dark

El sesgo de confirmación y el poder de las pruebas desconfirmantes

Confirmation bias is our tendency to cherry-pick information that confirms our existing beliefs or ideas.

El sesgo de confirmación explica por qué dos personas con puntos de vista opuestos sobre un tema pueden ver las mismas pruebas y sentirse validadas por ellas. Este sesgo cognitivo es más pronunciado en el caso de opiniones arraigadas, ideológicas o con carga emocional.

No interpretar la información de forma imparcial puede conducir a graves errores de juicio. Al comprenderlo, podemos aprender a identificarlo en nosotros mismos y en los demás. Podemos ser cautelosos con los datos que parecen apoyar inmediatamente nuestras opiniones.

Sesgo de confirmación: por qué debes buscar pruebas que no confirmen

Cuando tenemos la sensación de que los demás “no pueden entrar en razón”, comprender cómo funciona el sesgo de confirmación puede permitirnos entender por qué. Willard V. Quine y J.S. Ullian describieron este sesgo en La Red de Creencias como sigue

El deseo de tener razón y el deseo de haber tenido razón son dos deseos, y cuanto antes los separemos, mejor estaremos. El deseo de tener razón es la sed de verdad. En todos los aspectos, tanto prácticos como teóricos, sólo se puede decir que es bueno. El deseo de tener razón, en cambio, es el orgullo que precede a la caída. Se interpone en el camino para que veamos que estábamos equivocados, y así bloquea el progreso de nuestro conocimiento.

Los experimentos realizados a partir de la década de 1960 revelaron nuestra tendencia a confirmar las creencias existentes, en lugar de cuestionarlas o buscar otras nuevas. Otras investigaciones han revelado nuestra necesidad de reforzar las ideas.

“Lo que mejor sabe hacer el ser humano es interpretar toda la información nueva de forma que sus conclusiones anteriores permanezcan intactas”. – Warren Buffett

Como muchos modelos mentales, el sesgo de confirmación fue identificado por primera vez por los antiguos griegos. En La Historia de la Guerra del Peloponeso, Tucídides describió esta tendencia así

Pues es costumbre de la humanidad confiar a la esperanza descuidada lo que anhela, y utilizar la razón soberana para apartar lo que no le apetece.

Nuestro uso de este atajo cognitivo es comprensible. Evaluar las pruebas (especialmente cuando son complicadas o poco claras) requiere una gran cantidad de energía mental. Nuestro cerebro prefiere tomar atajos. Esto ahorra el tiempo necesario para tomar decisiones, especialmente cuando estamos bajo presión. Como han señalado muchos científicos evolucionistas, nuestras mentes no están preparadas para manejar el mundo moderno. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, las personas experimentaron muy poca información nueva durante su vida. Las decisiones solían basarse en la supervivencia. Ahora, recibimos constantemente información nueva y tenemos que tomar numerosas decisiones complejas cada día. Para evitar el agobio, tenemos una tendencia natural a tomar atajos. En “El caso del razonamiento motivado”, Ziva Kunda escribió: “damos un peso especial a la información que nos permite llegar a la conclusión a la que queremos llegar”. Aceptar la información que confirma nuestras creencias es fácil y requiere poca energía mental. La información contradictoria nos hace rehuir, buscando una razón para descartarla. En El pequeño libro de la estupidez, Sia Mohajer escribió

El sesgo de confirmación es tan fundamental para tu desarrollo y tu realidad que puede que ni siquiera te des cuenta de que está ocurriendo. Buscamos pruebas que apoyen nuestras creencias y opiniones sobre el mundo, pero excluimos las que son contrarias a las nuestras… En un intento de simplificar el mundo y hacer que se ajuste a nuestras expectativas, hemos sido bendecidos con el don de los sesgos cognitivos.

“El entendimiento humano, cuando ha adoptado una opinión, atrae todas las demás cosas para apoyarlas y estar de acuerdo con ellas. Y aunque haya un mayor número y peso de casos que se encuentren en el otro lado, sin embargo, éstos o bien los descuida y desprecia, o bien por alguna distinción los deja de lado y los rechaza.” – Francis Bacon

Cómo el sesgo de confirmación nubla nuestro juicio

La complejidad del sesgo de confirmación se debe, en parte, a que es imposible superarlo sin tener conciencia del concepto. Incluso cuando se nos muestran pruebas que contradicen una opinión sesgada, podemos seguir interpretándolas de forma que refuercen nuestra perspectiva actual. En un estudio de Stanford, la mitad de los participantes estaba a favor de la pena capital y la otra mitad se oponía a ella. Ambos grupos leyeron detalles de los mismos dos estudios ficticios. A la mitad de los participantes se les dijo que un estudio apoyaba el efecto disuasorio de la pena capital, y el otro se oponía a ella. Los otros participantes leyeron la información contraria. No importa, la mayoría de los participantes se aferraron a su opinión original, señalando los datos que la apoyaban y descartando los que no lo hacían. El sesgo de confirmación nubla nuestro juicio. Nos da una visión sesgada de la información, incluso cuando sólo consiste en cifras numéricas. Comprender esto no puede dejar de transformar la visión del mundo de una persona, o mejor dicho, nuestra perspectiva sobre ella. Lewis Carroll afirmó que “somos lo que creemos que somos”, pero parece que el mundo también es lo que creemos que es. Un poema de Shannon L. Alder ilustra este concepto:

Léelo con pena y sentirás odio. Léelo con ira y te sentirás vengativo. Léelo con paranoia y sentirás confusión. Léelo con empatía y sentirás compasión. Léelo con amor y sentirás adulación. Léelo con esperanza y te sentirás positivo. Léelo con humor y sentirás alegría. Léelo sin prejuicios y sentirás paz. No lo leas en absoluto y no sentirás nada.

El sesgo de confirmación está en cierto modo ligado a nuestros recuerdos (similar al sesgo de disponibilidad). Tenemos predilección por recordar las pruebas que respaldan nuestras creencias. Por muy neutra que sea la información original, somos presa del recuerdo selectivo. Como escribió León Tolstoi

Los temas más difíciles pueden explicarse al hombre más lento si no se ha formado ya una idea de ellos; pero lo más sencillo no puede aclararse al hombre más inteligente si está firmemente persuadido de que ya sabe, sin sombra de duda, lo que se le presenta.

“Las creencias pueden sobrevivir a potentes desafíos lógicos o empíricos. Pueden sobrevivir e incluso verse reforzadas por pruebas que la mayoría de los observadores no comprometidos estarían de acuerdo en que exigen lógicamente un cierto debilitamiento de dichas creencias. Incluso pueden sobrevivir a la destrucción de sus bases probatorias originales”. – Lee Ross y Craig Anderson

Por qué ignoramos las pruebas contradictorias

¿Por qué nos cuesta incluso reconocer la información que contradice nuestros puntos de vista? Al conocer la existencia del sesgo de confirmación, muchas personas niegan que les afecte. Al fin y al cabo, la mayoría de nosotros nos consideramos personas inteligentes y racionales. Entonces, ¿cómo pueden perseverar nuestras creencias incluso ante una clara evidencia empírica? Incluso cuando se demuestra que algo es falso, muchas personas totalmente cuerdas siguen encontrando formas de mitigar la disonancia cognitiva subsiguiente. Gran parte de esto es el resultado de nuestra necesidad de coherencia cognitiva. Nos bombardean con información. Proviene de otras personas, de los medios de comunicación, de nuestra experiencia y de otras fuentes diversas. Nuestra mente debe encontrar medios para codificar, almacenar y recuperar los datos a los que estamos expuestos. Una forma de hacerlo es desarrollando atajos y modelos cognitivos. Estos pueden ser útiles o inútiles. El sesgo de confirmación es uno de los heurísticos menos útiles que existen como resultado. La información que interpretamos está influida por las creencias existentes, lo que significa que es más probable que la recordemos. Como consecuencia, tendemos a ver más pruebas que refuerzan nuestra visión del mundo. Los datos confirmatorios se toman en serio, mientras que los desconfirmantes se tratan con escepticismo. Nuestra asimilación general de la información está sujeta a un profundo sesgo. Evaluar constantemente nuestra visión del mundo es agotador, así que preferimos reforzarla. Además, mantener diferentes ideas en nuestra cabeza es un trabajo duro. Es mucho más fácil centrarse en una sola. Ignoramos las pruebas contradictorias porque son muy desagradables para nuestro cerebro. Según las investigaciones de Jennifer Lerner y Philip Tetlock, sólo nos sentimos motivados a pensar de forma crítica cuando nos responsabilizan los demás. Si se espera que justifiquemos nuestras creencias, sentimientos y comportamientos ante los demás, es menos probable que nos inclinemos por las pruebas confirmatorias. Esto se debe menos al deseo de ser precisos, y más al resultado de querer evitar consecuencias negativas o burlas por ser ilógicos. Ignorar las pruebas puede ser beneficioso, como cuando nos ponemos del lado de las creencias de los demás para evitar la alienación social.

Ejemplos de sesgo de confirmación en acción

Creacionistas vs. Biólogos Evolutivos Un ejemplo excelente de sesgo de confirmación puede verse en los enfrentamientos entre creacionistas y biólogos evolutivos. Estos últimos utilizan las pruebas científicas y la experimentación para revelar el proceso de la evolución biológica a lo largo de millones de años. Los primeros consideran que la Biblia es verdadera en sentido literal y piensan que el mundo sólo tiene unos pocos miles de años. Los creacionistas son expertos en mitigar la disonancia cognitiva causada por las pruebas fácticas que refutan sus ideas. Muchos consideran que las “pruebas” no empíricas de sus creencias (como las experiencias espirituales y la existencia de las escrituras) tienen más valor que las pruebas empíricas de la evolución. Los biólogos evolucionistas han utilizado los registros fósiles para demostrar que el proceso de la evolución se ha producido a lo largo de millones de años. Mientras tanto, algunos creacionistas consideran que esos mismos fósiles han sido colocados por un dios para poner a prueba nuestras creencias. Otros afirman que los fósiles son una prueba del diluvio universal descrito en la Biblia. Ignoran las pruebas que contradicen estas ideas conspirativas y, en cambio, las utilizan para confirmar lo que ya piensan. Doomsayers Da un paseo por Londres en un día ajetreado, y tienes casi garantizado que verás a un agorero en una esquina, despotricando sobre el próximo apocalipsis. Vuelve un rato después y los encontrarás todavía allí, anunciando que el fin se ha pospuesto. En Cuando la profecía fracasa, Leon Festinger explicó el fenómeno de esta manera

Supongamos que un individuo cree en algo con todo su corazón; supongamos además que tiene un compromiso con esta creencia, que ha emprendido acciones irrevocables a causa de ella; finalmente, supongamos que se le presentan pruebas, inequívocas e innegables, de que su creencia es errónea: ¿qué ocurrirá? El individuo saldrá con frecuencia, no sólo intacto, sino incluso más convencido de la verdad de sus creencias que antes. De hecho, puede incluso mostrar un nuevo fervor por convencer y convertir a la gente a su punto de vista.

Música El sesgo de confirmación en la música es interesante porque en realidad forma parte de la razón por la que disfrutamos tanto de ella. Según Daniel Levitin, autor de Este es tu cerebro en la música:

A medida que la música se desarrolla, el cerebro actualiza constantemente sus estimaciones sobre cuándo se producirán nuevos ritmos, y se satisface al hacer coincidir un ritmo mental con uno real en el mundo.

Sé testigo de cómo actúa un grupo de adolescentes cuando alguien pone “Wonderwall” de Oasis o “Creep” de Radiohead. O cómo reaccionan sus padres ante “Starman” de Bowie o “Alone” de Heart. O incluso sus abuelos ante “The Way You Look Tonight” de Sinatra o “Non, Je ne Regrette Rien” de Edith Piaf. La capacidad de predecir cada ritmo o sílaba sucesiva es intrínsecamente placentera. Se trata de un caso de sesgo de confirmación que nos sirve. Aprendemos a entender los patrones y las convenciones musicales, disfrutando al verlos desarrollarse. Homeopatía La multimillonaria industria de la homeopatía es un ejemplo de sesgo de confirmación masiva. La homeopatía fue inventada por Jacques Benveniste, un investigador francés que estudiaba las histaminas. Benveniste se convenció de que a medida que se diluía una solución de histaminas, la eficacia aumentaba debido a lo que denominó “memorias del agua”. Los resultados de las pruebas se realizaban sin cegamiento, lo que daba lugar a un efecto placebo. Benveniste estaba tan seguro de su hipótesis que encontró datos que la confirmaban e ignoró los que no lo hacían. Otros investigadores repitieron sus experimentos con el cegamiento adecuado y demostraron que los resultados de Benveniste eran falsos. Muchas de las personas que trabajaron con él se retiraron de la ciencia como resultado. Sin embargo, los partidarios de la homeopatía no han hecho más que crecer en número. Los partidarios se aferran a cualquier prueba que apoye la homeopatía mientras ignoran la que no lo hace.

“Uno de los mayores problemas del mundo actual es que tenemos grandes grupos de personas que aceptan todo lo que oyen en la red, sólo porque se ajusta a su visión del mundo, no porque sea realmente cierto o porque tengan pruebas que lo apoyen. Lo sorprendente es que no se necesitaría mucho esfuerzo para establecer la validez en la mayoría de estos casos… pero la gente prefiere la seguridad a la investigación”. – Neil deGrasse Tyson

Experimentos científicos En los buenos experimentos científicos, los investigadores deberían tratar de falsificar sus hipótesis, no de confirmarlas. Por desgracia, no siempre es así (como demuestra la homeopatía). Hay muchos casos de científicos que interpretan los datos de forma sesgada, o que repiten los experimentos hasta conseguir el resultado deseado. El sesgo de confirmación también entra en juego cuando los científicos revisan los estudios. Tienden a hacer revisiones positivas de los estudios que confirman sus puntos de vista y de los estudios aceptados por la comunidad científica. Esto es problemático. Los programas de investigación inadecuados pueden continuar más allá del punto en el que las pruebas apuntan a una hipótesis falsa. El sesgo de confirmación hace perder una gran cantidad de tiempo y de fondos. No debemos tomar la ciencia al pie de la letra y debemos ser conscientes del papel de la información sesgada.

“El ojo sólo ve lo que la mente está preparada para comprender”. – Robertson Davies

Conclusión

Este artículo puede darte la oportunidad de evaluar cómo te afecta el sesgo de confirmación. Considera la posibilidad de repasar los párrafos anteriores y preguntar:

  • ¿Con qué partes estuve automáticamente de acuerdo?
  • ¿Qué partes ignoré o pasé por alto sin darme cuenta?
  • ¿Cómo reaccioné ante los puntos con los que estaba de acuerdo o no?
  • ¿Este post confirma alguna idea que ya tenía? ¿Por qué?
  • ¿Qué pasaría si pensara lo contrario de esas ideas?

Se trata de una confirmación. Ser consciente de la confirmación no es fácil, pero con la práctica, es posible reconocer el papel que desempeña en la forma en que interpretamos la información. Tienes que buscar pruebas de desconfirmación. Como escribió Rebecca Goldstein en Incompletitud: La prueba y la paradoja de Kurt Godel:

Todas las verdades -incluso las que parecían tan seguras como para ser inmunes a la posibilidad misma de revisión- son esencialmente fabricadas. De hecho, la propia noción de lo objetivamente verdadero es un mito construido socialmente. Nuestras mentes conocedoras no están inmersas en la verdad. Más bien, toda la noción de verdad está incrustada en nuestras mentes, que son a su vez lacayos involuntarios de formas organizativas de influencia.

Para saber más sobre el sesgo de confirmación, lee El pequeño libro de la estupidez o El Cisne Negro. No dejes de consultar toda nuestra construcción de modelos mentales.

Total
0
Shares
Related Posts
silhouette photography of man

El valor del pensamiento probabilístico: Espías, crímenes y relámpagos

El pensamiento probabilístico consiste esencialmente en tratar de estimar, utilizando algunas herramientas matemáticas y lógicas, la probabilidad de que se produzca un resultado concreto. Es una de las mejores herramientas que tenemos para mejorar la precisión de nuestras decisiones. En un mundo en el que cada momento está determinado por un conjunto infinitamente complejo de factores, el pensamiento probabilístico nos ayuda a identificar los resultados más probables. Cuando los conocemos, nuestras decisiones pueden ser más precisas y eficaces.
Read More