El síndrome de hacer algo: Cuando el movimiento supera los resultados

La solución de los problemas casi siempre empieza por asegurarse de que estás resolviendo el problema real.

Tendencia a querer hacer algo

Cuando las acciones que debemos tomar no son obvias, o el problema es difícil, es fácil sentir la necesidad de hacer algo… cualquier cosa. Nos convencemos de que el movimiento es mejor que la inacción. Sin embargo, la elección no es entre la acción y la inacción. Se trata de una falsa dualidad. Hay una tercera opción que a menudo tiene más sentido.

“Entrenábamos mucho, pero parecía que cada vez que empezábamos a formar equipos, nos reorganizaban. Más tarde aprendería que tendemos a enfrentarnos a cualquier situación nueva reorganizándonos, y qué método tan maravilloso puede ser para crear la ilusión de progreso mientras produce confusión, ineficacia y desmoralización.”

– El satírico romano Petronio Arbiter

Hay algo casi poético en la forma en que Petronio (27 d.C. – 66 d.C.) capta tan sucintamente un fenómeno por el que la mayoría de nosotros hemos pasado.

Las organizaciones o divisiones que funcionan mal se reorganizan todo el tiempo. A veces el origen del problema es la organización, pero la mayoría de las veces las reorganizaciones tienen poco impacto en los resultados.

Considera la posibilidad de hacerte cargo de una división de bajo rendimiento en el trabajo. La presión para obtener resultados es alta. Te dicen que es tu gran oportunidad. Te aconsejan que te hagas cargo y dirijas. Te han enseñado que hacer algo es lo mismo que los resultados, así que naturalmente confundes el movimiento con los resultados. Así que es natural que idees un plan para mover las cajas y reorganizar la división.

El movimiento ofrece un refugio contra el fracaso. Cuando estás en movimiento, sientes que estás haciendo algo. Nos convencemos de que mientras estemos en movimiento, no podemos fracasar. Mientras estemos haciendo algo, cualquier cosa, el fracaso no puede encontrarnos.

El movimiento alimenta nuestro ego. Nuestra programación evolutiva anhela la validación de los demás. En un mundo que valora la acción y las frases cortas, las conversaciones matizadas son difíciles. Los demás no tienen tiempo de escuchar realmente tu historia matizada mientras corren a su próxima reunión. Y decirle a la gente que no estás haciendo nada resulta en miradas de desaprobación. El movimiento ofrece la droga de la validación al mundo exterior. Es mucho más fácil decir a los demás que estamos haciendo algo que no hacer nada. Y así lo hacemos.

Quizás algunos ejemplos ayuden a ilustrar el concepto. En primer lugar, considera a la persona que todos conocemos que siempre está planeando montar un negocio. Planificar es hacer algo. Es acción. Podemos hablar a los demás de nuestros sueños, y mientras estemos planificando nunca nos arriesgamos a fracasar. En segundo lugar, considera a la persona que lleva años escribiendo un libro. El movimiento de editar y refinar sirve para un propósito, por supuesto, pero cuando ese propósito se convierte en un fin nunca obtenemos resultados.  No hay riesgo de fracaso si no publicas tu obra. Por último, considera a la persona que quiere conseguir un ascenso en el trabajo. Aceptan tantos proyectos nuevos que siempre están demasiado ocupados para solicitar ese ascenso. Están ocupados pero no obtienen los resultados que desean.

El movimiento nos toma el pelo con la ilusión del progreso. Sin embargo, la acción por la acción que se traduce en éxito no es más que una suerte tonta. Y Confundir el movimiento con los resultados a menudo empeora las cosas, no las mejora.

No sé tú, pero yo prefiero que el éxito tenga que ver un poco menos con la suerte cada día.

El movimiento es fácil. Los resultados son difíciles.

Los preparativos son necesarios pero no suficientes para conseguir resultados. Las acciones que realizamos a menudo son sólo preparativos para lo que realmente queremos conseguir. Leemos un libro de dietas en lugar de hacer dieta. Aprendemos a usar Shopify o Woo commerce en lugar de montar una tienda. Cuando confundimos los preparativos con el fin en lugar de con los medios, realmente nos engañamos a nosotros mismos.

Quizá Pascal tenía razón cuando dijo: “La única causa de la infelicidad del hombre es que no sabe permanecer tranquilamente en su habitación”. Y, sin embargo, esta incapacidad para sentarse tranquilamente también nos sirve a nosotros. No estarías leyendo esto ahora mismo si las personas que fabricaron tu aparato se sentaran en silencio en una habitación. Como en todo, no es blanco o negro. Tenemos que aprender cuándo sentarse en silencio en una habitación nos sirve y cuándo nos perjudica.

Hacer algo no es lo mismo que obtener resultados. El problema es que nos convencemos de que nuestras únicas opciones son hacer algo o no hacer nada. Nos olvidamos de la tercera opción, reunir más información. Aunque siempre habrá presión para hacer algo inmediatamente con urgencia, la mayoría de las veces esa acción será un desperdicio. Estaríamos mucho mejor si nos detuviéramos un momento y reuniéramos más información antes de actuar.

La próxima vez que sientas el impulso de hacer algo por hacer algo recuerda lo que dijo Thoreau “No basta con estar ocupado; las hormigas también lo están. La cuestión es: ¿en qué estamos ocupados?”.


Publicado

en

,

por

Etiquetas: