dark

Eres tan bueno como tu peor día

Tendemos a medir el rendimiento por lo que ocurre cuando las cosas van bien. Sin embargo, lo que hacen las personas, las organizaciones, las empresas, los líderes y otras cosas en su mejor día no es tan instructivo. Para encontrar la verdad, tenemos que fijarnos en lo que ocurre en el peor día.
Eres tan bueno como tu peor día
Eres tan bueno como tu peor día

“Cualquiera puede dirigir el barco cuando el mar está en calma. ”
— Publilio Syrus

Alabamos a los atletas en una racha de victorias, a las empresas emergentes con una valoración disparada, a los fondos de cobertura que obtienen rendimientos récord, etc. Pero es fácil parecer bueno cuando todo va según el plan y las circunstancias son tranquilas. Cualquiera puede tener éxito durante un tiempo, aunque sea por pura suerte. No es una gran hazaña hacerlo bien si no se te desafía o pone a prueba. Observar lo que ocurre durante una fase descendente es mucho más instructivo.

• • •

Los productos y servicios son tan buenos como lo son cuando se rompen, no cuando todo funciona bien.

Cuando un programa deja de funcionar, ¿te encuentras con un desconcertante mensaje de error sin más orientación ni instrucciones claras sobre cómo obtener ayuda? ¿El servicio de atención al cliente es rápido y fácil de acceder en cualquier momento o te obliga a pasar por un sinfín de aros enrevesados? Incluso si has tenido una opinión positiva de un producto o servicio durante años, un problema que tarda una eternidad en solucionarse o una respuesta hostil cuando pides ayuda te hará sin duda llevar tu negocio a otra parte.

Desde el punto de vista del cliente, las empresas son tan buenas como su comportamiento en una crisis de relaciones públicas.

¿Eluden la culpa e intentan atribuírsela a otra persona o asumen la responsabilidad? ¿Intentan encubrir lo sucedido o dan a conocer toda la verdad? ¿Ignoran los daños o prometen mejorar las cosas para todos los afectados, sin importar el coste? La reputación es frágil. Un incidente de mal comportamiento permanecerá en la mente de los clientes durante mucho tiempo.

Desde el punto de vista financiero, las empresas demuestran su valía cuando muestran cómo se enfrentan cuando algo fundamental cambia en el mercado o hay una crisis financiera.

¿Siguen insistiendo en el viejo modelo de negocio con la ilusión de que lo que funcionaba antes debería volver a funcionar o reimaginan su enfoque? ¿Despiden al personal para preservar las primas de los directores generales o juegan a largo plazo para asegurarse de que podrán atraer a los mejores talentos en el futuro? ¿Se desmoronan cuando aparece un nuevo y poderoso competidor o están a la altura del desafío? Al igual que las empresas, los inversores pueden obtener buenos resultados en condiciones ideales gracias a la suerte. Pero cuando el mercado se desplome y haya sangre en las calles, muy pocos sabrán cómo afrontarlo o estar preparados. Sólo los más inteligentes sabrán cómo sobrevivir o incluso beneficiarse.

Los líderes son tan buenos como la forma en que dirigen en tiempos de incertidumbre y miedo.

¿Se esconden de la vista del público o sirven de presencia tranquilizadora y comprensiva que une a todos? ¿Hacen lo que es defendible o lo que es mejor para todos a largo plazo? ¿Se ven obligados a reaccionar en el momento o ya estaban preparados? Pídele a cualquiera que nombre a los mejores líderes de la historia de su país y no es probable que nombren a los que estaban en el poder durante tiempos tranquilos y pacíficos. Nombrarán a los que estuvieron al frente durante guerras, crisis económicas, pandemias, desastres naturales, etc., aquellos que nunca se apartaron de una visión y cuyas apariciones constantes y empáticas dieron a la gente una sensación de esperanza.

• • •

Como individuos, lo que más decimos a la gente sobre quiénes somos es cuando todo va mal. En esos momentos también es cuando más aprendemos sobre nosotros mismos.

Es posible que tus hijos no recuerden cómo te comportaste un sábado relajado y soleado en el que el trabajo fue bien durante toda la semana y tú tenías poco en mente más allá de jugar con ellos. Pero seguro que recuerdan cómo te comportaste el día en que perdiste el trabajo por la recesión, acababas de discutir con tu pareja, llegó una factura inesperada por correo esa mañana y alguien derramó salsa de espaguetis en el sofá. Ese es el día en el que tu comportamiento tiene más que ver con lo que hay que modelar en el futuro.

Puede que tu pareja no recuerde cómo le trataste cuando estabais tumbados en una playa de vacaciones juntos, con todas las preocupaciones lejos y un buen libro en la mano. Pero seguro que se acuerda de cómo le trataste cuando tuvisteis la peor desavenencia de la historia, por un problema que parecía insuperable y que implicaba emociones complejas. Ese es el momento en el que podrían tomar una decisión sobre si están en esto a largo plazo.

Es posible que tu jefe no recuerde el trabajo que hiciste en una semana normal en la que todo salió bien. Pero seguro que recordará el momento en que diste un paso al frente, llevaste al límite tus capacidades y realizaste lo que parecía imposible con poca antelación, mientras todo a tu alrededor estaba en llamas. Eso es lo que recordarán cuando piensen en lo que eres capaz de hacer.

• • •

Eres tan bueno como tu peor día. No porque lo que hagas el resto del tiempo no importe. No porque deba esperarse que seas perfecto bajo un inmenso estrés o que te comportes según lo previsto cuando todo se tuerce. Sino porque lo que haces en tu peor día es imposible de fingir. Es una señal honesta. Hay poco tiempo para las posturas o las evasivas. En tu peor día, revelas si has estado planeando la posibilidad de un desastre o si simplemente estás disfrutando de los buenos momentos. Tus planes y tu preparación (o la falta de ella) muestran cuánto te importan realmente las personas que dependen de ti. Consigues crear y reforzar vínculos que durarán toda la vida, o te arriesgas a destruir relaciones en un momento. Consigues construir confianza y respeto o puedes romper lo que tienes de forma irreparable.

Tu peor día es una oportunidad para mostrar tus mejores cualidades, para destacar y para aprender mucho sobre ti mismo. Muy pocas personas planean o se preparan para lo que harán y cómo actuarán en esos momentos. Los que lo hacen pueden acabar convirtiendo su peor día en el mejor.

Total
0
Shares