Toma el control de las cosas que solían asustarte.

 

La mayoría de nosotros tenemos al menos algunos miedos irracionales. Tal vez hablar delante de extraños te aterroriza. Tal vez te pongas a sudar frío durante las entrevistas de trabajo. O tal vez solo elegir un atuendo para el día es una tarea desalentadora.

 

Bueno, no tiene por qué ser así.

 

Todas esas situaciones potencialmente incómodas, aterradoras o embarazosas en realidad son bastante fáciles de manejar, si dominas algunas tácticas y técnicas básicas. Estas ideas los expondrán a todos.

 

En este resumen, aprenderá

 

  • por qué usar una corbata brillante puede hacerte sentir más seguro;
  •  

  • por qué no deberías abrirte paso en una entrevista de trabajo; y
  •  

  • cómo dar un brindis que todos los invitados recordarán.
  •  

Cuando hables con un reclutador, aprende a ponerte en su lugar.

 

Si ha solicitado un trabajo últimamente, sabrá que es una práctica común en estos días que las empresas usen un reclutador externo para determinar quién tiene una entrevista con el gerente de contratación. Pero sentarse para una reunión con un reclutador no tiene que ser una situación estresante. Con la mentalidad correcta, puede asistir a la reunión y recuperar esa llamada.

 

En primer lugar, es importante entender lo que busca un reclutador en una entrevista.

 

Al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente, los reclutadores están más interesados ​​en construir una relación con usted que en ayudar a un empleador a ocupar un puesto vacante. Si no encuentran algo para ti hoy, aún podrían encontrar el trabajo perfecto en el futuro. Piense en la reunión como una conversación informativa, una oportunidad para que el reclutador aprenda más sobre usted y sus objetivos profesionales.

 

Una buena técnica es ponerse en el lugar del reclutador. Imagine usted es quien tiene que encontrar un nuevo empleado para una empresa. Conocerá a muchas personas bien educadas y motivadas que pueden no ser adecuadas para este puesto, pero que podrían ser candidatos perfectos para el próximo negocio para el que comienza a reclutar.

 

Entonces, con esto en mente, ¿cómo debe actuar frente a un reclutador?

 

Primero que nada: ¡no llegues tarde! La tardanza causa una mala primera impresión que siempre es difícil de superar.

 

Segundo: ¡No mientas! Si realmente eres el adecuado para el trabajo, ser sincero contigo mismo lo demostrará.

 

Y tercero: no tengas miedo de hacer preguntas. Averigüe todo lo que pueda sobre el puesto y lo que busca la empresa. Al aprender qué cualidades están buscando, puede enfatizar esos rasgos en usted mismo durante su entrevista con el gerente de contratación.

 

Finalmente, después de la reunión, envíe una nota de agradecimiento al reclutador. Es un gesto simple que deja una buena impresión.

 

Hacer contacto visual te ayudará a tener éxito en reuniones y entrevistas.

 

Todo el mundo sabe la importancia de causar una buena primera impresión, y en ningún lugar es esto más importante que en una entrevista de trabajo. Justo cuando entras en la habitación, el resultado de toda la entrevista está en juego. Esa primera impresión se hace en los primeros segundos.

 

Entonces, ¿cuál es el secreto para causar una primera impresión positiva? Contacto visual.

 

Las personas forman juicios dentro de los milisegundos de conocer a alguien. Y cuando haces contacto visual, instantáneamente estás compartiendo mucha información: estás comunicando tus habilidades sociales, amistad y estabilidad emocional.

 

Evita mirar el piso, el techo o hacia un lado cuando entras en la sala de entrevistas. Si hay varias personas en la habitación, asegúrese de hacer contacto visual con cada una de ellas.

 

Los estudios incluso han demostrado que los candidatos que mantuvieron un buen nivel de contacto visual se consideraron mucho más favorables que aquellos que no lo hicieron. ¡Así que mantén tus ojos en el premio y deja de mirar la corbata del entrevistador!

 

Si eres escéptico acerca de esto, prueba este experimento: busca un espejo y haz contacto visual contigo mismo por solo un segundo antes de mirar hacia otro lado. De acuerdo, reiniciar. Esta vez, mantén la mirada durante al menos cinco segundos. ¿Acaso esa segunda versión más estable de ti mismo no parece más confiable?

 

Y esa es la magia del contacto visual: si es consistente, parecerás más confiable y más competente. Por el contrario, cuanto más desvíes la mirada y mires hacia otro lado cuando te hagan una pregunta, menos seguro parecerás.

 

Dicho esto, ¡no te excedas! No es un concurso de miradas y no estás tratando de sondear las profundidades del alma del entrevistador.

 

Evitar ciertas palabras y frases se suma a la profesionalidad de su presentación personal.

 

Entonces, ahora que has accedido a la entrevista y has conseguido el trabajo de tus sueños, ¿cómo mantienes tu profesionalismo? Bueno, parte de ser profesional es hablar como tal. Eso significa deshacerse de algunas de las frases y palabras que podría usar fuera de la oficina y atenerse a lo que es apropiado en un entorno profesional.

 

Una forma rápida y fácil de mejorar tu vocabulario profesional es dejar el hábito de disculparte.

 

Si se enfrenta a un error en la oficina, evite decir: “Lo siento”. La respuesta más apropiada sería: “Entiendo lo que salió mal y me aseguraré de que gane”. vuelva a suceder “.

 

Las disculpas tienen un peso emocional que puede ser incómodo en un entorno profesional. Al reconocer el problema y ofrecer su disposición a tomar medidas correctivas, está hablando de manera útil y profesional.

 

Otra frase para eliminar de su vocabulario es: “¿Tiene sentido?”. Decir esto sugiere que usted mismo no está seguro de la inteligibilidad de sus declaraciones y que espera que alguien respalde sus tonterías. Obviamente, esta no es una buena impresión profesional para hacer.

 

Mantener las cosas profesionales significa mantener frases coloquiales como “agarrar” fuera del lugar de trabajo.

 

¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir: “Vamos a tomar un café” o “¿Puedo llevarte a una reunión rápida?” Usar “agarrar” puede implicar que no estás valorando el tiempo de la otra persona de manera profesional En cambio, muestre respeto preguntando: “¿Podemos tener una reunión?” O “Vamos a tener [ 19459012] una taza de café y discuta esto. ”

 

A medida que avanzamos en nuestro día, hablando con amigos, familiares y compañeros de trabajo, es fácil olvidar ajustar nuestro vocabulario a nuestro entorno. Pero si desea mantener un alto nivel de profesionalismo, es importante utilizar un lenguaje profesional.

 

Un brindis puede ser una gran oportunidad, siempre y cuando sepas cómo aprovecharlo.

 

Ya sea que esté celebrando un avance comercial o la boda de un amigo, un brindis atento puede ser el gesto perfecto. Pero un brindis exitoso no es una divagación o una recitación interminable de nombres y reconocimientos. Un brindis exitoso es un momento poderoso: un discurso tenso y contundente que la gente recordará durante mucho tiempo. Entonces, ¿cómo hacer que su próximo brindis sea exitoso?

 

Pregúntate, ¿qué esperas cuando alguien brinda?

 

Hay muchas opciones, ¿verdad? Puede ser divertido y ligero o conmovedor y conmovedor. Use esta flexibilidad para su ventaja la próxima vez que levante un vaso en una fiesta o almuerzo de negocios.

 

Pero no cometas el error de olvidar un nombre importante.

 

Todos esperan que alguien brinde por la novia y el novio en una boda o al invitado de honor en una fiesta de cumpleaños. Pero cuando brinda por una fiesta de Navidad o una celebración de negocios, puede ser fácil y vergonzoso dejar de lado accidentalmente un nombre importante.

 

Una manera simple y fácil de asegurarse de que nadie se quede fuera es evitar la improvisación. Cuando sepa que se acerca el evento, tómese el tiempo para escribir algunas notas y asegúrese de que cada individuo merecedor sea honrado.

 

Aquí hay otra forma inteligente de evitar un brindis malo y evitar simplemente enumerar el nombre después del nombre: incorpore frases amplias como, “Aquí está para todos ustedes” y “Es su trabajo que hizo todo esto posible . ”Estas declaraciones radicales hacen que todos se sientan incluidos y aseguran que no haya sentimientos heridos después de su brindis.

 

No subestimes la importancia y el poder de tu ropa.

 

Todos piensan en lo que usan para ocasiones importantes. Pero es posible que se sorprenda al saber cuánto impacto puede tener el atuendo adecuado.

 

Incluso si generalmente no prestas mucha atención a tu atuendo, probablemente sabes que la ropa es una herramienta poderosa.

 

Lo que vistes al instante le dice a la gente mucho sobre quién eres. La vestimenta adecuada puede transmitir seguridad y proporcionar un sentido de individualidad. Por ejemplo, una corbata de colores brillantes o un suéter ruidoso pueden indicar confianza en las personas que conoces.

 

Es por eso que la ropa es crucial para causar una buena primera impresión.

 

Tu elección de ropa puede incluso hacerte destacar como el candidato adecuado en una entrevista de trabajo. Al usar su camisa favorita de Star Wars para una entrevista con una nueva empresa, puede comunicar su estilo y ese toque de geek que significa que encajará perfectamente.

 

Por otro lado, digamos que tiene una gran entrevista en un banco. Usar un traje nuevo que le quede bien le dará una sensación de confianza y le muestran al banco que usted es una persona seria y confiable.

 

Y, por supuesto, si postulas para ser baterista en una banda de heavy metal, probablemente deberías ponerte algo completamente diferente.

 

Así que recuerda, considera todas las opciones y date la ventaja vistiéndote como corresponde.

 

Para complicar las cosas, su elección de vestimenta también puede afectar su psicología.

 

Los investigadores de la Universidad de Columbia se refieren al efecto que la ropa puede tener sobre el estado de ánimo y el comportamiento del usuario como cognición encubierta . ¡Los datos muestran que las personas que usaban una bata de laboratorio mostraron una mayor atención al detalle en comparación con las personas en ropa de calle!

 

Este es el poder de la ropa: los atuendos malos pueden hacerte sentir incómodo o cohibido; Por el contrario, la ropa de calidad puede hacerte sentir inteligente, sexy y segura. Solo piensa en tu camisa o vestido favorito. No se trata realmente de cómo se ve; ¡se trata de cómo te hace sentir!

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

El mundo de los negocios está lleno de minas terrestres sociales. Ya sea que esté siendo entrevistado por un reclutador, que trate de vestirse adecuadamente o brinde, puede darse la ventaja y evitar avergonzarse si tiene en cuenta algunos consejos simples. Recuerda: ¡tienes el control de tu éxito profesional!

 

Consejos prácticos:

 

Nunca llegue tarde a las entrevistas de trabajo

 

Lo has escuchado muchas veces, pero no se puede enfatizar lo suficiente: cuando se trata de entrevistas de trabajo, ¡llega a tiempo! Claro, los eventos fuera de su control pueden retrasarlo. Puede haber mucho tráfico o una falla en el transporte público. ¡Así que siempre date suficiente tiempo! De esa manera, incluso si sucede algo inesperado, seguirás siendo puntual.

 

Sugerido más lectura: Conversaciones cruciales por Joseph, Ron, Patty McMillan y Al Switzler

 

Todos hemos estado en situaciones donde las conversaciones racionales se salen rápidamente de control, y Crucial Conversaciones [ 19459012] investiga las causas profundas de este problema. Aprenderá técnicas para manejar tales conversaciones y darles forma para que se vuelvan positivas y se orienten a las soluciones, mientras evita que sus conversaciones de alto riesgo se conviertan en gritos.

 

¿Tienes comentarios?

 

¡Nos encantaría saber lo que piensas sobre nuestro contenido! ¡Simplemente envíe un correo electrónico a hola@epicurea.org con el título de este libro como asunto y comparta sus pensamientos!