Home Libros Resumenes El líder introvertido

El líder introvertido

resumenes-de-libros

Aprende cómo los introvertidos pueden superar los desafíos de un mundo extrovertido.

 

¿Cuál es el papel de un líder? Necesitan entrenar, convencer y dirigir a su equipo, negociar con socios comerciales y representar a su empresa de manera ganadora. Esto se lee como la descripción de trabajo perfecta para los extrovertidos inteligentes: después de todo, los extrovertidos tienden a ser naturalmente elocuentes y asertivos, les gusta ser el centro de atención y disfrutan trabajar con otros.

 

Sin embargo, resulta que muchos líderes altamente exitosos son introvertidos. De hecho, los introvertidos tienen fortalezas particulares que los extrovertidos no tienen, pero para llegar a la cima de la escalera, tuvieron que trabajar muy duro.

 

Jennifer Kahnweiler entrevistó a más de 100 profesionales introvertidos para aprender cómo aprovechar sus fortalezas, superar desafíos y desarrollar estrategias para tener éxito en una cultura empresarial extrovertida. Los resultados se resumen en este resumen.

 

Sigue leyendo y descubrirás por qué los cócteles pueden ser los mayores obstáculos para la carrera de un introvertido.

 

También descubrirás cómo ser introvertido podría hacerte parecer un pensador lento, incluso si eres la persona más brillante del mundo.

 

Finalmente, descubrirás cómo aprovechar el poder de la introversión para obtener el de los extrovertidos.

 

Hay más introvertidos de lo que piensas, incluso entre personas muy influyentes.

 

Ya sea en un aula conversadora o en una fiesta, a menudo parece que los extrovertidos superan en gran medida a los introvertidos. Pero las apariencias pueden engañar: en realidad hay personas tranquilas en todos los ámbitos de la vida, y ni siquiera son una minoría.

 

De hecho, la introversión y la extraversión son temperamentos básicos que se distribuyen uniformemente entre la población.

 

Los términos extrovertido y introvertido fueron introducidos por primera vez por el psicólogo C.G. Jung para distinguir entre dos tipos básicos de personalidad:

 

Los introvertidos tienden a dirigir su atención hacia adentro, enfocándose en sus propios pensamientos, mientras que los extrovertidos son activos, sociales y se enfocan en su entorno externo. Los dos tipos también difieren en cómo recargan sus baterías mentales: los extrovertidos son energizados por la interacción social, mientras que los introvertidos recuperan energía a través de la contemplación tranquila y solitaria. Finalmente, sus estilos de comunicación son diferentes: los extrovertidos son abiertos y decisivos, mientras que los introvertidos son reservados, prefieren escuchar hablar y reflexionar sobre todas sus opciones antes de actuar.

 

Entonces, ¿cuántos introvertidos hay? Los científicos entrevistaron a diferentes grupos de personas sobre rasgos de personalidad introvertidos, como la necesidad de pasar mucho tiempo en silencio o preferir escuchar hablar.

 

¿El resultado?

 

Alrededor del 47-55% de la población de los Estados Unidos son introvertidos.

 

Pero, ¿qué pasa con los negocios y la política, seguramente solo hay lugar para extrovertidos allí?

 

De hecho, nuestra cultura empresarial parece favorecer a los extrovertidos al enfatizar la importancia de la socialización, la decisión y la sociabilidad sobre los rasgos introvertidos como la reflexividad o la consciencia. Sin embargo, un estudio muestra que no menos del 40% de todos los ejecutivos se describen a sí mismos como introvertidos. El más famoso de todos fue probablemente el presidente Abraham Lincoln, conocido por su tendencia a retirarse con frecuencia dentro de sí mismo: a menudo lo encontraban solo en su biblioteca leyendo libros de leyes en lugar de socializar.

 

Los introvertidos pierden oportunidades porque no se destacan.

 

Imagine una reunión crucial en la que muchos empleados luchan para compartir sus opiniones sobre un problema de marketing. Cada individuo compite por la atención limitada del jefe, y si usted es introvertido, esta es un área en la que podría perder.

 

¿Por qué?

 

Porque si no se pronuncia en una reunión, es posible que sus ideas nunca se escuchen, mientras que lo ruidoso y lo franco terminan con la mayoría de las asignaciones deseables y los fondos del proyecto. Y, por supuesto, los extrovertidos tienen muchas más probabilidades de alzar la voz.

 

Por ejemplo, tal vez tengas una gran idea de cómo lidiar con ese problema de mercadeo, pero dudas en participar en la refriega. En un entorno como este, incluso sus mejores ideas no hablarán por sí mismas: para evitar que se pierdan, tendrá que hablar y convencer a su equipo.

 

Y no es solo en las reuniones que los introvertidos pueden perder oportunidades: si mantiene un perfil bajo en el trabajo, es posible que se lo pase por alto cuando su jefe busca a la persona adecuada para hacerse cargo.

 

Esto se debe a que su jefe puede no tener el tiempo para buscar a la persona más adecuada para asumir un proyecto prestigioso, por lo que probablemente asignará la tarea a alguien que recientemente causó una impresión favorable. Por ejemplo, si un extrovertido y un introvertido se desempeñan bien, pero el extrovertido también está llamando más la atención sobre su desempeño, es más probable que obtenga el ascenso. Por lo tanto, si desea que se le confíe la responsabilidad, debe asegurarse de permanecer en el radar de su jefe, y que no se olvide de sus logros.

 

Entonces, la próxima vez que veas a tu jefe, dale un sutil recordatorio sobre tu desempeño.

 

La necesidad de un introvertido de estar solo puede ser una desventaja.

 

Todos los que han trabajado en una oficina saben que a veces las personas prefieren trabajar solos. Pero los introvertidos necesitan ese tiempo a solas aún más, hasta el punto de que puede ser una desventaja para ellos.

 

Es importante que los introvertidos trabajen regularmente en soledad, pero puede requerir habilidad y esfuerzo diplomático para defender esta preferencia.

 

Esto se debe a que un entorno empresarial típico, amigable con los extrovertidos, con oficinas abiertas, reuniones frecuentes y trabajo en equipo continuo puede no proporcionar el tiempo solitario necesario para que los introvertidos recarguen sus baterías. Pero los colegas extrovertidos podrían no comprender la necesidad de soledad de un introvertido, e incluso podrían sentirse rechazados si un colega introvertido no siempre da la bienvenida a su compañía.

 

Otra característica que perjudica a los introvertidos es su renuencia a participar en la socialización informal entre conferencias o reuniones. Este tiempo se usa a menudo para fortalecer las conexiones, intercambiar información y hacer tratos, sin los introvertidos. Por ejemplo, en un viaje de negocios, un ejecutivo de cuenta introvertido decidió pasar un tiempo a solas en lugar de jugar al golf con los otros ejecutivos. En la reunión oficial, descubrió que la mayoría de las decisiones vitales ya se habían tomado en el green.

 

Entonces los introvertidos deberían asegurarse de socializar más, ¿verdad? El problema es que pasar demasiado tiempo sin pasar tiempo solo puede dañar el rendimiento y la moral de un introvertido.

 

Esto se debe a que los introvertidos tienden a funcionar mejor cuando están solos y necesitan soledad para recargar sus baterías. Si continuamente carecen de tiempo a solas, terminarán agotados y constantemente menos productivos. Después de un tiempo, incluso pueden sufrir síntomas relacionados con el estrés, como dolores de cabeza y problemas de espalda. De hecho, un introvertido sin oportunidad de trabajar solo durante todo el día será tan infeliz como un extrovertido que pasa sus días en una oficina solitaria.

 

Si eres introvertido, asegúrate de planificar cuidadosamente tu tiempo solitario.

 

Los extrovertidos pueden juzgar mal a un colega cauto, reservado y reservado.

 

Imagina que eres un introvertido: cuando tu jefe te pide que trates un problema, tenderás a retirarte a tu oficina y tomar el tiempo que necesites para concentrarte en tu tarea. Dos semanas más tarde, surge una evaluación del personal, y se sorprende al descubrir que ha sido criticado por trabajar demasiado lento y actuar de manera distante.

 

Estar en el extremo receptor de este tipo de percepción errónea es común para los introvertidos. Una razón por la que los introvertidos se confunden con pensadores lentos es su tendencia a considerar cuidadosamente lo que quieren decir y asegurarse de que sea la mejor respuesta que puedan ofrecer. Los extrovertidos, por otro lado, son propensos a contribuir con una sugerencia tan pronto como se les ocurra, y la combinación de estos dos estilos de pensamiento puede llevar a los extrovertidos a creer que los introvertidos son pensadores más lentos.

 

Por ejemplo, imagina dos pupilas igualmente brillantes, una extrovertida y una introvertida. En clase, ambos tienen grandes ideas para la feria de ciencias. Pero el extrovertido deja escapar su sugerencia de inmediato, mientras que el introvertido verifica su propia idea y responde mucho más tarde. ¿Resultado? En comparación, el introvertido parecerá lento, y para muchos, menos inteligente.

 

Los introvertidos también pueden caracterizarse erróneamente como frío, distante o intrigante. Los introvertidos son menos expresivos emocionalmente, a menudo se centran en sus sentimientos en lugar de expresarlos. Por ejemplo, si ha sufrido una pérdida, es posible que se callen mucho porque se identifican profundamente con su dolor. Pero exteriormente, esto podría parecer distante.

 

Y como los extrovertidos tienen más probabilidades de expresar sus emociones, cuando alguien no expresa sus emociones, les hace pensar en una de dos cosas:

 

O el introvertido es insensible o no comparte sus sentimientos con sus compañeros de trabajo porque no le gustan. Esto puede llevar a un extrovertido a creer que el introvertido es insensible o se ha alejado del equipo, lo que puede tener graves consecuencias en un entorno de oficina.

 

Si observa que uno de sus colegas se toma su tiempo para hablar, no lo juzgue demasiado pronto: podría ser introvertido.

 

Elegir cuidadosamente las palabras es uno de los activos clave de un introvertido.

 

¿Dudas antes de compartir tus pensamientos? ¿Hace una pausa para verificar los pros y los contras de su estado de cuenta? Si es así, bien puede ser introvertido. Y aunque algunos podrían malinterpretar por qué se toma su tiempo para reaccionar, también puede ser una gran ventaja.

 

¿Por qué?

 

Porque no soltar tus pensamientos te impide cometer un costoso error. Y en algunos campos profesionales, una palabra incorrecta puede costarle su trabajo, por ejemplo, si es un portavoz de la prensa, un político o un diplomático. Por ejemplo, ¡piense en un diplomático que deja escapar un comentario impulsivo sobre el sombrero gracioso de una primera dama!

 

Otra ventaja de pensar antes de hablar es que cuando todo lo que dices está bien fundado, tus declaraciones recibirán una consideración adicional.

 

Al procesar a fondo tus pensamientos antes de compartirlos, mejorarás enormemente la calidad de tus declaraciones, y la gente lo notará. Imagine una mesa redonda donde proporcione todos los datos relevantes, presente su posición de manera concluyente y anticipe contraargumentos. En consecuencia, parecerá más competente y vale la pena escucharlo en comparación con un co-panelista que acaparó el micrófono para no compartir nada de sustancia.

 

Además, si las personas saben que no hablas de manera impulsiva, es más probable que tengas acceso a información privilegiada útil. Cuando las personas saben que puedes callarte, esperan que sus secretos estén a salvo contigo, lo que significa que pueden confiarte información útil y privilegiada. Por ejemplo, su jefe podría confiarle que solicitó secretamente un trabajo en otra empresa. Si quisieras convertirte en el sucesor de tu jefe, este conocimiento te permitiría comenzar a distinguirte de la multitud.

 

En los siguientes capítulos aprenderá cómo los introvertidos pueden mejorar sus habilidades de liderazgo.

 

Las habilidades introvertidas para escuchar y observar pueden convertirlos en excelentes líderes.

 

Para continuar nuestra exploración de introvertidos, consideremos el caso de Judy, una niña tranquila de cuatro años. Judy rara vez juega con sus compañeros, pero es una observadora brillante y conoce las actividades exactas y compañeros de juego que prefiere cada uno de sus compañeros.

 

De hecho, la mayoría de los introvertidos como Judy son buenos observadores. Esto se debe a que los introvertidos a menudo no participan en juegos, bromas, charlas o discusiones, sino que se mantienen al margen y observan atentamente las interacciones.

 

Por ejemplo, Judy podría mostrarse reacia a jugar a las cartas, pero mientras sus compañeros se centran en tratar de escapar, pasará su tiempo observando atentamente la acción, aprendiendo quién siempre se ríe nerviosamente antes de ser atrapada y qué niños cooperan para divertirse. El perseguidor.

 

Esta tendencia a prestar mucha atención también hace que muchos introvertidos sean grandes oyentes: cuando te escuchan, los introvertidos realmente se centran en las ideas que estás compartiendo. También están menos distraídos que los extrovertidos, porque no están pensando en respuestas ingeniosas. Estas tendencias llevan a muchos introvertidos a convertirse en oyentes bien practicados: si tuviste un par de gemelos fraternos, uno de ellos extrovertido hablador, el otro un oyente introvertido, a la edad de ocho años, el introvertido tendrá mucha más práctica de escucha que su hermano .

 

Pero, ¿por qué son importantes estas habilidades?

 

Porque estas habilidades de observación y escucha son cruciales para ser un gran líder.

 

Al escuchar atentamente y observar, una líder obtiene información útil sobre las necesidades de su equipo. Por ejemplo, ella sabrá la motivación específica que puede ayudar a un miembro del equipo a superar un período de sequía y mejorar el rendimiento general. Además, las buenas habilidades de escucha ayudan a establecer una buena relación con los clientes y superiores, porque las personas se sienten respetadas y valoradas cuando las escuchas con atención.

 

Las redes se ven a menudo como una tarea exclusivamente extrovertida, pero hay una forma introvertida de hacerlo.

 

Conocer a las personas adecuadas y fomentar las relaciones son esenciales para el éxito de un líder. ¿Pero esto significa que los introvertidos tienen que agotar sus días de trabajo en reuniones de equipo y sus tardes recogiendo tarjetas de visita?

 

La tensión entre los introvertidos y las redes tradicionales surge porque los extrovertidos e introvertidos prefieren diferentes tipos de interacción: los extrovertidos disfrutan de pequeñas conversaciones, mientras que los introvertidos prefieren una conversación en profundidad. Para los introvertidos, las redes a menudo consisten en charlas demasiado pequeñas a las que no pueden conectarse.

 

Pero hay otras formas de redes para introvertidos, como los sitios web de redes. Esto es excelente para los introvertidos porque muchos de ellos prefieren comunicarse a través de la escritura, lo que pueden hacer en el relativo silencio de su cubículo. Además, muchos introvertidos ya son escritores competentes, y son expertos en hacer buenas primeras impresiones por correo electrónico o mensajes. Finalmente, en un sitio web, los introvertidos tienen la oportunidad de pensar y revisar todo lo que desean contribuir como lo deseen.

 

Otra excelente manera para que los introvertidos se conecten a la red es enfocarse en una conversación uno a uno. Esto les permite conocer a la otra persona en profundidad y aumentar la relación al adaptarse a las necesidades de cada persona. Por ejemplo, pueden averiguar cómo piensa la otra persona, como si prefieren conceptos abstractos o un enfoque práctico. En una conversación personalizada, las personas también son más propensas a abrirse y compartir detalles íntimos que son útiles para los líderes.

 

Finalmente, los introvertidos pueden conectarse con personas que se callarían en una reunión de equipo, tal vez otros introvertidos, ya que parecerán mucho más presentes y accesibles que en una reunión.

 

En nuestra cultura empresarial extrovertida, los líderes introvertidos deben superar sus límites para tener éxito.

 

Imagínese: tal vez en cien años no habrá más oficinas, todos trabajarán desde casa y cada interacción social tendrá lugar en Internet: esta podría ser la era de los introvertidos. Pero hasta entonces, los líderes introvertidos tendrán que impulsar sus zonas de confort para adaptarse a nuestro mundo extrovertido.

 

¿Por qué?

 

Porque si los introvertidos permanecen en su zona de confort, evitarán muchos tipos de interacción. Por ejemplo, su aversión al centro de atención los hará evitar hablar en público. O podrían evitar reuniones no oficiales con sus colegas en un intento de abastecerse de tiempo solitario y evitar la pequeña charla típica de las reuniones informales. Finalmente, pueden enviar mensajes urgentes por correo electrónico en lugar de llamar a sus compañeros de trabajo por teléfono, porque muchos introvertidos prefieren escribir a hablar.

 

Pero adoptar este tipo de interacción y superar el miedo y la incomodidad es crucial para la carrera de un líder introvertido. Como líder, una persona introvertida debe educar a su equipo, representar a su empresa y presentar públicamente sus ideas, todas las tareas que implicarán hablar en público en algún momento. Y las reuniones no oficiales realmente brindan a los introvertidos grandes oportunidades para formar alianzas de ayuda profesional, aprender más sobre su equipo y crear una buena relación.

 

Finalmente, el correo electrónico es una forma ineficaz de comunicar noticias importantes, porque los correos tardan en abrirse, o pueden perderse por completo.

 

La preparación y la práctica ayudarán a avanzar en la carrera de un líder introvertido.

 

Algunas personas luchan tanto con la pequeña charla que llegan a creer que simplemente carecen del gen de la pequeña charla. Pero están equivocados, porque de hecho, todos pueden aprender pequeñas charlas.

 

Hablar poco es un desafío particular para los introvertidos, y su tendencia a evitarlo puede hacer que parezcan groseros, hostiles o incompetentes, lo que puede dañar seriamente sus carreras. Pero si los introvertidos se preparan para hablar por adelantado, pueden tener la confianza suficiente para dejar de evitarlo. Podrían, por ejemplo, preparar temas de respaldo, anécdotas entretenidas y preguntas genéricas abiertas que pueden emplear cuando sea necesario.

 

La preparación también puede ayudar a los introvertidos a acelerar su tiempo de respuesta y evitar ser subestimados intelectualmente. Como vimos, los introvertidos se toman su tiempo para encontrar una respuesta bien fundada. Pero si una persona introvertida anticipa y piensa en algunas preguntas probables antes de una reunión, puede responder rápidamente cuando llegue el momento.

 

Los introvertidos se benefician no solo de la preparación, sino también de practicar regularmente pequeñas charlas y hablar en público, dos aspectos cruciales de ser un buen líder. Al igual que la preparación, la práctica puede abordar cualquiera de los desafíos de ser un líder introvertido. Tal vez te falta práctica para hablar en público porque evitas ser el centro de atención o evitas las pequeñas conversaciones porque te gustan las conversaciones profundas. Pero si practicas cosas que no harías naturalmente, como hablar en voz baja, gradualmente te acostumbrarás a ellas. Es como una persona diestra que practica pintar con la mano izquierda: eventualmente, dejará de sentirse incómodo.

 

La práctica también te ayuda a agregar herramientas a tu conjunto de habilidades de comunicación, como la capacidad de elevar fácilmente tu voz o susurrar dramáticamente durante un discurso público para enfatizar tu punto clave. Esto es especialmente importante cuando la preparación no es una opción, como cuando un puesto requiere dar excelentes presentaciones ad lib.

 

Resumen final

 

El mensaje clave en este libro:

 

Ser introvertido puede hacer que asumir posiciones de liderazgo sea un desafío, pero hay formas de superar los obstáculos. Sus habilidades de escucha y observación y su tendencia a elegir cuidadosamente sus palabras pueden darle una ventaja sobre los líderes extrovertidos y respaldar su éxito.

 

Lectura adicional sugerida: Cómo a Ser a Positivo [ 19459006] por Jane E. Dutton y Gretchen M. Spreitzer

 

Cómo a Ser a Positivo Líder [19459006 líder de la investigación desde el campo del comportamiento organizacional positivo, en el cual las compañías apuntan a fomentar una actitud positiva hacia el trabajo y un alto desempeño entre los empleados. La investigación se complementa con ejemplos vívidos de organizaciones reales.