dark

El efecto mariposa: Todo lo que necesitas saber sobre este poderoso modelo mental

El efecto mariposa es un fenómeno a menudo malinterpretado en el que un pequeño cambio en las condiciones de partida puede conducir a resultados enormemente diferentes. Entender el efecto mariposa puede darnos una nueva lente a través de la cual ver los negocios, los mercados y mucho más.
morpho butterfly
El efecto mariposa: Todo lo que necesitas saber sobre este poderoso modelo mental

“No podrías quitar un solo grano de arena de su sitio sin que eso… cambiara algo en todas las partes del inconmensurable todo”

– Fichte, La vocación del hombre (1800)

• • •

En una de las mejores obras de Stephen King, 22/11/63, un joven llamado Jake descubre un portal en la despensa de una cafetería que conduce a 1958. Tras unas cuantas visitas y algunos experimentos, Jake deduce que es posible alterar la historia. Por mucho tiempo que permanezca en el pasado, sólo pasan dos minutos en el presente. Decide vivir en el pasado hasta 1963 para poder evitar el asesinato del presidente John F. Kennedy, creyendo que este cambio beneficiará enormemente a la humanidad. Tras años de acechar a Lee Harvey Oswald, Jake consigue evitar que dispare a Kennedy.

Al volver al presente, espera encontrar el mundo mejorado como resultado. En cambio, ha ocurrido lo contrario. Se producen terremotos por todas partes, su antigua casa está en ruinas y la guerra nuclear ha destruido gran parte del mundo. (Como escribió King en un artículo para Marvel Spotlight, “No es bueno engañar al Padre Tiempo”). Angustiado, Jake vuelve a 1958 y reinicia la historia.

Además de ser una obra magistral de ficción especulativa, el 22/11/63 es un ejemplo clásico de cómo todo en el mundo está conectado entre sí.

El efecto mariposa es la idea de que las cosas pequeñas pueden tener impactos no lineales en un sistema complejo. El concepto se imagina con una mariposa batiendo sus alas y provocando un tifón.

Por supuesto, un solo acto como el de la mariposa batiendo sus alas no puede causar un tifón. Sin embargo, los pequeños acontecimientos pueden servir de catalizadores que actúan sobre las condiciones de partida.

Y como escribe John Gribbin en su obra clásica de culto Simplicidad profunda, “algunos sistemas … son muy sensibles a sus condiciones de partida, de modo que una pequeña diferencia en el “empujón” inicial que les das provoca una gran diferencia en el lugar en el que acaban, y hay retroalimentación, de modo que lo que hace un sistema afecta a su propio comportamiento. ”

En el prólogo de El efecto mariposa en los mercados competitivos del Dr. Rajagopal, Tom Breuer escribe:

Los sistemas simples, con pocas variables, pueden sin embargo mostrar un comportamiento imprevisible y a veces caótico… [Albert] Libchaber realizó una serie de experimentos fundamentales. Creó un pequeño sistema en su laboratorio para estudiar la convección (comportamiento caótico del sistema) en un milímetro cúbico de helio. Calentándolo gradualmente desde el fondo, pudo crear un estado de turbulencia controlada. Incluso este entorno tan controlado mostraba un comportamiento caótico: un complejo desorden impredecible que se rige paradójicamente por reglas “ordenadas”.

… [Un] sistema aparentemente estable (como la célula de helio de 1 ccm de Libchaber) puede exponerse a influencias muy pequeñas (como calentarla apenas 0,001 grados), y puede transformarse de una convección ordenada en un caos salvaje. Aunque [tales sistemas] se rigen por fenómenos deterministas, no podemos predecir cómo se comportarán a lo largo del tiempo.

Lo que no es el efecto mariposa

El objetivo del efecto mariposa no es conseguir apalancamiento. Como escribe el general Stanley McChrystal en Equipo de Equipos:

En la cultura popular, el término “efecto mariposa” está casi siempre mal empleado. Se ha convertido en sinónimo de “palanca”: la idea de una cosa pequeña que tiene un gran impacto, con la implicación de que, al igual que una palanca, puede manipularse para conseguir el fin deseado. Esto no tiene en cuenta la idea de Lorenz. La realidad es que las cosas pequeñas en un sistema complejo pueden no tener ningún efecto o tener uno masivo, y es prácticamente imposible saber cuál será el caso.

Benjamin Franklin ofreció una perspectiva poética en su variación de un proverbio que existe desde el siglo XIV en inglés y el siglo XIII en alemán, mucho antes de la identificación del efecto mariposa:

A falta de un clavo se perdió la herradura,
A falta de una herradura se perdió el caballo,
A falta de un caballo se perdió el jinete,
A falta de jinete se perdió la batalla,
A falta de una batalla se perdió el reino,
Y todo por la falta de un clavo de herradura.

La falta de un clavo de herradura podría ser intrascendente, o podría causar indirectamente la pérdida de una guerra. No hay forma de predecir qué resultado se producirá. (Si quieres un libro infantil excelente para empezar a enseñar esto a tus hijos, echa un vistazo a Si le das una galleta a un ratón).

En este post, intentaremos desentrañar el efecto mariposa de sus muchas connotaciones incorrectas, y construir una comprensión de cómo afecta a nuestras vidas individuales y al mundo en general.

Edward Lorenz y el descubrimiento del efecto mariposa

“Se solía pensar que los acontecimientos que cambiaban el mundo eran cosas como grandes bombas, políticos maníacos, enormes terremotos o grandes movimientos de población, pero ahora se ha comprendido que ésta es una visión muy anticuada mantenida por personas totalmente alejadas del pensamiento moderno. Las cosas que cambian el mundo, según la teoría del Caos, son las cosas pequeñas. Una mariposa bate sus alas en la selva amazónica, y posteriormente una tormenta arrasa media Europa”.

– de Buenos Presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman
***

Aunque el concepto del efecto mariposa se ha debatido durante mucho tiempo, su identificación como efecto distinto se atribuye a Edward Lorenz (1917-2008). Lorenz fue un meteorólogo y matemático que combinó con éxito ambas disciplinas para crear la teoría del caos. Durante la década de 1950, Lorenz buscó un medio para predecir el tiempo, ya que consideró que los modelos lineales eran ineficaces.

 

En un experimento para modelar una predicción meteorológica, introdujo la condición inicial como 0,506, en lugar de 0,506127. El resultado fue sorprendente: una predicción algo diferente. De ello dedujo que el tiempo debía girar en una moneda de diez centavos. Un pequeño cambio en las condiciones iniciales tenía enormes implicaciones a largo plazo. En 1963, había formulado sus ideas lo suficiente como para publicar un artículo premiado titulado Flujo no periódico determinista. En él, Lorenz escribe:

Sujeto a las condiciones de unicidad, continuidad y acotación … una trayectoria central, que en cierto sentido está libre de propiedades transitorias, es inestable si es no periódica. Una trayectoria no central … no es uniformemente estable si no es periódica, y si es estable, su propia estabilidad es una de sus propiedades transitorias, que tiende a desaparecer a medida que avanza el tiempo. En vista de la imposibilidad de medir con precisión las condiciones iniciales y, por tanto, de distinguir entre una trayectoria central y una trayectoria cercana no central, todas las trayectorias no periódicas son efectivamente inestables desde el punto de vista de la predicción práctica.

En un lenguaje más sencillo, teorizó que los modelos de predicción meteorológica son inexactos porque es imposible conocer las condiciones iniciales precisas, y un cambio minúsculo puede desbaratar los resultados. Para que el concepto fuera comprensible para el público no científico, Lorenz empezó a utilizar la analogía de la mariposa.

Un pequeño error en los datos iniciales se magnifica con el tiempo.
En discursos y entrevistas, explicó que una mariposa tiene el potencial de crear pequeños cambios que, si bien no crean un tifón, podrían alterar su trayectoria. El aleteo de un ala representa los minúsculos cambios en la presión atmosférica, y estos cambios se agravan a medida que avanza el modelo. Dado que los pequeños cambios, casi imperceptibles, pueden tener implicaciones masivas en sistemas complejos, Lorenz llegó a la conclusión de que los intentos de predecir el clima eran imposibles. En otra parte del documento, escribe:

Si, pues, hay algún error en la observación del estado actual -y en cualquier sistema real tales errores parecen inevitables-, una predicción aceptable de un estado instantáneo en el futuro lejano puede ser imposible.

… En vista de la inevitable inexactitud e incompletud de las observaciones meteorológicas, parece que no existe una previsión precisa a muy largo plazo.

Lorenz siempre subrayó que no hay forma de saber qué es exactamente lo que inclina un sistema. La mariposa es una representación simbólica de una cantidad desconocida.

Además, pretendía rebatir el uso de modelos predictivos que suponen una progresión lineal y determinista e ignoran el potencial de descarrilamiento. Incluso el más mínimo error en una configuración inicial hace que el modelo sea inútil, ya que las imprecisiones se acumulan con el tiempo. El crecimiento exponencial de los errores en un modelo predictivo se conoce como caos determinista. Se produce en la mayoría de los sistemas, independientemente de su simplicidad o complejidad.

El efecto mariposa es algo humillante: un modelo que expone los fallos de otros modelos. Demuestra que la ciencia es menos precisa de lo que suponemos, ya que no tenemos medios para hacer predicciones precisas debido al crecimiento exponencial de los errores.

Antes del trabajo de Lorenz, la gente suponía que una idea aproximada de las condiciones iniciales llevaría a una predicción aproximada del resultado. En Chaos: Making a New Science, James Gleick escribe:

Los modelos se agitaban a través de complicadas y algo arbitrarias redes de ecuaciones, destinadas a convertir las mediciones de las condiciones iniciales… en una simulación de las tendencias futuras. Los programadores esperaban que los resultados no estuvieran demasiado distorsionados por las numerosas e inevitables suposiciones simplificadoras. Si un modelo hacía algo demasiado extraño… los programadores revisaban las ecuaciones para que el resultado volviera a ajustarse a las expectativas… Los modelos demostraron estar terriblemente ciegos ante lo que depararía el futuro, pero muchas personas que deberían haberlo sabido mejor actuaron como si creyeran en los resultados.

Una ilustración de dos condiciones meteorológicas con condiciones iniciales muy ligeramente diferentes. Las trayectorias son similares al principio, antes de desviarse cada vez más.

Un teórico declaró: “La idea básica de la ciencia occidental es que no tienes que tener en cuenta la caída de una hoja en algún planeta de otra galaxia cuando intentas explicar el movimiento de una bola de billar en una mesa de billar en la Tierra”.

Los descubrimientos de Lorenz fueron revolucionarios porque demostraron que esta suposición era totalmente falsa. Descubrió que sin una idea perfecta de las condiciones iniciales, las predicciones son inútiles, una revelación chocante en aquella época.

Durante los primeros días de los ordenadores, mucha gente creía que nos permitirían comprender sistemas complejos y hacer predicciones precisas. Las personas habían sido esclavas del clima durante milenios, y ahora querían tomar el control. Con un inocente error, Lorenz sacudió el mundo de la predicción, enviando ondas que (apropiadamente) se extendieron mucho más allá de la meteorología.

Ray Bradbury, el efecto mariposa y la flecha del tiempo

El clásico relato de ciencia ficción de Ray Bradbury Un sonido de trueno es anterior a la identificación de la teoría del caos y el efecto mariposa. Ambientada en 2055, habla de un hombre llamado Eckels que viaja al pasado 65 millones de años para disparar a un dinosaurio. Advertido de que no debe desviarse del plan del guía turístico, Eckels (junto con su guía y el ayudante del guía) se dirige a matar a un Tiranosaurio Rex que, de todas formas, iba a morir pronto cuando le cae encima un árbol. Eckels entra en pánico al ver a la criatura y se aparta del camino, dejando que su guía mate al T Rex. El guía se enfurece y ordena a Eckels que retire las balas antes de que el trío regrese a 2055. Al llegar, se sienten confundidos al ver que el mundo ha cambiado. El lenguaje está alterado y un malvado dictador está ahora al mando. Un confundido Eckels observa una mariposa aplastada pegada a su bota y se da cuenta de que, al salirse del camino, mató al insecto y cambió el futuro. Bradbury escribe:

Eckels se sintió caer en una silla. Tanteó locamente el espeso limo de sus botas. Levantó un terrón de tierra, temblando: “No, no puede ser. No una cosa tan pequeña como ésa. No!”

Incorporada en el barro, brillando en verde y dorado y negro, había una mariposa, muy hermosa y muy muerta.

“¡Una cosita así no! Ni una mariposa!”, gritó Eckels.

Cayó al suelo, una cosa exquisita, una cosa pequeña que podía alterar los equilibrios y derribar una fila de fichas de dominó pequeñas y luego grandes y luego gigantescas, todas a lo largo de los años a través del Tiempo. La mente de Eckels daba vueltas. No podía cambiar las cosas. Matar una mariposa no podía ser tan importante. ¿O sí?

Bradbury concebía el paso del tiempo como algo frágil y susceptible de ser perturbado por pequeños cambios. En las décadas transcurridas desde la publicación de Un sonido de trueno, los físicos han examinado su exactitud. Evidentemente, no podemos viajar en el tiempo, por lo que no hay forma de saber la verosimilitud de la historia, más allá de los modelos de predicción. La obra de Bradbury plantea las cuestiones de qué es el tiempo y si es determinista.

Los físicos se refieren a la Flecha del Tiempo: la progresión no reversible de la entropía (desorden). A medida que el tiempo avanza, la materia se vuelve más y más caótica y no vuelve espontáneamente a su estado original. Si rompes un huevo, sigue roto y no puede volver a formarse espontáneamente, por ejemplo. La Flecha del Tiempo nos da una sensación de pasado, presente y futuro. Arthur Eddington (el astrónomo y físico que acuñó el término) explicó:

Dibujemos una flecha de forma arbitraria. Si al seguir la flecha encontramos cada vez más elemento aleatorio en el estado del mundo, entonces la flecha apunta hacia el futuro; si el elemento aleatorio disminuye, la flecha apunta hacia el pasado. Esta es la única distinción que conoce la física. Esto se deduce de inmediato si se admite nuestra afirmación fundamental de que la introducción del azar es lo único que no puede deshacerse.

En resumen, el paso del tiempo tal y como lo percibimos existe, condicionado a la existencia de la entropía. Mientras la entropía no sea reversible, se puede decir que el tiempo existe. Lo más cercano que tenemos a una verdadera medida del tiempo es una medida de la entropía. Si la progresión del tiempo no es más que un viaje hacia el caos, tiene sentido que los pequeños cambios afecten al futuro amplificando el caos.

Aún no sabemos si la entropía crea el tiempo o es un subproducto de él. Por consiguiente, no podemos saber si cambiar el pasado cambiaría el futuro. ¿Pisar una mariposa cambiaría la trayectoria de la entropía? ¿Eckels se apartó del camino por su propia voluntad, o ese acontecimiento estaba predeterminado? ¿El futuro dictatorial al que regresó estaba siempre destinado a ser?

Estos conceptos interconectados -el efecto mariposa, la teoría del caos, el determinismo, el libre albedrío, los viajes en el tiempo- han cautivado la imaginación de muchos desde su descubrimiento. Películas que van desde La vida maravillosa hasta Donnie Darko y el epónimo Efecto Mariposa han explorado las complejidades de la causa y el efecto. Una vez más, es importante señalar que las obras de ficción tienden a considerar la mariposa simbólica como la causa de un efecto. Sin embargo, según el escrito original de Lorenz, la cuestión es que los pequeños detalles pueden inclinar la balanza sin ser identificables.

El efecto mariposa en los negocios

Los mercados son, en esencia, sistemas caóticos que se ven influidos por pequeños cambios. Esto hace que sea difícil predecir el futuro, ya que los éxitos y fracasos de las empresas pueden parecer aleatorios. Los periodos de crecimiento y declive económico surgen de la nada. Este es el resultado del impacto exponencial de estímulos sutiles: el equivalente económico del efecto mariposa. Breuer lo explica:

Vivimos en una sociedad interconectada, o más bien hiperconectada. Las organizaciones y los mercados se “comportan” como redes. Esto provoca un comportamiento caótico (complejo) en lugar de lineal.

Prepararse para el futuro y ver la lógica en el caos del comportamiento del consumidor no es fácil. Los gigantes que antes eran poderosos se hunden al quedarse atrás. Pequeñas empresas emergentes surgen de las cenizas y se apoderan de las industrias. Pequeñas alteraciones en la tecnología existente transforman el modo de vida de las personas. Las modas capturan la imaginación de todos y luego desaparecen.

Las empresas tienen dos opciones en esta situación: construir un producto o servicio atemporal, o correr para seguir el ritmo del cambio. Muchas empresas optan por una combinación de las dos. Por ejemplo, Doc Martens sigue vendiendo la clásica bota 1460, al tiempo que saca nuevos diseños cada temporada. Este enfoque requiere una vigilancia y una atención extremas a los deseos de los consumidores, en un intento de seguir siendo relevante y parecer intemporal. Las empresas aprovechan el impacto acumulativo de los pequeños retoques que pretenden generar interés en todo lo que ofrecen.

En El efecto mariposa en los mercados competitivos, el Dr. Rajagopal escribe que

La mayoría de las empresas globales están penetrando en los segmentos de mercado de la base de la pirámide introduciendo pequeños cambios en la tecnología, las percepciones de valor, [y] las estrategias de mezcla de marketing, e impulsando la producción a una escala de magnitud inimaginada para obtener un efecto importante en los mercados. …Procter & Gamble, Kellogg’s, Unilever, Nestlé, Apple y Samsung, han experimentado este efecto en el crecimiento de sus negocios… Las empresas bien gestionadas impulsan pequeños cambios en sus estrategias comerciales tomando el pulso a los consumidores…

La mayoría de las empresas utilizan este efecto realizando un pequeño cambio en su estrategia en referencia al producto, el precio, la plaza, la promoción, … la postura (desarrollo de la imagen corporativa), y la proliferación… para ganar una mayor cuota de mercado y beneficios en un corto espacio de tiempo.

Para la mayoría de las empresas, los pequeños cambios incesantes son la forma más eficaz de producir el tifón metafórico. Estas iteraciones mantienen a los consumidores comprometidos al tiempo que preservan la identidad de la marca. Si estos pequeños retoques fracasan, es de esperar que el impacto no sea demasiado grande. Pero si tienen éxito y se acumulan, las recompensas pueden ser monumentales.

Por naturaleza, todos los mercados son caóticos, y lo que parecen alteraciones intrascendentes pueden impulsar un negocio hacia arriba o hacia abajo. Rajagopal explica cómo el efecto mariposa se relaciona con los negocios:

La globalización y los frecuentes cambios en las preferencias de los consumidores hacia los productos y servicios han acelerado el caos en el mercado debido a la carrera de las empresas, los productos y las estrategias empresariales. La teoría del caos en los mercados aborda el comportamiento de los movimientos estratégicos y dinámicos de las empresas competidoras, que son muy sensibles a las condiciones existentes en el mercado y desencadenan el efecto mariposa.

Las condiciones iniciales (económicas, sociales, culturales, políticas) en las que se instala una empresa son influencias vitales para su éxito o fracaso. Lorenz descubrió que el más mínimo cambio en las condiciones preliminares creaba un resultado diferente en las predicciones meteorológicas, y podemos considerar que lo mismo ocurre con las empresas. Los primeros meses y años son un momento crucial en el que los índices de fracaso son más altos y se forma la identidad básica de la marca. Cualquiera de las primeras decisiones, logros o errores tienen el potencial de ser el aleteo que crea una tormenta.

Benoit Mandelbrot sobre el efecto mariposa en la economía

Las economías internacionales pueden considerarse como un sistema único, en el que cada parte influye en las demás. Al igual que la atmósfera, la economía es un sistema complejo en el que sólo vemos los resultados visibles -llueva o truene, auge o caída-. Con la llegada de la globalización y la mejora de la tecnología de la comunicación, la economía está aún más interconectada que en el pasado. Un episodio de volatilidad del mercado puede causar problemas a todo el sistema. El efecto mariposa en economía se refiere al impacto compuesto de pequeños cambios. Como consecuencia, es casi imposible hacer predicciones precisas para el futuro o identificar la causa exacta de un cambio inexplicable. A largos periodos de estabilidad les siguen descensos repentinos y viceversa.

Benoit Mandelbrot (el “padre de los fractales”) comenzó a aplicar el efecto mariposa a la economía hace varias décadas. En un artículo de 1999 para Scientific American, explicó sus conclusiones. Mandelbrot vio lo inestables que podían ser los mercados, y citó un ejemplo de una empresa que vio caer sus acciones un 40% en un día, seguido de otro 6%, antes de subir un 10%: el tifón creado por una mariposa invisible. Cuando Benoit examinó los modelos económicos tradicionales, descubrió que ni siquiera permitían la ocurrencia de tales acontecimientos. Los modelos estándar negaban la existencia de cambios dramáticos en el mercado. Benoit escribe en Scientific American:

Según la teoría de la cartera, la probabilidad de que se produzcan estas grandes fluctuaciones sería de unas millonésimas de millonésima de millonésima. (Las fluctuaciones son superiores a 10 desviaciones típicas). Pero, de hecho, se observan picos de forma regular -tan a menudo como cada mes- y su probabilidad asciende a unas centésimas.

Si estos cambios son imprevisibles, ¿qué los provoca? La respuesta de Mandelbrot está en su trabajo sobre los fractales. Explicar los fractales requeriría todo un post aparte, así que recurriremos a la descripción simplificada del propio Mandelbrot: “Un fractal es una forma geométrica que puede separarse en partes, cada una de las cuales es una versión a escala reducida del todo”. Continúa explicando la conexión:

En las finanzas, este concepto no es una abstracción sin raíces, sino una reformulación teórica de una parte del folclore del mercado, a saber, que los movimientos de una acción o una divisa se parecen todos cuando se amplía o reduce un gráfico del mercado para que se ajuste a la misma escala de tiempo y precio. Así, un observador no puede saber qué datos se refieren a los precios que cambian de una semana a otra, de un día a otro o de una hora a otra. Esta cualidad define a los gráficos como curvas fractales y pone a disposición muchas herramientas poderosas de análisis matemático e informático”.

En una charla, Mandelbrot levantó su café y declaró que predecir su temperatura en un minuto es imposible, pero en una hora es perfectamente posible. Aplicó el mismo concepto a los mercados que cambian de forma dramática a corto plazo. Aunque se pueda deducir una pauta a largo plazo, tiene poca utilidad para los que operan en una escala de tiempo más corta.

Mandelbrot explica cómo se pueden utilizar sus fractales para crear un modelo más útil de la naturaleza caótica de la economía:

En cambio, los multifractales pueden ponerse a trabajar para “probar el estrés” de una cartera. En esta técnica, las reglas subyacentes a los multifractales intentan crear los mismos patrones de variabilidad que las reglas desconocidas que rigen los mercados reales. Los multifractales describen con precisión la relación entre la forma del generador y los patrones de las oscilaciones de los precios hacia arriba y hacia abajo que se encuentran en los gráficos de los datos del mercado real… Proporcionan estimaciones de la probabilidad de lo que podría hacer el mercado y permiten prepararse para los inevitables cambios en el mar. Las nuevas técnicas de modelización están diseñadas para arrojar una luz de orden en la aparentemente impenetrable espesura de los mercados financieros. También reconocen la advertencia del marinero que, como demuestran los últimos acontecimientos, merece ser atendida: Incluso en el mar más tranquilo, puede haber un vendaval en el horizonte.

En El mal comportamiento de los mercados, Mandelbrot y Richard Hudson amplían el tema del caos financiero. Comienzan con una discusión sobre el infame crack de 2008 y sus implicaciones:

El desplome del mercado mundial en otoño de 2008 tuvo muchas causas: banqueros codiciosos, reguladores laxos e inversores crédulos, por nombrar algunas. Pero también hay una causa menos evidente: nuestra comprensión demasiado limitada de cómo funcionan los mercados, cómo se mueven los precios y cómo evolucionan los riesgos. …

Los mercados son complejos y traicioneros. La escalofriante caída del 29 de septiembre de 2008 -un desplome del 7 por ciento y 777 puntos en el promedio industrial Dow Jones- fue, en términos históricos, una demostración especialmente dramática de este hecho. En tan sólo unas horas, más de 1,6 billones de dólares se esfumaron del valor de la industria estadounidense -5 billones de dólares en todo el mundo.

Mandelbrot y Hudson creen que la crisis crediticia de 2008 puede atribuirse en parte a la creciente confianza en las predicciones financieras. Las personas que crearon modelos informáticos diseñados para adivinar el futuro no tuvieron en cuenta el efecto mariposa. Por muy complejos que fueran los modelos, no podían crear una imagen perfecta de las condiciones iniciales ni tener en cuenta el impacto compuesto de los pequeños cambios. Al igual que la gente creía que podía predecir y, por tanto, controlar el clima antes de que Lorenz publicara su trabajo, la gente pensaba que podía hacer lo mismo con los mercados hasta que el crack de 2008 demostró lo contrario. Los bancos de Wall Street confiaban tanto en sus modelos del futuro que se sentían seguros prestando crecientes sumas de dinero para lo que era, en esencia, un juego. Al fin y al cabo, sus predicciones decían que ese choque era imposible. Imposible o no, ocurrió.

Según Mandelbrot y Hudson, los modelos de predicción ven los mercados como “un mundo arriesgado pero en última instancia… manejable”. Al igual que la meteorología, las predicciones económicas se basan en ideas aproximadas de las condiciones iniciales, ideas que, como sabemos, son casi inútiles. Como escriben Mandelbrot y Hudson:

Las causas suelen ser oscuras. … El mecanismo preciso del mercado que vincula las noticias con el precio, la causa con el efecto, es misterioso y parece incoherente. Amenaza de guerra: El dólar cae. Amenaza de guerra: El dólar sube. ¿Cuál de las dos cosas ocurrirá realmente? Después del hecho, parece obvio; en retrospectiva, el análisis fundamental puede reconsiderarse y siempre es brillante. Pero antes del hecho, ambos resultados pueden parecer igualmente probables.

De la misma manera que unas condiciones meteorológicas aparentemente similares pueden crear resultados drásticamente diferentes, unas condiciones de mercado aparentemente similares pueden crear resultados drásticamente diferentes. No podemos ver hasta qué punto está interconectada la economía, y no podemos identificar dónde está la mariposa. Mandelbrot y Hudson no están de acuerdo con la visión de la economía como algo separado de otras partes de nuestro mundo. Todo está conectado:

Nadie está solo en este mundo. Ningún acto carece de consecuencias para los demás. Es un principio de la teoría del caos que, en los sistemas dinámicos, el resultado de cualquier proceso es sensible a su punto de partida, o en el famoso cliché, el batir de las alas de una mariposa en el Amazonas puede causar un tornado en Texas. No afirmo que los mercados sean caóticos…. Pero está claro que la economía mundial es una máquina insondablemente complicada. A toda la complejidad del mundo físico… se añade la complejidad psicológica de los hombres que actúan según sus expectativas fugaces….

¿Por qué la gente prefiere culpar de las quiebras (como la crisis crediticia de 2008) a la insensatez de los miembros del sector financiero? Jonathan Cainer ofrece una explicación sucinta:

¿Por qué nos encanta la idea de que la gente pueda estar trabajando en secreto para controlar y organizar el mundo? Porque no nos gusta enfrentarnos al hecho de que nuestro mundo funciona con una combinación de caos, incompetencia y confusión.

Ejemplos históricos del efecto mariposa

“Una causa muy pequeña que escapa a nuestra atención determina un efecto considerable que no podemos dejar de ver, y entonces decimos que el efecto se debe al azar. Si conociéramos exactamente las leyes de la naturaleza y la situación del universo en el momento inicial, podríamos predecir exactamente la situación de ese mismo universo en un momento posterior. Pero aunque las leyes naturales ya no tuvieran ningún secreto para nosotros, sólo podríamos conocer la situación inicial de forma *aproximada*. Si eso nos permitiera predecir la situación posterior con *la misma aproximación*, eso es todo lo que necesitamos, y deberíamos decir que el fenómeno ha sido predicho, que se rige por leyes. Pero no siempre es así; puede ocurrir que pequeñas diferencias en las condiciones iniciales produzcan otras muy grandes en los fenómenos finales. Un pequeño error en las primeras producirá un error enorme en los segundos. La predicción se vuelve imposible, y tenemos el fenómeno fortuito”.

– Jules Henri Poincaré (1854-1912)

***

Existen muchos ejemplos de casos en los que un pequeño detalle condujo a un cambio dramático. En cada caso, el mundo en el que vivimos podría ser diferente si la situación se hubiera invertido. He aquí algunos ejemplos de cómo el efecto mariposa ha moldeado nuestras vidas.

  • El bombardeo de Nagasaki. Inicialmente, EEUU pretendía bombardear la ciudad japonesa de Kuroko, con la fábrica de municiones como objetivo. El día en que EE.UU. planeó el ataque, las condiciones meteorológicas nubladas impidieron que los militares vieran la fábrica cuando la sobrevolaban. El avión pasó tres veces por encima de la ciudad antes de que los pilotos desistieran. Los lugareños acurrucados en los refugios oyeron el zumbido del avión preparándose para lanzar la bomba nuclear y se prepararon para su destrucción. Excepto que Kuroko nunca fue bombardeada. El personal militar se decidió por Nagasaki como objetivo debido a la mejor visibilidad. Las implicaciones de esa decisión de una fracción de segundo fueron monumentales. No podemos ni empezar a comprender lo diferente que podría haber sido la historia si ese día no hubiera estado nublado. A veces se hace referencia a Kuroko como la ciudad más afortunada de Japón, y los que vivían allí durante la guerra todavía están conmovidos por el casi accidente.
  • La Academia de Bellas Artes de Viena rechazó la solicitud de Adolf Hitler, en dos ocasiones. A principios del siglo XX, un joven Hitler se presentó a la escuela de arte y fue rechazado, posiblemente por un profesor judío. Según su propia estimación y la de los estudiosos, este rechazo acabó configurando su metamorfosis de aspirante a artista bohemio a manifestación humana del mal. Sólo podemos especular sobre cómo habría sido la historia. Pero es seguro suponer que se podría haber evitado gran parte de la tragedia si Hitler se hubiera dedicado a la acuarela, y no al genocidio. La historia de los derechos humanos es un ejemplo de cómo se puede evitar la violencia.
  • El asesinato del archiduque Francisco Fernando. Un hecho poco conocido sobre el acontecimiento considerado como el catalizador de las dos guerras mundiales es que casi no se produjo. El 28 de junio de 1914, un adolescente serbio-bosnio llamado Gavrilo Princip fue a Sarajevo con otros dos nacionalistas para asesinar al Archiduque. El intento inicial de asesinato fracasó; una bomba o granada explotó bajo el coche que iba detrás del del Archiduque e hirió a sus ocupantes. Se suponía que la ruta se había cambiado después de eso, pero el conductor del Archiduque no recibió el mensaje. Si hubiera tomado realmente la ruta alternativa, Princip no habría estado en la misma calle que el coche y no habría tenido la oportunidad de disparar al Archiduque y a su esposa aquel día. Si no hubiera sido por un fallo de comunicación, las dos guerras mundiales podrían no haber ocurrido nunca.
  • El desastre de Chernóbil. En 1986, una prueba en la central nuclear de Chernóbil salió mal y liberó 400 veces la radiación producida por el bombardeo de Hiroshima. Ciento quince mil personas fueron evacuadas de la zona, con muchas muertes y defectos de nacimiento a causa de la radiación. Incluso hoy, algunas zonas siguen siendo demasiado peligrosas para visitarlas. Sin embargo, podría haber sido mucho peor. Tras la explosión inicial, tres trabajadores de la planta se ofrecieron a cerrar las válvulas submarinas para evitar una segunda explosión. Durante mucho tiempo se ha creído que el trío murió a consecuencia de ello, aunque ahora hay algunas pruebas de que puede no haber sido así. En cualquier caso, sumergirse en un sótano oscuro e inundado de agua radiactiva fue un acto heroico. Si no hubieran cerrado la válvula, media Europa habría quedado destruida e inhabitable durante medio millón de años. Rusia, Ucrania y Kiev también se habrían convertido en lugares no aptos para ser habitados. Vivieran o no, los tres hombres -Alexei Ananenko, Valeri Bezpalov y Boris Baranov- alzaron las alas de una mariposa mortal. De hecho, toda la catástrofe de Chernóbil fue el resultado de un mal diseño y de la ineptitud del personal. El resultado a largo plazo (además del impacto en los residentes de la zona) fue una ansiedad generalizada hacia las centrales nucleares y una predisposición contra la energía nuclear, que llevó a preferir los combustibles fósiles. Algunas personas han especulado que Chernóbil es responsable de la aceleración del calentamiento global, ya que los países se volvieron indebidamente lentos en adoptar la energía nuclear.
  • La crisis de los misiles de Cuba. Puede que todos debamos nuestras vidas a un único oficial de la marina rusa llamado Vasili Arkhipov, al que se ha llamado “el hombre que salvó el mundo”. Durante la Crisis de los Misiles de Cuba, Arkhipov estaba destinado en un submarino con armas nucleares cerca de Cuba. Los aviones y barcos estadounidenses empezaron a utilizar cargas de profundidad para indicar al submarino que debía salir a la superficie para poder identificarlo. Con el submarino sumergido a demasiada profundidad para monitorizar las señales de radio, la tripulación no tenía ni idea de lo que ocurría en el mundo de arriba. El capitán, Savitsky, decidió que la señal significaba que había estallado la guerra y se preparó para lanzar un torpedo nuclear. Todos estaban de acuerdo con él, excepto Arkhipov. Si el torpedo se hubiera lanzado, las nubes nucleares habrían alcanzado Moscú, Londres, Anglia Oriental y Alemania, antes de aniquilar a la mitad de la población británica. El resultado podría haber sido un holocausto nuclear mundial, ya que los países tomaron represalias y el conflicto se extendió. Sin embargo, en una sala submarina sobrecalentada, Arkhipov ejerció su poder de veto e impidió el lanzamiento. Sin la valentía de un hombre, nuestro mundo podría ser inimaginablemente diferente.

A partir de este puñado de ejemplos, queda claro lo frágil que es el mundo, y lo nefastos que pueden ser los efectos de pequeños acontecimientos sobre las condiciones de partida.

Nos gusta pensar que podemos predecir el futuro y ejercer cierto control sobre sistemas poderosos como el clima y la economía. Sin embargo, el efecto mariposa demuestra que no podemos. Los sistemas que nos rodean son caóticos y entrópicos, propensos a cambios repentinos. Para algunos tipos de sistemas, podemos intentar crear condiciones de partida favorables y ser conscientes de los tipos de catalizadores que podrían actuar sobre esas condiciones, pero hasta ahí llega nuestro poder. Si pensamos que podemos identificar cada catalizador y controlar o predecir los resultados, sólo nos estamos preparando para una caída.

Total
0
Shares
Related Posts
silhouette photography of man

El valor del pensamiento probabilístico: Espías, crímenes y relámpagos

El pensamiento probabilístico consiste esencialmente en tratar de estimar, utilizando algunas herramientas matemáticas y lógicas, la probabilidad de que se produzca un resultado concreto. Es una de las mejores herramientas que tenemos para mejorar la precisión de nuestras decisiones. En un mundo en el que cada momento está determinado por un conjunto infinitamente complejo de factores, el pensamiento probabilístico nos ayuda a identificar los resultados más probables. Cuando los conocemos, nuestras decisiones pueden ser más precisas y eficaces.
Read More
woman in gray sweater sitting on white chair

Los primeros principios: Los bloques de construcción del verdadero conocimiento

El pensamiento de primeros principios es una de las mejores formas de aplicar ingeniería inversa a los problemas complicados y dar rienda suelta a las posibilidades creativas. A veces se denomina "razonamiento a partir de los primeros principios", y consiste en descomponer los problemas complicados en elementos básicos y volver a montarlos desde cero. Es una de las mejores maneras de aprender a pensar por ti mismo, liberar tu potencial creativo y pasar de los resultados lineales a los no lineales.
Read More