dark

Entendiendo tu Círculo de Competencia: Cómo Warren Buffett evita los problemas

Comprender tu círculo de competencia te ayuda a evitar problemas, identificar oportunidades de mejora y aprender de los demás.
Entendiendo tu Círculo de Competencia: Cómo Warren Buffett evita los problemas
Entendiendo tu Círculo de Competencia: Cómo Warren Buffett evita los problemas

El concepto del Círculo de Competencia ha sido utilizado a lo largo de los años por Warren Buffett como forma de enfocar a los inversores para que sólo operen en las áreas que mejor conocen. Los fundamentos del concepto aparecen en su Carta a los Accionistas de 1996:

Lo que necesita un inversor es la capacidad de evaluar correctamente empresas seleccionadas. Fíjate en la palabra “seleccionadas”: No tienes que ser un experto en todas las empresas, ni siquiera en muchas. Sólo tienes que ser capaz de evaluar empresas dentro de tu círculo de competencia. El tamaño de ese círculo no es muy importante; conocer sus límites, sin embargo, es vital.

Círculo de competencia

El círculo de competencia es sencillo: Cada uno de nosotros, a través de la experiencia o el estudio, ha acumulado conocimientos útiles sobre determinadas áreas del mundo. Algunas áreas son comprendidas por la mayoría de nosotros, mientras que otras requieren mucha más especialidad para ser evaluadas.

Por ejemplo, la mayoría de nosotros tenemos una comprensión básica de la economía de un restaurante: Alquilas o compras un espacio, gastas dinero para equipar el local y luego contratas a empleados para que sienten, sirvan, cocinen y limpien (y, si no quieres hacerlo tú mismo, lo gestiones).

A partir de ahí, es cuestión de generar suficiente tráfico y fijar los precios adecuados para generar beneficios con la comida y las bebidas que sirvas, una vez pagados todos tus gastos de funcionamiento. Aunque la cocina, el ambiente y los precios varían según el restaurante, todos tienen que seguir la misma fórmula económica.

Ese conocimiento básico, junto con algunos conocimientos de contabilidad y un poco de estudio, permitiría evaluar e invertir en cualquier número de restaurantes y cadenas de restaurantes, públicos o privados. No es tan complicado.

Sin embargo, ¿podemos decir la mayoría de nosotros que entendemos el funcionamiento de una empresa de microchips o de una empresa de medicamentos biotecnológicos al mismo nivel? Quizá no.

“No soy un genio. Soy inteligente en puntos, pero me quedo en esos puntos”.
— Tom Watson Sr., fundador de IBM

Pero, como dijo Buffett de forma tan elocuente, no tenemos que entender necesariamente estas áreas más esotéricas para invertir el capital. Mucho más importante es definir honestamente lo que sí sabemos y ceñirnos a esas áreas. Nuestro círculo de competencia puede ampliarse, pero sólo lentamente y con el tiempo. Los errores se cometen con mayor frecuencia cuando se desvían de esta disciplina.

El círculo de competencia se aplica fuera de la inversión.

Buffett describe el círculo de competencia de uno de sus gerentes de empresa, un inmigrante ruso con un inglés deficiente que construyó la mayor tienda de muebles de Nebraska:

No podría haberle dado 200 millones de dólares en acciones de Berkshire Hathaway cuando compré el negocio porque no entiende de acciones. Ella entiende de dinero en efectivo. Entiende de muebles. Entiende de bienes inmuebles. No entiende de acciones, así que no tiene nada que ver con ellas. Si tratas con la Sra. B en lo que yo llamaría su círculo de competencia… Va a comprar 5.000 mesas auxiliares esta tarde (si el precio es correcto). Va a comprar 20 alfombras diferentes en lotes impares, y todo lo demás [chasquea los dedos] porque entiende de alfombras. No compraría 100 acciones de General Motors si estuvieran a 50 céntimos la acción.

A la Sra. B no le perjudicó tener un área de competencia tan reducida. De hecho, se podría argumentar lo contrario. Su rígida dedicación a esa área le permitió centrarse. Sólo con ese enfoque podría haber superado sus desventajas para lograr un éxito tan extremo.

De hecho, Charlie Munger lleva este concepto más allá de los negocios y al ámbito de la vida en general. La pregunta esencial a la que pretendía dar respuesta: ¿A qué debemos dedicar nuestro limitado tiempo en la vida, para lograr el mayor éxito? La sencilla receta de Charlie:

Tienes que averiguar cuáles son tus propias aptitudes. Si juegas a juegos en los que otras personas tienen aptitudes y tú no, vas a perder. Y eso es lo más parecido a una predicción que puedes hacer. Tienes que averiguar dónde tienes ventaja. Y tienes que jugar dentro de tu propio círculo de competencia.

Si quieres ser el mejor tenista del mundo, puede que empieces a intentarlo y pronto descubras que es inútil, que los demás te pasan por encima. Sin embargo, si quieres convertirte en el mejor contratista de fontanería de Bemidji, probablemente dos tercios de ti puedan hacerlo. Hace falta voluntad. Hace falta inteligencia. Pero después de un tiempo, gradualmente lo sabrás todo sobre el negocio de la fontanería en Bemidji y dominarás el arte. Ese es un objetivo alcanzable, si se tiene la suficiente disciplina. Y personas que nunca podrían ganar un torneo de ajedrez o situarse en el centro de la pista en un torneo de tenis respetable pueden llegar muy alto en la vida desarrollando lentamente un círculo de competencia, que resulta en parte de lo que nacieron y en parte de lo que desarrollan lentamente a través del trabajo.

Así pues, la sencilla conclusión que se desprende de esto es clara. Si quieres mejorar tus probabilidades de éxito en la vida y en los negocios, define el perímetro de tu círculo de competencia y actúa dentro de él. Con el tiempo, trabaja para ampliar ese círculo, pero nunca te engañes sobre su situación actual, y nunca tengas miedo de decir “no sé”.

El Círculo de Competencia forma parte del entramado de modelos mentales.

 

Total
0
Shares
Related Posts
woman in gray sweater sitting on white chair

Los primeros principios: Los bloques de construcción del verdadero conocimiento

El pensamiento de primeros principios es una de las mejores formas de aplicar ingeniería inversa a los problemas complicados y dar rienda suelta a las posibilidades creativas. A veces se denomina "razonamiento a partir de los primeros principios", y consiste en descomponer los problemas complicados en elementos básicos y volver a montarlos desde cero. Es una de las mejores maneras de aprender a pensar por ti mismo, liberar tu potencial creativo y pasar de los resultados lineales a los no lineales.
Read More
silhouette photography of man

El valor del pensamiento probabilístico: Espías, crímenes y relámpagos

El pensamiento probabilístico consiste esencialmente en tratar de estimar, utilizando algunas herramientas matemáticas y lógicas, la probabilidad de que se produzca un resultado concreto. Es una de las mejores herramientas que tenemos para mejorar la precisión de nuestras decisiones. En un mundo en el que cada momento está determinado por un conjunto infinitamente complejo de factores, el pensamiento probabilístico nos ayuda a identificar los resultados más probables. Cuando los conocemos, nuestras decisiones pueden ser más precisas y eficaces.
Read More