos de RA, desarrollados por agencias como Holition, ModiFace y Total Immersion, han permitido a los clientes superponer el maquillaje sobre ellos mismos en tiempo real. La tecnología subyacente es altamente sofisticada, ya querequiere adaptar el maquillaje virtual a las facciones de cada persona.Para personalizar el contenido aumentado–y lograr que parezca real– el software emplea tecnología de modelado en 2D y avanzadas técnicas de reconocimientofacial. Elefecto proporciona un valor añadido obvio: no sólo ofrece una manera más cómoda y divertida de probarse maquillaje, también permite a los consumidores conocer estilos que no habrían sido capaces de aplicarse ellos mismos o que no se les hubiesen ocurrido. Eso no se consigue solo con subir una foto a unaapp.

La tecnología sigue avanzando.La agencia de Londres especializada en realidad aumentada Holition yla agencia Cotylanzaron hace pocounaappde RA para la empresa de maquillaje Rimmel.La aplicación permite escanear el maquillaje de otra persona o de una imageny probarlo inmediatamentedespués en el rostro del usuario o usuaria. Lleva la experiencia crear y descubrirlooksa un nuevo nivel. No sorprende quela industria de la modaestépromocionado este tipo de tecnología y destacando su practicidad. La valoración de los consumidores para este tipo deapps de RA tampoco deja de crecer.

Fase 3:Un abanico más amplio de usos.

Además de probarse objetos virtualmente, un buen grupo de investigaciones demuestra que la RAtambién puede resultar increíblemente útil para exploraraspectos culturales, históricos y geográficosde un lugar determinado. La mecánica es sencilla. Normalmente basta con que el usuario apunte su dispositivo móvil hacia un objeto o lugar para ver la información sobreimpresa en la pantalla.

Lasappsdesarrolladas para propósitos turísticosempezaron a expandirse durante la década de 2000, pero en un principio secrearonsobre todo en laboratorios universitarios. Sólo han empezado a utilizarse de manera más amplia en los últimos años y gracias a los avances tecnológicos y una mejor comprensión de la experiencia del consumidor.Por ejemplo, el Museo de Londres tiene unaappque muestra el aspecto que tenía en el pasado, la calle londinense en la que se encuentre el usuario:sólo hay que enfocarla con la cámara del móvil para que aparezca la versión aumentada en pantalla. De forma parecida, lasappsdiseñadas para los museos permiten a los visitantes ampliar la información sobre obras famosas en tiempo real con una descripción sobreimpresa en la pantalladel teléfono. También existeGoogle Translate, que permite traducir instantáneamente un texto al enfocarlo con la cámara, tanto si es de una señal como de otra parte. YGoogle Sky Mappuede ayudar a identificar las estrellas y planetas con solo apuntarla cámara del móvil hacia el cielo.

Lainvestigaciónque realicé en colaboración con las profesoras de la Universidad Colegio de Londres Yvonne Rogers y Ana Moutinho y la Ópera Nacional de Inglaterra sugiere que lasappsde RApodrían representar un gran apoyo para las instituciones culturales.Analizamos la manera en que, tantocantantes de ópera comomaquilladores, podrían incorporar la tecnología.Un espejo de realidad aumentada asistió a loscantantes mientras se metían en el personaje y construían sus papeles. Los maquilladores lo utilizaron como herramienta para crear y perfilar el aspecto de cada personaje. Además, cada persona delpúblico también podía interactuar con la tecnología y ver el aspecto que tendríasi fuera uno de los personajes de ópera.

Cada uno de estos ejemplos demuestra cómo la RA ha evolucionado de distintas formas para complementar y transformar la manera en que los usuarios interactúan con los productos y su entorno.Seguirá haciéndolo mientras la gente espere más de ella.Unareciente investigaciónque realicécon el investigador de la Universidad Goldsmith de Londres Chris Brauer exploró cómoesta nueva generación de tecnologías digitales está cambiando lasexperiencias de los consumidores. Internet de las cosas y los dispositivos portableshan provocado que los consumidores busquen soluciones cada vez más personalizadas,así como un acceso inmediato a datos personales detallados. La realidad aumentada está incrementandoel apetito de los consumidores por visualizaciones de contenidos cada vez más interesantes y creativas.

Sin embargo, nuestras investigaciones también demuestran que, a pesar del uso creciente de esta tecnología, los consumidores aún no anhelan la digitalización robótica de su vida diaria.Más bienquieren tecnologías que se integren con fluidez en sus actividades.Esperan que su experiencia digital sea más humana y empática, que esté llena de contenido emotivo para sorprenderles con acontecimientos fortuitos, que permita la reciprocidad y la interactividad, y que se pueda adaptar y personalizar. A medida que diseñadores y comerciantes sigan creando nuevas experiencias de RA, se volverá fundamental adquirir un mejor entendimiento de cuáles áreas de la vida humana podránaumentarsevisualmente.


por
trad. Teresa Woods»

Ana Javornik , PhD, es ponente en la Escuela de Negocios de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) e investigadora de Holition y del Centro de Interacciones de la Universidad Colegio de Londres (Reino Unido).«

También te pueden interesar