Cómo pasar entre el tiempo de trabajo y el tiempo personal
Cómo pasar entre el tiempo de trabajo y el tiempo personal

Cómo pasar entre el tiempo de trabajo y el tiempo personal

0 Shares
0
0
0
0
Imágenes de PM/Getty Images

Hemos hecho nuestra cobertura del coronavirus gratuito para todos los lectores. Para que todo el contenido de HBR se entregue a tu bandeja de entrada, regístrate en el Alerta diaria boletín de noticias.

La presencia física no siempre equivale a la presencia mental. Podrías estar sentado en tu escritorio, pero más preocupado por una reparación del hogar que por la tarea en cuestión, o podrías estar en la mesa de la cocina pensando más en la propuesta que tienes que terminar que en la gente que cena contigo. Es por eso que las transiciones del modo de trabajo al modo personal son tan esenciales. Y tienes que hacer un esfuerzo especialmente intencional en estas transiciones cuando trabajas desde casa porque no tienes el cambio natural de las señales de contexto.

Lecturas adicionales

En mi experiencia como entrenador de gestión del tiempo, estas son algunas de las maneras de estar menos distraído y más presente, ya sea que esté trabajando o disfrutando del tiempo personal.

Tener una rutina de trabajo inicial

El Sr. Rogers sabía cómo hacer transiciones bien. Muchas generaciones de niños sabían que cuando cantaba su icónico «Es un hermoso día en el vecindario», cambiaba su suéter y luego se ponía diferentes zapatos que era el comienzo de su tiempo juntos.

No necesitas cantar cuando comienzas a trabajar (a menos que realmente quieras), y no necesitas cambiar de suéteres. Pero puedes tener ciertas cosas que haces de la misma manera cada mañana, incluso si trabajas desde casa. Tal vez es poner sus platos en el lavavajillas, apagar las luces que pueden estar encendidas alrededor de la casa, tomar una taza de café, y luego sentarse frente a su computadora. O tal vez es hacer un entrenamiento rápido, ducharse y luego girar a su teléfono para revisar el correo electrónico. Sea lo que sea que funcione para usted, trate de hacer esas actividades de la misma manera cada día. El punto detrás de esto es para preparar su cerebro que ahora es tiempo de «trabajo».

Hacer un plan

Para aumentar su productividad y claridad tanto para el trabajo como para la vida fuera del trabajo, tenga un plan para el día. Eso incluye conocer la hora de sus reuniones, decidir en qué proyectos trabajará y tener claro cuándo va a hacer tareas como responder correo electrónico. También querrás tener algún plan para tus noches en términos de lo que te gustaría hacer o simplemente hacer para relajarte. Saber que todo tiene un «lugar», como un tiempo durante su día de trabajo cuando va a trabajar en una presentación o un momento en la noche en el que usted puede investigar actividades para sus hijos, le ayuda a no sentirse como usted tener para trabajar durante el tiempo personal o viceversa.

Las veces más comunes que las personas hacen estos planes diarios son por la mañana al comienzo del trabajo, ya que concluyen sus días de trabajo, o por la noche antes de acostarse. Elige la hora que mejor se adapte a ti y, a continuación, pon un recordatorio recurrente en tu calendario para prompt rte que construyas el hábito.

Priorice su comunicación

Es comprensible que necesite tener alguna comunicación personal durante las horas de trabajo y alguna comunicación profesional después de las horas de trabajo. Pero priorice su comunicación en función del contexto. Durante las horas en que desea centrarse en el trabajo, intente reducir su comunicación personal. Por ejemplo, podría agruparse respondiendo a textos personales no urgentes varias veces durante su jornada laboral y, en general, evitar largos períodos en las redes sociales. Después de esas horas, haz lo contrario. Manténgase alejado del correo electrónico del trabajo y solo responda llamadas y mensajes de texto por la noche si son absolutamente necesarios.

Esto no sólo mantendrá su tiempo invertido en los lugares adecuados, sino que también le mantendrá mentalmente presente tanto en su vida profesional como en su vida personal.

Establecer una rutina de recapitulación

Para asegurarse de que puede estar completamente fuera del reloj más tarde por la noche, tenga una rutina de recapitulación que comience al menos 30 minutos antes de que necesite terminar el trabajo. Esto podría incluir hacer una comprobación final para asegurarse de que todos los correos electrónicos críticos tienen una respuesta, revisar su lista de tareas para saber que ha completado lo esencial, y si se da cuenta de que tendrá que trabajar más tarde por la noche, decida exactamente qué va a completar y cuándo. Por ejemplo, puede determinar: «Revisaré esta propuesta durante una hora o menos a partir de las 8 PM». La razón por la que es bueno tener esa especificidad es entonces no tendrás una nube sobre tu cabeza toda la noche que probablemente deberías hacer algún trabajo sin una idea clara de exactamente lo que harás y cuándo. Usted puede desconectar mentalmente hasta las 8 PM y luego también siéntase libre de parar por completo a las 9 PM cuando el objetivo y el marco de tiempo son claros.

Focus requiere un esfuerzo intencional y puede sentirse difícil a veces, especialmente en medio de una incertidumbre masiva. Pero siguiendo estos consejos, es posible estar presente la mayor parte del tiempo cuando estás trabajando o en tu tiempo personal.

Si nuestro contenido gratuito le ayuda a lidiar con estos desafíos, por favor considere suscribirse a HBR. Una compra de suscripción es la mejor manera de apoyar la creación de estos recursos.

También te pueden interesar
No te pongas una cara feliz en el trabajo

No te pongas una cara feliz en el trabajo

Resumen ejecutivo

Hay una serie de razones para ocultar nuestras frustraciones y pensamientos negativos en el trabajo. Pero la forma en que lo haces importa. La investigación de los autores muestra que los intentos genuinos de sentirse mejor a sí mismo ofrecen más beneficios en comparación con simplemente fingir sus emociones. Los participantes en un estudio que hicieron más de un esfuerzo genuino tenían más probabilidades de recibir ayuda emocional y material de sus colegas, y reportaron ganancias de productividad sobre aquellos que simplemente «ponen una cara feliz».

El arte de la persuasión no ha cambiado en 2.000 años

El arte de la persuasión no ha cambiado en 2.000 años

Resumen ejecutivo

Hace más de 2.000 años Aristóteles esbozó una fórmula sobre cómo convertirse en un maestro de la persuasión en su obra Retórica. Para vender con éxito su próxima idea, intente usar estos cinco dispositivos retóricos que identificó en su próximo discurso o presentación: El primero es egos o «carácter». Para que su público confíe en usted, comience su charla estableciendo su credibilidad. Luego, haga una apelación lógica a la razón, o «logos». Utilice datos, pruebas y hechos para apoyar su lanzamiento. El tercer dispositivo, y quizás el más importante, es «pathos», o emoción. La gente se mueve a la acción por la forma en que un orador las hace sentir. Aristóteles creía que la mejor manera de transferir la emoción de una persona a otra es a través de la narración de historias. Cuanto más personal sea su contenido, más se sentirá su público conectado a usted y su idea.

3 mitos que evitan que las personas pidan ayuda en el trabajo

3 mitos que evitan que las personas pidan ayuda en el trabajo

Resumen ejecutivo

Muchos de nosotros necesitamos flexibilidad y apoyo como nunca antes: para reprogramar una reunión en el último minuto, para obtener una prórroga en un plazo o para una remisión a alguien que podría estar contratando. Aunque nuestro impulso puede ser evitar pedir o aceptar ayuda a menos que sea absolutamente necesario, pensar de esta manera puede crear normas donde la gente sea incluso menos probablemente de lo habitual para buscar ayuda y eso es contraproducente durante estos tiempos difíciles. En cambio, deberíamos crear una cultura de búsqueda de ayuda. Pedir ayuda de manera cómoda y segura requiere refutar una serie de percepciones erróneas que se han descubierto en la investigación, mitos que probablemente se intensificarán como resultado de la crisis actual.

Cómo combatir la fatiga del zoom

Cómo combatir la fatiga del zoom

Resumen ejecutivo

¿Por qué encontramos las videollamadas tan agotadoras? En parte, es porque nos obligan a centrarnos más intensamente en las conversaciones para absorber la información. También nos exigen que miremos directamente a una pantalla durante minutos a la vez sin ninguna interrupción visual o mental, lo cual es agotador. Para que las videollamadas sean menos agotadoras para usted, intente usar algunos consejos basados en la investigación.

Primero, evite la multitarea. Puede ser tentador realizar otro trabajo en una videollamada, pero las brujas entre tareas pueden costarle hasta el 40 por ciento de su tiempo productivo. La próxima vez que estés en un videochat, cierra cualquier pestaña o programa que pueda distraerte, guardar el teléfono y permanecer presente. En segundo lugar, tome mini descansos durante llamadas más largas minimizando el video, moviéndolo detrás de sus aplicaciones abiertas o simplemente mirando hacia el otro lado de su computadora de vez en cuando. Por último, revisa tu calendario para los próximos días para ver si hay alguna conversación que puedas tener a través de Slack o por correo electrónico. Especialmente en situaciones en las que se está comunicando con personas ajenas a su organización, no se sienta obligado a enviar un enlace de Zoom. A menudo, una llamada telefónica es más apropiada.

Encontrar las palabras correctas en una crisis

Encontrar las palabras correctas en una crisis

Resumen ejecutivo

En tiempos de crisis, el lenguaje que utilizamos es esencial para captar la atención, la confianza y la alabanza de nuestro público. Los líderes empresariales que deseen dominar esta habilidad y servir como un faro de claridad y esperanza para sus equipos deben aplicar algunas buenas prácticas a su discurso. Primero, reemplace palabras largas por palabras cortas; cuanto más claras y concisas sean, más posibilidades tendrá de transmitir su mensaje. Use analogías; actúan como atajos mentales para ayudar a los oyentes a entender eventos complejos. Personalice la crisis; use historias para informar, educar e inspirar. Sigue la regla de tres; si quieres que la gente actúe según lo que dices, limita tus consejos a tres cosas.