dark

El error fundamental de atribución

Por qué es tan difícil predecir el comportamiento

El Error de Atribución Fundamental se refiere a una falacia lógica: nuestra creencia de que el modo en que las personas se comportan en un ámbito se traslada sistemáticamente al modo en que se comportan en otras situaciones. Tendemos a asumir que el modo en que se comportan las personas es el resultado de sus características innatas y sobrevaloramos la influencia de su personalidad. Infravaloramos la influencia de las circunstancias y cómo pueden influir en el comportamiento de las personas. Sigue leyendo para saber más sobre uno de los mayores errores de razonamiento que puedes estar cometiendo.

• • •
“Los psicólogos se refieren al uso inadecuado de la explicación disposicional
como el error fundamental de atribución, es decir
explicar el comportamiento inducido por la situación como causado por
rasgos de carácter duraderos del agente”.
– Jon Elster

• • •

Piensa en una persona que conozcas bien, quizá un compañero o un amigo íntimo. ¿Cómo definirías su “carácter”? ¿Qué rasgos dirías que son fundamentalmente ellos? 

Ahora intenta imaginar a esa persona en diferentes situaciones. ¿Cómo actuaría si su vuelo a una conferencia se retrasara seis horas? ¿Qué haría si llegara a casa y encontrara un animal callejero enfermo en su puerta? ¿Qué harían si se les cayera el teléfono por una alcantarilla?

Probablemente puedas imaginar con facilidad cómo se comportaría la persona que tienes en mente. Todos lo hacemos; hacemos afirmaciones sobre el carácter de una persona, y luego esperamos que esas cosas se trasladen a todos los ámbitos de su vida. Etiquetamos a alguien como “moral” o “honesto” o “ingenuo” o cualquiera de las innumerables etiquetas. Entonces esperamos que alguien a quien etiquetamos como “honesto” en un área sea honesto en todas las áreas. O que alguien que es “ingenuo” en una cosa sea ingenuo en todo.

La antigua psicología popular apoya la noción de que el carácter es consistente. Como escribe el teórico social y político Jon Elster en su maravilloso libro Explaining Social Behaviorla sabiduría popular sugiere que predecir el comportamiento es fácil. Basta con averiguar el carácter de alguien y sabrás predecir o explicar todo sobre él:

“A menudo se supone que las personas tienen rasgos de personalidad (introvertido, tímido, etc.), así como virtudes (honestidad, valor, etc.) o vicios (los siete pecados capitales, etc.). En la psicología popular, se supone que estos rasgos son estables a lo largo del tiempo y de las situaciones. Los proverbios de todas las lenguas atestiguan esta suposición. “Quien dice una mentira, dirá cien”. “Quien miente también roba”. “Quien roba un huevo, robará un buey”. “Quien mantiene la fe en los asuntos pequeños, lo hace en los grandes”. “Quien es sorprendido con las manos en la masa una vez, siempre desconfiará”. Si la psicología popular es correcta, predecir y explicar el comportamiento debería ser fácil.

Una sola acción revelará el rasgo o la disposición subyacente y nos permitirá predecir el comportamiento en un número indefinido de otras ocasiones en las que la disposición podría manifestarse. El procedimiento no es tautológico, como lo sería si tomáramos el engaño en un examen como prueba de deshonestidad y luego utilizáramos el rasgo de deshonestidad para explicar el engaño. En cambio, equivale a utilizar el engaño en un examen como prueba de un rasgo (la deshonestidad) que también hará que la persona sea infiel a su cónyuge. Si se acepta la teoría popular más extrema de que todas las virtudes van juntas, el engaño también podría utilizarse para predecir la cobardía en la batalla o el consumo excesivo de alcohol”

.
Creer que una sola acción puede “decir mucho” sobre el carácter de alguien es una forma natural y tentadora de abordar la comprensión de los demás. Si has pasado mucho tiempo saliendo con alguien, probablemente habrás recibido consejos sobre pequeñas cosas que podrían ser indicios de que una posible pareja no es una gran persona, como la forma en que se dirige al personal de servicio o incluso cómo se dirige a su Alexa. Sin embargo, estos consejos no se traducen en la realidad. Es imposible saber si alguien será un buen compañero basándose en una sola acción.

El problema es que a menudo nos equivocamos cuando pensamos que conocemos el carácter de alguien y podemos utilizarlo para hacer predicciones. El carácter, como concepto, es difícil de precisar en cualquier ámbito.

• • •

Las apariencias engañan

De hecho, nuestra tendencia a fijarnos en pequeños detalles como indicadores del carácter de alguien puede ser contraproducente. Vemos que alguien parece bueno en un área y asumimos que eso se transmite. Imagina que estás entrevistando a un asesor financiero. Llega a tiempo. Lleva un buen traje. Te invita a comer. Es educado y amable.

¿Manejará tu dinero correctamente? Podrías pensar, basándote en los factores mencionados, que lo hará. Pero, en realidad, su capacidad para gestionar su tiempo o elegir un traje que le quede bien no tiene relación con su capacidad para gestionar el dinero. Los gemelos brillantes no son un signo de “buen carácter” en general.

Las apariencias pueden ser engañosas. El estudio de la historia nos muestra que el comportamiento en un contexto no siempre se corresponde con el comportamiento en otro. Nuestras acciones son tanto el producto de las circunstancias como de algo innato.

Un ejemplo: El presidente estadounidense Lyndon Johnson. Era un matón y un mentiroso. De joven, robó unas elecciones. Pero también luchó como un demonio para aprobar la Ley de Derechos Civiles, prohibiendo así la discriminación por motivos de raza, religión, sexo y otros factores. Casi ningún otro político podría haber hecho eso. Está claro que no podemos decir categóricamente que Johnson fuera una persona buena o mala. Tenía atributos positivos y negativos según el contexto en el que se encontrara.

Otro hombre poderoso y complejo fue Henry Ford, de Ford Motors. Le debemos mucho. Agilizó el automóvil moderno y lo hizo asequible a las masas. Pagaba salarios más justos a sus empleados y los trataba mejor de lo que era habitual en la época. Pero Ford también era conocido por su antisemitismo.

Jon Elster continúa dando algunos ejemplos de la industria musical sobre la impulsividad frente a la disciplina:

“El músico de jazz Charlie Parker fue caracterizado por un médico que lo conocía como “un hombre que vive de momento en momento. Un hombre que vivía por el principio del placer, la música, la comida, el sexo, las drogas, las patadas, su personalidad detenida en un nivel infantil”. Otro gran músico de jazz, Django Reinhardt, tenía una actitud aún más extrema orientada al presente en su vida cotidiana, y nunca ahorraba nada de sus sustanciosas ganancias, sino que las gastaba en caprichos o en coches caros, que rápidamente procedía a estrellar. En muchos sentidos era la encarnación del estereotipo de “el gitano”. 

Pero no se llega a ser un músico del calibre de Parker y Reinhardt si se vive el momento en todos los aspectos. La maestría requiere años de absoluta dedicación y concentración. En el caso de Reinhardt, esto se puso de manifiesto de forma dramática cuando se dañó gravemente la mano izquierda en un incendio y se reentrenó para poder lograr más con dos dedos que cualquier otro con cuatro. Si estos dos músicos hubieran sido impulsivos y despreocupados en general -si su “personalidad” hubiera sido sistemáticamente “infantil”- nunca habrían podido convertirse en artistas tan consumados”.”

• • •

Una vez que te das cuenta del error de atribución fundamental, puedes verlo en todas partes. La contratación es difícil porque no podemos esperar que el comportamiento de una persona en una entrevista se traslade a su comportamiento en el trabajo. Una persona autista, por ejemplo, puede tener dificultades para explicarse en una entrevista, pero ser increíble en su trabajo. Del mismo modo, un padre puede negarse a creer que su hijo se comporta mal en la escuela porque se comporta bien en casa. Un profesor religioso puede predicar la honestidad mientras engaña a su cónyuge.

Jon Elster describe un experimento de psicología social que demuestra cómo nuestro sentido de la forma correcta de comportarse en una situación puede evaporarse en otra:

“En otro experimento, se dijo a los estudiantes de teología que se prepararan para dar una breve charla en un edificio cercano. A la mitad se les dijo que construyeran la charla en torno a la parábola del Buen Samaritano (!), mientras que a los demás se les dio un tema más neutral. A un grupo se le dijo que se diera prisa, ya que la gente del otro edificio les estaba esperando, mientras que a otro se le dijo que tenía mucho tiempo. De camino al otro edificio, los sujetos se encontraron con un hombre desplomado en la puerta, aparentemente en apuros. Entre los estudiantes a los que se les dijo que llegaban tarde, sólo el 10% ofreció ayuda; en el otro grupo, el 63% lo hizo. El grupo al que se le había dicho que preparara una charla sobre el Buen Samaritano no tenía más probabilidades de comportarse como tal. Tampoco se correlacionó el comportamiento de los estudiantes con las respuestas a un cuestionario destinado a medir si su interés por la religión se debía al deseo de salvación personal o al deseo de ayudar a los demás. El factor situacional -estar apurado o no- tenía un poder explicativo mucho mayor que cualquier factor disposicional”

.
Sin duda, las personas que participaron en el experimento querían ser buenos samaritanos y se consideraban buenas personas. Pero el incentivo de evitar llegar tarde y enfrentarse a la vergüenza de que la gente les esperara se impuso. Así es el carácter.

Como escribe Elster “El comportamiento no suele ser más estable que las situaciones que lo conforman.” No podemos despreciar ninguna noción de carácter, por supuesto. Elster se refiere a tendencias específicas que no pasan de una situación a otra. Las generales sí. Debemos entender el carácter como el resultado de interacciones específicas entre personas y situaciones. Debemos prestar atención a la interacción entre la situación, los incentivos y la persona, en lugar de atribuir rasgos de carácter generales. El resultado es una comprensión mucho más adecuada de la naturaleza humana .

¿Quieres más? Consulta nuestra creciente base de datos de modelos mentales.

Total
0
Shares
Related Posts
Comprender la velocidad y la rapidez: Decir "NO" a lo no esencial

Comprender la velocidad y la rapidez: Decir “NO” a lo No-Esencial

Es tentador pensar que, para ser un valioso jugador de equipo, debes decir "sí" a todas las peticiones y tareas que te pidan. Las personas que dicen que sí a todo tienen mucha velocidad. Siempre están haciendo cosas pero nunca consiguen hacer nada. ¿Por qué? Porque no piensan en términos de velocidad. Entender la diferencia entre rapidez y velocidad cambiará tu forma de trabajar. Pensar en múltiples dimensiones es una de las habilidades de pensamiento cruciales que nadie te ha enseñado.
Read More
silhouette photography of man

El valor del pensamiento probabilístico: Espías, crímenes y relámpagos

El pensamiento probabilístico consiste esencialmente en tratar de estimar, utilizando algunas herramientas matemáticas y lógicas, la probabilidad de que se produzca un resultado concreto. Es una de las mejores herramientas que tenemos para mejorar la precisión de nuestras decisiones. En un mundo en el que cada momento está determinado por un conjunto infinitamente complejo de factores, el pensamiento probabilístico nos ayuda a identificar los resultados más probables. Cuando los conocemos, nuestras decisiones pueden ser más precisas y eficaces.
Read More